No eres un robot

Te conozco desde bebé

Capítulo 3

Kiara

Llegue a mi casa, trepe el árbol al entrar a mi cuarto mire una sombra en la esquina rápidamente encendí la luz para mí buena suerte era Sol.

- Sol que haces parada ahí a oscuras- dije con los nervios de punta.

-Quería asegurarme de que llegues a la hora acordada- de hecho tenía permiso hasta las 3.

-¿Estás bien?. Pregunto.

-Si solecito estoy bien- después de todo lo que vi no me sentía afectado. Bueno, Eso pensaba yo, suspiré,

-No me mientas Kiara  sé que no estás bien. Nada está bien, en ti primero tus padres luego Kenn- esperen un segundo dijo Kenn, ella como sabía lo de Kenn.

-Sol me explicas- dije con una mirada interrogante

-Mi niña, yo te cuide desde que eras una bebé se cuando estás bien y cuando estás mal, además Katrina me llamo muy preocupada luego de que saliste a toda prisa de la fiesta y Kenn te seguía, también vio que le diste una bofetada y no sabía el motivo, porque, a lo que habías llegado estabas bien hasta bailaste tu música favorita con él, ¿Que pasó mi niña?, cuéntame sabes que siempre te apoyaré en todo, te escucharé y te aconsejare, cuentan siempre conmigo-  me abrazo y beso mi frente mientras mis lágrimas caían sobre mis mejillas, le contó lo sucedido, subió una taza de té y lo dejó en mi mesa de noche- bebe, te hará bien, te calmara los nervios por el susto que te di- volvió a besar mi frente y limpio mis mejillas mojadas por las lágrimas- duerme mi niña ten una linda noche a lo que despiertes te bañas si tienes resaca no olvides en llamarme antes de salir de tu cuarto, si tus padres te miran así nos matan a las dos.
Desperté al mediodía gracias unos golpes en la puerta, mi cabeza duele mucho.

-¿Quién es?- pregunté un poco nerviosa hija soy yo Sol- sentí un alivio al saber que era ella y no mi madre se imaginan si hubiera sido mi madre, me hubiera castigado hasta que me casé okay si exagere un poco, pero es la verdad.

-Puedo pasar.

-Sí, claro pasa Sol adelante- abrió la puerta y entró con una charola llena de comida batidos agua el clima y unas pastillas las que supongo eran para la resaca.

 



jamileth castillo

#3145 en Novela romántica
#1231 en Otros
#303 en Humor

En el texto hay: romance dolor secretos tristeza amor

Editado: 06.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar