Musa

Viaje a casa.

La gira como siempre fue un rotundo éxito, Yuuri lucia espectacular en aquellos trajes entallados y lo que resaltaba en ellos aparte de su sonrisa y belleza era un anillo de plata en su dedo anular, en una conferencia que realizo le preguntaron por ese anillo y con todo el orgullo del mundo dio la noticia de su compromiso, obviamente fue un escándalos en los medios pero mas escándalo hubo cuando presento su retiro ante el mundo, sus fans estaban tristes pero que le podían hacer, seguirían escuchando sus piezas musicales en sus dos seguidores violinistas. 

 

A Víktor le cayo como un balde de agua fría la noticia de que su abuelo no iba a retomar la empresa, hizo un berrinche quejandose de esos hechos, pero se quedo callado con un beso y la promesa de ayuda que le hizo Yuuri, ya mas tranquilo pensó en sacar ventaja de aquella situación, asumiría el control total de la empresa solo si Nikolai le daba un mes para descansar, no estaba acostumbrado a un ritmo así de agitado, presentándose en países y con los nervios de punta porque todo saliera bien, el hombre acepto y lo hizo firmar otro contrato para terminar de ponerle la soga al cuello a su propio nieto, después del mes retomaria sus labores o pagaría una penalidad de un millón y medio, dinero que Víktor obviamente no podría pagar pues aun no era millonario como su abuelo. 

 

Teniendo ese mes ganado pensó en ir a Japón para conocer oficialmente y en persona a sus suegros, dar la cara y decirles que se iba a casar con su hijo, esa idea emociono a Yuuri y pensó que seria magnifico llegar de sorpresa al hotel que tenían. Catorce horas de vuelo dejaron al pobre Víktor mas matado que los vuelos de la gira, sin embargo todo ese estrés se esfumo cuando salio del aeropuerto y vio una nueva ciudad con mucha cultura que explorar, tomaron un taxi que los llevara a Hasetsu, Víktor no entendía el idioma sin embargo le parecía gracioso con la fluidez y rapidez con que su pareja lo hablaba, al llegar a Yuutopia bajaron las maletas y Hiroko fue la primera en verlos, dio un grito de emoción y corrió a los brazos de su hijo. 

 

- ¿Por que no avisaron?- dijo abrazando al peliplata. 

 

- Queríamos darles la sorpresa.- dijo Víktor sonriendo. 

 

- ¿Donde esta papá?- pregunto Yuuri. 

 

- Adentro ordenando unas cosas...- dijo la mujer. 

 

- Ve a verlo, yo entro las maletas no te preocupes.- Víktor sonrió. 

 

Yuuri corrió emocionado, hace años que no veía a sus padres y lo que mas deseaba era darles un abrazo fuerte a cada uno, hasta a su hermana mayor que sabia no estaría en esos momentos por el trabajo, Hiroko ayudo a Víktor, el peliplata le dio las cosas menos pesadas y el cargo con el resto, adentro pudo por fin conocer en persona a Toshiya y ambos se dieron un abrazo afectuoso, la pareja le pareció aun mas adorables mas que todo porque eran bajitos de estatura y se parecían mucho a Yuuri, cosa que noto mejor al tener a los tres Katsuki en fila. 

 

- Los hubiera ido a recoger al aeropuerto.- dijo Toshiya. 

 

- Dudo que hubiésemos cabido en tu viejo auto papá.- Yuuri sonrió. 

 

- Te subíamos a ti al techo y ya esta.- bromeo Víktor dándole un beso en la mejilla. 

 

- Lo siento pero yo no mido un metro ochenta y tres, tu hubieras ido en el techo.- dijo burlon. 

 

Hiroko los llevo a la habitación donde Yuuri solía dormir antes de marcharse, todo estaba igual y fue un golpe de nostalgia al ver todo aquello, la mujer los dejo para que descansarán un poco. 

 

- Que linda era tu habitación.- sonrió viendo todo con atención. 

 

- Le dije a mamá que votara los afiches.- toco los que estaban sobre su escritorio. 

 

- Te imagino ilusionado pegandolos.- lo abrazo por la espalda. 

 

- Tendría quince o menos cuando pegue estos.- puso sus manos sobre las del menor. 

 

- ¡Hola!- escucho decir a Víktor de la nada. 

 

Cuando volteo vio a una niña curiosa viendo desde afuera, era una cosita muy mona de cabello rubio muy claro y ojos azules. 

 

- Hola...- dijo tímida. 

 

- ¿Como te llamas?- Víktor extendió su mano y la niña algo dudosa entro. 

 

- Me llamo Mia.- le tomo la mano. 

 

- Que lindo nombre ¿Cuantos años tienes?- el peliplata puso una rodilla en el suelo para quedar a su altura. 

 

- Tengo tes añitos...- mostró sus dedos bajando uno con su otra mano para mostrar los tres. 

 

- ¿Te has perdido?- pregunto Yuuri al verla. 

 

- No, vivo aquí poque mami esta enfema y tía Mai me cuida.- la pequeña no podía hablar del todo bien. 

 

- ¿Mari te esta cuidando?- cuestiono sorprendido. 

 

- Si.- asintió quitándose los cabellos del rostro. 

 

- Con razón estas así de despeinada.- Yuuri sonrió y busco en los cajones alguna coleta. 

 

Peino como pudo a la pequeña y Víktor la cargo para salir, el desconocía de la niña al igual que Yuuri sin embargo no podía meterse en cuestiones familiares. 

 

- Mamá ¿Que pasa?- pregunto al encontrarla en el comedor. 

 

- Veo que ya conocieron a Mia, es la hija de Raquel... ¿Te acuerdas de ella?- pregunto la mujer. 

 

- Si, como olvidarla si por ella nos castigaste por dos horas con los brazos alzados.- dijo Yuuri. 

 

No era un mal recuerdo y se lo ganaron por meterse a una casa abandonada a buscar fantasmas, se terminaron cayendo y Mari quedo llena de raspones. 

 

- Bueno si no se hubieran metido a esa casa y si no hubieran llegado llenos de raspones.- se encogió de hombros. 

 

- ¿Que pasa con ella?- pregunto Yuuri. 

 

Hiroko se mordió el labio ya que no quería hablar frente a la niña, Yuuri solo vio a Víktor quien asintió, ya después le contaría lo que pasaba, se quedo en la sala jugando con Mia, la niña fue a sacar una gran caja de plástico y comenzó a enseñarle los juguetes cosa que le dio gracia pues entre ellos había un oso con chaqueta simulando cuero, un gato de peluche y una muñeca con alas y el cabello rojo, ademas había otro peluche de un perro caniche. 



Melisseth Valladares

#148 en Fanfic
#418 en Joven Adulto

En el texto hay: amor lgbt, amor sexo, amor lujuria pasión

Editado: 24.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar