No existe la casualidad solo el destino

Prólogo

El sol se ocultaba, el mar se agitaba rompiendo sus olas junto a las rocas, las aves volaban libres en el cielo, ellos agarrados de la mano, sentados en la arena, prometiéndose amor eterno...

Luego de aquel hermoso momento, un terrible accidente, dejo en el olvido aquella promesa, separándolos y condenándolos a sufrir por distintos caminos; él extrañandola a ella, culpándose por lo ocurrido, mientras ella se aleja de él para sanar sus heridas, sacarlo de su corazón y poder continuar su vida.

Pero la vida se encargará de juntarlos en el momento menos esperado...  



Amanda Ivanov

Editado: 31.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar