O' Sullivan Mystery: La Explosión de Neullén

Capítulo 2: Los Planos, Libros y Los Nombres.

Pude notar que la puerta era de madera, algo desgastada, tenía algunas grietas, y podía fácilmente deducir que fue comido por las termitas, además, algo que noté es el contraste grande que había en la habitación en ese momento; La habitación estaba súper limpia y ordenada, pero la puerta era lo único malgastado, y sucio, como si Lucie no supiera la existencia de esta puerta, o como si simplemente, no la han limpiado en años.

 

—La tengo que abrir.— Me dije a mí misma en un acto de querer ser valiente, pero sabía que no debía hacerlo, ¿Quién sabe cuantas arañas y ratones tenían que haber allí adentro?

 

De hecho, hasta pensé llamar a Lucie para que me ayude con eso, pero creo que si lo hiciera, no me dejaría entrar y me quedaré con la duda de qué habrá adentro para siempre.

Así que me preparé, tomé mi celular, cerré la puerta de mi habitación con llave (Por si entraba Lucie o algo) y aproveché de llevar un insecticida, porque uno nunca sabe qué insectos se encontrará allá abajo, tal vez hayan algunos extintos, quien sabe.

 

Abrí la puerta lentamente, y había una escalera.

Este panorama no podía mejorar.

Era algo que me extrañaba, porque mi habitación estaba en el segundo piso, y hay una escalera hacia abajo. Y la única escalera que existe en esta casa es la principal, ubicada al frente de la puertas de este hogar.

E incluso, hasta el día de hoy, que estoy escribiendo esto, es un misterio, supongo que las escaleras estaban escondidas entre las paredes del primer piso para que nadie las viera, el arquitecto de este hogar, sí que le gustaba jugar a las escondidas.

 

Bajé lentamente, con mi linterna encendida en una mano, y el insecticida en la otra.

Cada vez que bajaba un escalón, más nerviosa me ponía, estaba tan cerca de gritar "¡Mamáááá!" para que me ayude de esta. Me arrepentí mucho de bajar.

Cuando ya empezaba a dominarme el miedo, decidí volver a subir, pero hice un mal paso y me resbalé.

La bajada ya no era lenta ni silenciosa, ahora sí que ruidosa y rápida.

Caí en un suelo de tierra, no ví nada.

Me puse a toser. Al caer así, levante mucho polvo.

 

—¿Qué es esto?— Dije mientras no paraba de toser y trataba de levantarme.

Apunté con la linterna y me di cuenta de que era como un taller.

La habitación era pequeña, habían escritorios, papeles pegados por la pared, una silla de madera muy malgastada, y habían cientos de libros polvorientos en unos de sus muebles.

Al girarme un poco a la izquierda con la linterna, vi una especie de cuerda colgando.

Me asusté, creí que era una telaraña y usé un poco de mi insecticida.

Al no surtir efecto, se me quitó un poco el miedo y me fijé un poco en la cuerda.

La tiré hacia abajo.

La habitación se encendió.

Una bombilla colgaba del techo.

 

—Bueno, supongo que ya no necesito la linterna.—

 

La apagué y la guardé en un bolsillo.

Me acerqué a los escritorios y a los miles de papeles que existían ahí, muchos de ellos eran planos de la ciudad, otros mapas, otros estaban tan sucios y viejos que ni podía ver lo que eran.

En los libros encontré nombres, muchos.

Pero no fue hasta que encontré los nombres "Shamus Burne O'Sullivan Dunne" y "Chloe Cosette O'Sullivan Burne" cuando supe que algo aquí andaba mal.

Al pasar las páginas de ese mismo libro, vi un plano de la ciudad, pero no toda, solamente el centro, y a lo lejos, la casa de mi bisabuela.

Al ver el mapa, pude ver que era antiguo, pues la casa ahora no está tan lejos de la ciudad como parece ser en el mapa, y además, faltan algunas construcciones cerca de la plaza de armas.

Lo curioso es que al cambiar de página nuevamente, descubrí que era otro plano, pero esta vez de la zona residencial de la ciudad. Y en cada vivienda, estaban los apellidos de la anterior lista, cómo si esas familias estuvieran destinadas a vivir allí.

En ese mismo mapa, encima de nuestra casa, decía "O'Sullivan Dunne"



Darcy

#15111 en Otros
#2305 en Aventura
#6597 en Thriller
#3730 en Misterio

En el texto hay: investigacion, mujer poderosa, latinoamerica

Editado: 22.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar