Naruko Shippuden

Capítulo 8.

Naruko despierta bien entrada la noche y lo hace con un sobresalto. No sabía que demonios acababa de pasar, pero había sido muy intenso.

Con una sonrisa se toca los labios y entonces ves su camiseta rasgada. Sí, definitivamente a Sasuke se le había ido la cabeza, piensa ella mientras se sonrojaba. Enseguida se pone su pijama y se vuelve a dormir pensado que mañana saldrían en su misión para traer a Sasuke de vuelta y esta vez no la tomaría por sorpresa.

Sasuke camina por el bosque, dirigiéndose a la guarida de Orochimaru. Mientras caminaba por la oscuridad no puede quitarse de la cabeza lo que casi le hace a Naruko. Fue lo mismo que le pasó en el valle del fin, y unos días antes le pasó algo parecido. En el tejado del hospital. Si Kakashi no les hubiera detenido... Sasuke sacude la cabeza.

Tenía una ligera idea de porqué le pasaba eso. El sello maldito de Orochimaru tenía sus desventajas, pero necesitaba la fuerza que este le otorgaba para acabar con Itachi. Pero debía hacer algo con eso, pues si algún día hacía daño a Naruko... nunca se lo perdonaría.

Kakashi se había despertado mientras los rayos de sol se filtraban por la ventana del hospital. De repente la ventana se abre dejando ver a Jiraiya. El jonnin se sorprende un poco de ver ahí al sabio sapo, pero este le dice que había venido para traerle un par de libros escritos por él. Eran antiguos, pero esos tenían contenido exclusivo.

Pero no había ido a ver a Kakashi solo por eso. Tsunade quería hablar con ellos dos para que aconsejasen al nuevo capitán que había asignado en el equipo Kakashi.

Yamato era un ANBU bajo el mando de la Hokage, y el más indicado para controlar a Naruko.

Media hora después llegaron a la habitación del hospital Tsunade, Shizune y Yamato. El jonnin se queda viendo al hombre, pues lo conocía muy bien de cuando él era un integrante de ANBU, pero no lo conocía como Yamato, si no como Tenzo.

La reunión consistía en poner al día a Yamato, para que así supiera a lo que se tendría que enfrentar. Jiraiya le cuenta de la cubierta del zorro, explicando que el chakra del Kyubi sale del cuerpo de Naruko y este toma forma de zorro.

Yamato se sorprende y quiso saber que tan frecuentemente pasaba eso, y fue cuando Kakashi dijo que en la anterior misión había ocurrido. Le explica lo que tuvo que hacer para suprimir el chakra del zorro, alegando que fue él y no Sasuke. No le diría a nadie de lo ocurrido con el Uchiha, tal y como le prometió a Naruko.

- Juzgando la forma que tomó el chakra – dice Kakashi -. Creo que el numero de colas aumenta hasta llegar a las nueve.

En eso Kakashi mira a Jiraiya, queriendo saber que es lo que vio él para prevenir a Kakashi. Quería saber cuantas colas llegó a ver el sannin.

Este sonríe un poco y empieza a quitarse la ropa.

- A lo largo de mi vida he estado dos veces a punto de morir – dice el sabio sapo -. La primera vez me rompieron seis costillas, ambos brazos y tuve varios órganos dañados. Fue cuando me descubrieron tratando de espiar a las mujeres en las aguas termales, y Tsunade me golpeó como un tambor – esta se sonroja y aparta la vista del sannin -. La segunda vez... – termina de quitar la camiseta para dejar expuesto su torso, y en el centro de este había una enorme cicatriz -, fue cuando Naruko y yo estábamos entrenando juntos y apareció la cuarta cola.

Después de esa reunión Tsunade se retira y cuando estaba por entrar en la torre del Hokage aparece Sakura. Quería hablar con su maestra antes de marcharse y así informar de la aparición de Sasuke cuando estaban rescatando a Gaara.

A la Quinta le parece bien que haya venido, ya que quería saber como había sido la primera reunión del grupo. Sakura le cuenta que Sai atacó a Naruko, Chouji y Shikamaru, y eso le cuadraba con lo que los dos chicos le habían contado, pero tal parecía que a Naruko no le caía muy bien Sai.

- Maestra, quisiera comentarle algo de lo que no se le ha informado – dice Sakura haciendo que Tsunade la mirase con atención -. Resulta que Sasuke ayudó a Naruko y Kakashi en el rescate de Gaara.

Eso deja sorprendida a la sannin, pues es lo que menos se esperaba.

- ¿Estás segura?

- Sí, Naruko me lo contó ayer. Lo que no sé es por qué no le contó a nadie más.

Tsunade se hacía una ligera idea. Era un secreto a gritos el que Naruko terminó enamorada del joven Uchiha, pero lo que sí le pareció raro es que Kakashi tampoco le comentase nada.

- Bueno, eso es una buena noticia, ¿no crees? – dice Tsunade.

A Sakura no le da tiempo a contestar, pero la pelirosa estaba enfadada y dolida. La conversación es interrumpida por Danzo, queriendo saber si la Quinta había encontrado a un buen sustituto de Kakashi.

El enfado de Tsunade aumentó al saber que Danzo esperaba que eligiera a Yamato. El hombre conocía al ANBU porque Yamato estuvo en Raíz antes de trabajar para el Hokage.

Sakura se queda viendo al hombre que no conocía de nada y cuando este se marcha su maestra le dice quien era y antes de que la de pelo rosa se marchara le pidió que controlase a Naruko. Sabía muy bien que podía pelear con Sai, y no quería eso. A Sakura no le queda otro remedio que aceptar y se marcha corriendo, pues llegaba tarde.

Al final se reunieron los cuatro en la entrada de Konoha y todos partieron. Naruko ya se le había pasado el enfado con Sakura y para colmo no recordaba que le había dicho que Sasuke le había besado, pero a la rubia seguía sin gustarle Sai. No sabía por qué, pero no se fiaba de él.

- Naruko – llama Sakura -. ¿Podemos hablar?

- ¡Claro! – responde esta con una sonrisa.

- Es sobre lo que me dijiste ayer – susurra Sakura con la cabeza gacha, su comportamiento deja un poco confusa a la rubia -. ¿Es cierto que Sasuke-kun te besó?

La Uzumaki se pone más roja que un tomate y es ahí cuando recuerda que en su enfado le había dicho a Sakura.

- Yo... - no sabía que decir.



Margui

#642 en Fanfic

En el texto hay: sasunaru, ninja, fanfic

Editado: 04.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar