Nunca Me Olvides

Capítulo 19

Nathaniel'

<<— El día de tu nacimiento yo estaba dispuesto a todo, traje un médico y dos enfermeras a casa, tu madre manipuló todo a nuestro alrededor, permitió que ellos pudiesen verla cosa que no aseguraba poder hacer contigo debido a tu libre albedrío, solo tú mandarías en tus pensamientos y sobre todo en tus emociones, ella por su lado tenía un cuerpo humano, al menos eso aparentaba mientras que de ti no sabíamos que esperar, el tiempo de gestación fue otra variación, 6 meses.— Continúa— Ellos consideran irrelevante nuestra forma de vida, manera de reproducción y...

Mis hormonas se preocuparon.

— ¿Y?

Respiró lento al darme aquella explicación.

— Yo estaba alerta a todo, a que fueras invisible para los demás y solo nosotros 2 pudiésemos verte mientras ellos comenzarían a correr por los medios o atención psicológica al ver nuestro actuar frente a la nada o una abominación pálida con toda la pigmentación acumulada solo en sus iris que bien podrían ser violetas o rojos...

— ¿Qué hubiese pasado si no...?

— Yo acabaría con todos por ustedes. Los habría matado sin pensarlo 2 veces Nathaniel, con tal de que guardarán silencio respecto a su condición. Con tal de que no continuarán haciendo daño.

Nathaniel, esa parte de mí que no piensa las cosas 2 veces... Lo odio.

Realmente visualizaba la mirada de Ethan explicándome todo aquello, si fuese el caso ¿Cómo sería un hijo mío?  Ellos corrían el riesgo de que yo saliese con algún complejo regulatorio en mi composición inestable.

Pero al fin mi madre era una Dadazzy completa y mi padre un humano a totalidad. Yo con suerte seré un 50/50, tal vez no tengo la suficiente estabilidad para hacerlo visible o común para nigún mundo. Pues incluso desconozco si lograría amarlo o solo sería un resultado más como yo.

— Nathan, tienes una gran responsabilidad, no puedes dar más apertura a todo esto, eres un portal inestable.>>

— ¡Nathan! — Me volví a Victoria.

— ¿Qué?

— No digas tonterías, no lo estoy. Para que un niño... Ya sabes venga al mundo... — Su sangre se centro en sus mejillas— tendría que haber tenido sexo, cosa que...

— Ya te dije que hueles diferente, ese aroma no te pertenece a ti o a ninguno con quién yo haya tenido contacto antes— Quise alejarme pues todas esas voces distorsionadas me pedían cosas extrañas— Oh mierda, ya sé quién...

Mis manos parecían diferentes, un recuerdo fijo y tan real se abría paso frente a mí, era yo acorralando a Gustavo en los adentros del internado, tan solo me divertía y casi lo mato debido a lo que le hizo a Victoria.

¡Es que poco habría sido para tan miserable existencia!

Mi mente debatía, uno, buscaba centrarse en la conclusión entre el daño que el supervisor le causó a  Victoria y dos esas mismas voces que justificaban aquel acto ahora mismo me ordenaban constantemente y cada vez más fuerte deshacerme del habitante encarnandose en sus adentros.

Porque no es mío, entonces mucho menos ella.

"¿Con quién se metió Victoria?"

Me preguntó una voz más grave que el resto.

— Si tú sabes que tu padre no tiene esquizofrenia ¿Por qué no lo ayudas?— Preguntó ella captando un 2% de mi atención.

— Porque él desobedeció— Respondí recio sin mirarle, buscando que su propia voz apague las restantes de aquellos sujetos.

— Pero por ti....— insistió.

— Estoy maldito por su culpa— Susurre.

— ¡Eso no es verdad!

— ¡Yo no le pedí venir a este asqueroso mundo! ¡Y de saber que sería así mucho menos lo habría querido! Debo estar oculto o me convertiría en un maldito experimento. Que le costaba fijarse en una mujer común e incubarme en su vientre.

<<Acabalo aquí>>
<<Es una amenaza>>
<<Lo pone en riesgo todo>>

Me quedé un segundo quieto, ni siquiera respiré, vi como uno de ellos se acercaba a Victoria mientras inundaba de gritos mi cabeza, estos más fuertes que los usuales ¡Yo la quité! Por accidente rebotó contra la pared y entre su sollozo se apartó de mí.

— ¡Tienes que irte ya!— Le exigí alejándola de aquel ser que nos seguía los pasos.

— ¿Qué? — Talló su frente enrojecida por el golpe apartándose de mí.

— ¡Creen que es mío y lo quieren destruir! Lo mismo intentará Alexander en menos de lo que esperas. Esto es un error.

— ¡Entiende que no, que no lo estoy, y aquí no hay nadie aparte de ti y de mí! — Poco a poco intenta retirarse— Nathan solo estamos tu y yo...

— Alexander acabará con él... — Predigo con desespero.

Me voy rápido al ver el cambio en el semblante de Victoria. Ya no camino si no corro pues no es su exagerado abrir de ojos es distinto, no es en mi dirección en la que mira.

— Nath te juro que no hay nadie— Me dice segura pero contrariada, toma mi mano e inicia llevándome al patio— Es mi último día fuera de las paredes de Mirelles y deseo estar contigo.

Dejamos atrás la propiedad de los Owens a paso ligero, Vic no deja de hacer muecas mientras terminamos de abandonar la privada, justo ahí cruzamos rápidamente una de las avenidas principales y saluda a lo lejos a unos niños o eso creo ...

— ¿Ya dejaste atrás la etapa de los amigos imaginarios no es así?— Pregunté.

Ella asiente lento con los ojos desorbitados, acaricio despacio su cabello deslizando hasta su hombro.

En una banca nos sentamos solo mirando al resto de las personas y nuestro ligero espionaje era bien remunerado, nos invadian un cúmulo de miradas.

— Ignoralos— Dice ella con tono compresivo y me sonríe.

— ¿Me estás coqueteando?

— No, obvio no— Se aparta rojiza— Nathan no es necesario que seas tan directo con lo que piensas.

— ¿Alguna vez te ha gustado alguien? Hablo de verdad.

— No— Inquirió con simpleza—¿Cómo podría mientras estoy  encerrada?

— Con razón te enloqueció Marcus, el único aparte de Alexander que se ha adentrado a sus vidas.



Zurilucy

Editado: 11.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar