Obscuridad "En Las Sombras"

Total Obscuridad

Sigo mirándolo petrificada, el miedo me paralizó, Leonard deja de mirarme y empieza a caminar por el cuarto, se lo nota furioso, tanto que me asusta.

-¡Tan solo díme que me equivoco, qué lo que soñé es un error! - súplica como si intentará convencerse de que lo que vio es solo un mal sueño.

Me paro de la cama, camino hacia él lentamente, estoy temblando, tengo la garganta seca, mi cabeza todavía no coordina con mi boca hasta que algo sale de mis labios

-Leonard...yo...- doy un largo suspiro -  Déjame que te explique, por favor...- suplico.

-¡Mierda! - chilla y se aleja de mí furioso.

-Leonard ¿que viste? Si me cuentas lo que viste,  me ayudarás a explicarte.

Da vuelta y me mira, nervioso con el ceño fruncido.

-Por favor, tan solo niegalo. - vuelve a suplicar, con desesperación.

-¿Que tengo que negar? - pregunto apretándome las manos con fuerza.

-¡Niega que te acostaste con Edwards! - grita- ¡niegalo!

Quedo petrificada, mi cerebro intenta maquinar una respuesta rápida pero no puede, no sé qué responder, miro para abajo y lo único que puedo sacar de mi boca es...

-Leonard... Yo...no puedo negarlo, pero... - exclamó rendida y avergonzada, Leonard se descompone más de lo que ya está, sé que se aguanta para no llorar, aprieta sus puños con fuerza y se dirige a la puerta -Por favor, deja que te explique. - suplico- no es lo que tú piensas...

- ¡No, tienes nada que explicar! - responde con torpeza- la ecuación está completa, Dilayla... - me echa una mirada fulminante con esos ojos azulones vidriosos y sale del cuarto, azotando la puerta.

Necesito explicarle, tiene que entender que no lo hice consciente, que nos manipularon, jugaron con mi mente;  no puedo más mis piernas me tiemblan y me desparramo en el piso, estallo en lágrimas, en eso suena me teléfono... No quiero contestar, pero el teléfono suena infinidad de veces, resignada y todavía llorosa, tomo mi celular y veo el identificador de llamadas, es Edwards.

-¿Edwards? - pregunto con un hilo de voz todavía atragantándome de lágrimas.

-¿Que tienes, Dilayla? - demonios, no puedo mentir.

-Ya sabe... - mi voz es un susurro.

-¿Leonard? - pregunta sin perder la tranquilidad, o la disimula muy bien - es mejor así, Di, hay que explicarle, nosotros no fuimos, nos manejaron, eres médium, tan solo te manipularon, tiene que comprender.

-No quiere hablarme, ni que le explique nada.

-Di... Si quieres salir del ambiente hostil que en estos momentos debe haber por allá, ven a la casa de Gacy, es urgente...

-¿Por qué?

-Porque no podemos sacar los cuerpos, hay algo que evita que nos acerquemos, nos lanzan cosas...

-Pensé que solo era a mí a la que no permitía acercarse, ¿qué sucede?

-Se arruinan los aparatos de excavación y a muchos forenses les hicieron lo mismo que a ti, les jalan los pies, los arrastran por el bosque, necesito tu ayuda, esto es muy surrealista.

-Edwards... Es que no tengo muchas ganas de...

-...Dilayla... cuando todo esto acabe yo hablaré con Leonard, aunque me reviente la nariz a golpes, pero tiene que dejar de portarse como niño y escucharte, ahora ven. Por favor.

Suspiro, prefiero salir a quedarme aquí sufriendo mi existencia.

-Está bien, dame una hora, te ayudaré aunque Leonard se molestará de que vaya a encontrarme contigo.

-Di, estoy con un montón de detectives y forenses, no tendría por qué ponerse en ese plan.

-Está bien, dame una hora estaré allá lo más pronto posible.

-Ok.

Cuelgo el teléfono, tomo la chaqueta, salgo directo al restaurante del hotel, aunque me reciba con piedras y palos no quiero hacer las cosas a ocultas de Leonard.

Entró al restaurante, los chicos están sentados viendo la computadora portátil, Leonard está mirando al vacío con cara de muy pocos amigos, ni bien me ve, intenta ignorarme.

-Qué bien que estas aquí Dilayla, ya te estábamos por llamar. - comenta Robert, sonriendo, ajeno a todo el dilema que tengo entre manos.

-¿Así? ¿Por qué? - pregunto sentándome al lado de Robert y de Lee.

-Quiero que veas esto. - Robert me muestra varias fotos de la casa de Gacy - ¿que ves en todas ellas? Si nosotros lo notamos, tú lo notarás muchísimo mejor.

Me fijo en cada una de las fotos y veo la máscara de payaso que vi en el baño del hotel de Edwards y en el retrovisor del auto cuando el hombre sombra se acercó a la camioneta.

-¡Joder! - exclamó.

-Exacto... Nos estaban vigilando. - siento un escalofrío, esto es sumamente espeluznante.

-Yo...también la vi en otros sitios - comento un poco nerviosa y asustada por la impresión - la vi en el baño del hotel...

-¿De este?

Me pongo roja como un tomate y bajo la mirada.

-... Eh no en el restaurante de otro hotel - intento no sonar nerviosa pero sé que tengo la mirada punzante de Leonard - y lo vi la noche que estaba en la camioneta, cuando el hombre sombra se acercó.

-Ahhh, esa foto que sacaste con tu celular, la descargué, ésto es lo que aparece - me muestra la foto es la máscara del payaso y la mano del hombre sombra. - está ahí, es lo mismo que las fotos anteriores, nos vigilan cuando estamos ahí, aparece en más de 50 fotos, siempre cerca de nosotros, expectante, vigilante.

-Ahora entiendo por qué... Edwards... - Trago saliva siento una punzada en el estómago, sé que Leonard no quiere escuchar ese nombre - me llamó y me contó que no pueden sacar los cuerpos...

-¿Cómo? - pregunta Brad.

-Ni bien se acercan, se arruinan los aparatos, les ha pasado lo mismo que a mí,  los jalan, es un movimiento paranormal muy fuerte - me paro - iré a la casa, Edwards me pidió ayuda.

Doy tres pasos, siento la mano de Leonard en mi brazo, me aprieta con tanta fuerza que me hace daño.

-¡Tu... No vas! - ordena con el ceño fruncido, está por explotar, lo miro también furiosa,  si sus ojos tendrían veneno, me mata, estiro mi brazo bruscamente y lo obligó que lo suelte.



Sissi Pamela Terceros Beltran

Editado: 01.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar