Moonlight

Capítulo 39

Abrió sus ojos lentamente mientras una leve opresión en su pecho la hizo gemir.

Estaba confundida.

Asustada.

Y llena de dolor.

Con la mirada asustada busco algo o alguien en aquella habitación oscura.

Sus labios se abrieron levemente cuando observó a una mujer tirada en el suelo frente suyo mientras que algunos roedores correteaban olfateando el cuerpo.

¿Acaso está muerta?

Su corazón pálpito fuertemente.

Se arrodilló mientras intentaba acercarse, luchó contra aquel dolor que consumía su cuerpo.

Aquel dolor que la paralizaba lentamente.

Dolía.

Dolía mucho.

Cómo si hubiera sido golpeada por todos lados.

Soltó un suave gemido cuando sintió una punzada en su vientre, se quedó inmóvil mientras sujetaba aquella parte.

Agachó la cabeza mordiéndose los labios.

Quería que el dolor parará, pero este aumentaba a cada segundo.

Con lágrimas en los ojos se acercó más a la mujer y fue descubriendo el rostro apartando los cabellos alborotados.

Y fue como si todo se paralizará, aquel rostro, aquella mujer.

¿Por qué siento que la conozco?

Aunque no podía ver con claridad aquel rostro aquel sentimiento era inevitable.

Observó el rostro de la mujer detenidamente sintiendo una extrañeza en su corazón.

Esmeralda zarandeo levemente a la mujer sin obtener respuesta, nuevamente lo hizo provocando que soltara un gemido de dolor.

Los ojos de aquella mujer se abrieron lentamente mientras llevaba sus manos a su cabeza adolorida.

Otro gemido brotó de sus labios.

- ¿Dónde estoy? – pregunto débilmente

La mente de la reina felina se encontraba en blanco, no recordaba nada.

Con ayuda de sus manos y llena de dolor pudo sentarse encontrando una mejor posición.

Observó la habitación oscura y con un aroma putrefacto.

Siguió observando hasta que su mirada se detuvo en Esmeralda.

- ¿Quién eres tú? - pronunció con lentitud

-Me llamo Esmeralda - susurro débilmente la pequeña humana

Su garganta quemaba y el dolor era insoportable.

La reina felina observó con detenimiento a la muchacha, sintiendo una opresión en su corazón.

De pronto un fuerte sonido las hizo retroceder, ambas se ocultaron en una esquina de la habitación llenas de miedo.

Por inercia se abrazaron.

Esmeralda sintió una comodidad en los brazos de la reina felina.

Mientras que la reina felina sintió sus ojos nublarse.

¿Qué me ocurre?

¿Por qué siento esto?

¿Por qué esta muchacha provoca esto en mí?

Detrás de la puerta negra se escucharon pasos, una pequeña porción de esta fue abierta dando paso a Jacob.

Este sonreía con triunfo.

Sostenía sus manos en su espalda mientras se adentraba a la habitación que ahora poseía un poco de luz.

- ¿Se sienten cómodas? - pregunto con una sonrisa en sus labios, la reina felina fulminó al susodicho con odio

- ¿Que deseas Jacob?

-Nada - sus hombros se alzaron levemente

-Eres un maldito - siseó con enojo la reina felina, Esmeralda se acurrucó más cuando sintió la intensa mirada de aquel hombre

- ¿Maldito? - negó - ¿Por qué soy un maldito?

-No te hagas el inocente conmigo, se lo que le hiciste a mi hija - sus lágrimas amenazaban con brotar sin compasión y reflejando su dolor

- ¿Aún no sabes quién es tu hija? - pregunto Jacob - que divertido - dejó de observar a las mujeres para caminar lentamente por la habitación sin acercarse a ellas - tu hija es hermosa, divina, pura y... - se detuvo de lado para observarlas - me divierte mucho saber que ni sabes quién es

Una lágrima brotó acariciando la mejilla sucia de la reina felina.

-Te odio - siseó con dolor

-Yo no te odio, pero es divertido ver a los demás sufrir, me gusta verte sufrir y a mi nieto también - sus ojos cayeron en Esmeralda, sus pasos resonaron poco a poco mientras se acercaba a ellas

Cuando estuvo lo suficientemente cerca se colocó de cuclillas observando a la muchacha asustadiza.

Inspeccionó a la muchacha con detenimiento, sus labios formaban una línea recta.

Hasta que sus ojos cayeron en el vientre plano y fértil.

-Premio doble - la reina felina abrazo con más fuerza a Esmeralda cuando Jacob se puso de pie sonriente - cuídense mucho

Giró sobre sus talones desapareciendo de la habitación y nuevamente dejándolas en la oscuridad.

Esmeralda se permitió sollozar entre aquellos cálidos brazos anhelando estar pronto con su amado.

Por favor su majestad, venga por mí.

Tengo miedo.

La reina felina acarició la cabellera desordenada de la muchacha tratando de calmar sus sollozos.

Quería correr.

Gritar.

Llorar.

Como un ser tan despiadado podía seguir existiendo en este mundo.

¿Acaso no hay justicia?

¿Dónde estaban aquellos Dioses que tanto alabamos?

Ella también sollozó suavemente y llena de miedo.

En aquella habitación oscura, a solas con aquella muchacha mientras que solo se escuchaban sus sollozos.

¿Este será mi final?

-Tengo miedo - susurró entre sollozos Esmeralda hundiendo su rostro en el pecho de la reina felina

-Yo también pequeña, pero debemos luchar - se alejó de ella acariciando la mejilla de la pequeña humana - tenemos que resistir, debes hacerlo por aquel ser en tu vientre

Esmeralda soltó un jadeo sorprendida.

Su corazón palpito fuertemente y sus ojos se nublaron dando paso a un suave llanto.



Eva Correa (Lucia Moonlight)

Editado: 13.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar