No quiero solo un verano

17

Al fin llegamos, quería salir corriendo del auto, evitar a Eduardo fue difícil. Papá estaba feliz y para aumentar la agonía Yolanda nos dio una excelente noticia,

En 3 días nos vamos al Amazonas. — Expresó con una enorme sonrisa, mientras besaba a papá... —Será un viaje de ensueño, ya tengo todo planeado para vivir las mejores experiencias.

Guau eso fue una súper noticia, conocer la Amazonía peruana... Un sueño, pero para quién está viviendo vacaciones de su vida, esto para mí es tortura pura. Así será todo el verano y apenas van dos semanas, si no quiero esto, debo irme, renunciar a estas vacaciones soñadas.

Eduardo estaba feliz por la noticia.

—¡Genial! La selva peruana  es única les encantará. —Dijo guiñándome un ojo mientras bajaba las cosas de la camioneta.

Me quedé petrificada pensando en la tortura que vendría después, Eduardo tiene novia y eso me sigue corroyendo el alma y en unos meses cuando la boda llegue será mi hermanastro y nada haría que la situación cambie.

Poco a poco fuimos entrando las cosas, mucho amor por todos lados, un poco de indiferencia normal entre futuros hermanastros y todo genial hasta llegar la noche. Hasta ese momento habíamos evitado todo contacto.  Hasta llegué a pensar que el beso era un error que llegó a ser tan intenso solo por la calentura del momento. Ningún hombre rechaza un beso.

Nos fuimos a dormir todos y en la madrugada un Toc—toc— toc inquietante en mi puerta me hizo abrir los ojos bruscamente, me levanté después del segundo sonido musical toc—toc—toc y pude ver que deslizaron un papel por debajo de la ranura. Me levanté de la cama acercándome despacio, en el papel doblado decía Eduardo. La recogí del piso y me dirigí a la cama, estaba nerviosa y el bum, bum, bum de mi corazón me estremecía.

 

"Querida Isa.

No sé si sea prudente, pero te escribo esta carta, para expresarte con palabras muertas todos mis sentimientos. No hemos vuelto a hablar desde el beso y debí hacerlo, debí insistir y romper el hielo de la indiferencia. Sé que esta confundida respecto a mí accionar. No fue prudente besarte y no debí aprovecharme de la situación, lo sé. Estabas vulnerable y está atracción que empieza a crecer por ti jugó en contra. No quise aprovecharme y siento mucho que al hacerlo hice crecer en ti la agonía de la traición hacia tu padre.

Lamento hacerte sentir mal por mi inmadurez, pero hay algo claro en mi mente, me gustas mucho, me descontrola tu presencia. Con esto no quiero justificarme para tener libre acceso a tu vida. Respeto tu posición, pero no sé manejar esta pasión y este deseo que cada día crece y se hace incontrolable.

¡Si! Estoy enamorándome y sé que no debo, pero no puedo evitarlo. Tengo miedo del camino que pueda tomar esta historia, porque a partir de ahora será el corazón el que tome el control del barco de nuestras vidas.

En estos momentos no Solo en ti está rondando la misma pregunta de "Si hacemos bien en amarnos”

Sé que tienes miedo de que este amor crezca, yo también los tengo, amamos a nuestros padres y haremos lo que sea necesario para verlos felices. Esa es la principal razón por la que ahogamos nuestros sentimientos y queremos huir del otro. Nos costó estar sentados juntos el camino de regreso, decir lo contrario sería engañarnos. He visto tus lágrimas recorrer tus mejillas cuando estabas con la cara pegada a la ventana. Mi corazón lloraba contigo, mi alma se hacía pedazos gritándome que era culpable, me siento culpable, pero no lo soy. No puedo sentirme culpable por empezar a amarte. No podemos ser culpables por el nacimiento de este sentimiento repentino, lo sabes. Sé que dirás qué es una locura el que piense eso, pero presiento que nuestro destino era conocernos, si no lo fuera, no hubiera estado nadando esa noche en la playa. No hubiera aceptado venir a estas vacaciones, fue el destino.

Entiendo la razón por la que estás marcando distancia, entiendo que no quieres amarme, pero escucha a tu corazón, cómo yo lo hago ¿Que te dice ahora?

¡Dios! lo menos que esperaba era que Eduardo me escriba esto ¿Ahora qué hago? Me ama o al menos está sintiendo algo por mí, ¿Pero su novia? Que hay de ella, no quiero ser la otra, no quiero ser la culpable de la ruptura de un amor, no estoy



Deysi Juarez (Dama de Hierro)

Editado: 05.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar