Nahual - Espíritu Protector

Un cambio de compañero

 

Luego de unos escasos 3 minutos caminando llegaron, a la torre de los portadores, la cual tenía la típica puerta de casi 7 metros de altura, que era muy comúnmente usada en Calmecac, cualquier nahual cabía allí.

–Síganme–, siguieron caminando hasta una habitación, su puerta era como de 3 metros un poco más grande que Wolfker, dentro de ella había una cama para Matius, al igual que un colchón muy bien arreglado para su Nahual, una lámpara de magma que teñía el cuarto de un color rojizo, una mesa, y un cajón grande para guardar la ropa,

–Wow, es enorme, ¿Todos los que materializan sus nahuales tienen una habitación así?,–

–Así es, todas las habitaciones son así,– se dio media vuelta junto con Savage su Nahual,

–Mañana ve por tus cosas– le dijo mientras cerraba la puerta.

–Matius debes descansar, has gastado mucha energía espiritual hoy, la primera materialización produce una carga enorme para cualquier portador–

–Gracias Wolfker, nos salvaste hoy, si no hubieras gritado tu nombre para llamarte como lo hiciste, no estaría aquí. –

–Descuida, nosotros los nahuales no podemos vivir sin los portadores, así que al protegerte también me estaba protegiendo a mí, ahora descansemos, y con respecto a lo que te dijo ese hombre, tiene razón, nosotros los lobos nos descontrolamos con la luna llena, pero a medida vamos fortaleciendo nuestro lazo espiritual, esa posibilidad va desapareciendo, –

–Entonces esforcémonos para hacer ese lazo el más fuerte que haya en todo Calmencac,– respondió Matius, Wolfker lo miró con asombro, –grandes palabras chico, ahora si durmamos.– Nahual y portador, los dos se durmieron profundamente, mientras la lámpara iba bajando la intensidad de la luz lentamente.

La mañana llego, todos en Calmécac se levantaron muy temprano como era costumbre, Dan y Gina habían quedado sin su tercer compañero, Matius y Wolfker al salir del cuarto fueron encaminados por Gerald y Savage que estaban fuera de la habitación, los llevaron hacia otra parte del castillo, donde estaban todos los alumnos que habían materializado a sus nahuales.

–Todos presten atención, este es su compañero nuevo, espero lo traten como es debido–dijo Gerald.

Todos comenzaron a susurrar, es un Licantro, pensé que el único de ellos que podía estar aquí era Gerald,

–Silencio, el está aquí porque así lo decidió el consejo o ¿tienen alguna queja por ello? –

Nadie dijo nada – Bueno entonces no hay nada más que hablar, los llame a todos ustedes, alumnos que ya han materializado a sus nahuales aquí, para hacer la típica, aburrida y no muy ostentosa ceremonia de bienvenida, este año me toco a mi presentar a todo aquel alumno nuevo que materialice a su Nahual, así que guarden silencio, y escuchen–

Mientras tanto en el aula de Markus,

–Al parecer tenemos un grupo descompensado, pero no se preocupen, ya arreglé todo, el día de mañana vendrá un nuevo estudiante, espero se lleven muy bien, lo sugerí porque pensé que puede ayudar a ese problema de comportamiento y falta de compromiso que tiene este grupo, Gina y Dan se quedaron viendo con un gesto de preocupación, pensaron que si era una sugerencia de Markus no iba a ser tan buen compañero, y posiblemente tenían razón.

La clase comenzó como de costumbre, regaños de Carballosa hacia todos los del salón, pero en especial a Dan y a Gina, parecía que le gustaba hacerles la vida un tanto difícil, siguieron a la siguiente clase con la maestra Farida, ella era todo lo contrario de Markus, amable, y despejaba hasta la más mínima duda que había en los alumnos, todos la estimaban mucho,

– Me alegra mucho que uno de sus compañeros haya materializado su nahual, ese es el objetivo de esta clase, mejor dicho ese es el objetivo de este colegio, que cada uno de ustedes, los selectos escogidos pronto tengan a sus nahuales, Bafa y yo hemos pasado por muchas cosas desde su materialización, cada día aprendemos uno del otro, tener un nahual es tener un compañero, un amigo, más que eso ellos son parte de nosotros, sienten nuestra tristeza al igual que nosotros sentimos la de ellos, y cuando reciben un golpe, vaya que lo sentimos, y no me hace falta leer el futuro para saber que el grupo que esta aquí, será el mejor grupo de portadores de toda la historia de Calmécac. –

Los chicos se motivaron mucho por las palabras de la maestra, sus corazones se llenaron de emoción, se llenaron de sueños y sobre todo rebosaron de determinación, todos hicieron su mejor esfuerzo, y algunos lograron hacer que pequeños destellos aparecieran por todo el salón, la maestra estaba muy sorprendida y muy orgullosa por el entusiasmo que despertaron sus palabras en los chicos.

–Sigan así muchachos, Calmécac los necesita, y pronto se darán cuenta de ello, – Esas fueron las primeras palabras que escucharon los chicos de Bafa.

 



Jezequiel

#13612 en Fantasía
#2850 en Magia

En el texto hay: colegios, magia, bestias espirituales

Editado: 08.02.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar