Obscuridad "En Las Sombras"

Él, lo es todo

Volvemos al Hotel, entramos con una sonrisa de oreja a oreja, se supone que después de todo lo que pasó, las amenazas y los ataques, deberíamos estar asustados pero sinceramente solucionar el problema que teníamos me hace inmensamente feliz.

-Vaya, - exclama Brad ni bien sale del restaurante y nos ve - ¿dejaron la carrera de actores Shakesperianos? - aplaude - muy bien, porque sinceramente se mueren de hambre...cero en actuación dramática.

- Muy gracioso, papanatas...Se puede decir que ya arreglamos las cosas por lo menos por un lado...- después su tono cambia habla con voz ronca -... pero por otro...-me agarra de la mano y me conduce adentro del restaurante- tenemos que hablar de este caso con todos.

Brad asiente con la cabeza y camina a Nuestro lado, los demás están sentados en la mesa del fondo almorzando, ni bien nos ven nos hacen espacio, después de sentarnos Leonard empieza hablar con seriedad y preocupación.

-Muy bien... la policía encontró los cuerpos, nuestra labor está casi terminada y sinceramente quiero que esto se acabe, ya, prefiero irme lo más pronto posible de Chicago.

-¿Porqué ese nerviosismo, Leonard? - pregunta mirando con preocupación a su hermano - ¿Pasó algo que nos tienes que contar?

-...Nos atacaron esta tarde, casi matan a Dilayla - lo suelta de tajo, me pongo blanca como un papel y las imagines de mi atacante vienen a mí cabeza para mortificarme, los demás están igual de blancos, están asustados con lo escucharon.

- ¿Pero...porque? ¿Cómo pasó? - preguntan asustados y preocupados por mi seguridad - ¿De que la amenazó?

-...No sabemos,- respondo - hasta me amenazaron y no tengo ni idea el motivo.

-¿Ya tienen listo su aparatejo? - pregunta Leonard rápidamente.

-Sí, está listo,- responde Brad con cara de científico loco- esta noche queremos volver a la casa y atrapar al hombre sombra.

-Pues muestrenme el aparatejo si lo tienen listo - exclama Leonard poniéndose de pie.

-Ok...- responden y van parándose para salir del restaurante.

Mientras nos dirigen al garaje, los chicos me llenan de preguntas de mi encuentro con esa cosa que ni nombre tiene, no logro responderlas, estoy igual o más intrigada que ellos.

Entramos al garaje del hotel y nos conducen hasta uno de los parqueos, dentro  improvisaron un taller, en medio hay una especie de caja, llena de espejos de los dos lados ¿Quiero saber de qué se trata todo ésto?

-Esta es la caja fantasma, - explica Brad con orgullo - está cubierta por espejos por dentro y por fuera, queremos atraparlo por su imagen, como es una sombra, tal vez podamos atraerlo y zas atraparlo dentro.

Miro el aparato dubitativa, aunque entiendo la percepción de científicos locos que tienen Brad y Robert, la caja no me da buena espina, no creo que funcione, tengo muchas dudas, doy vueltas y vueltas al objeto y dudo que funcione.

-¿Qué te parece Dilayla?- pregunta Robert analizando mis gestos.

-¿Están seguros que funcionará? - pregunto dubitativa.

-No al 100%, siempre hay un margen de error pero sí el mecanismo funcionará, ahora esa cosa no sabemos cómo se logrará comportar con esto,  pero tenemos fe que resulte como lo estamos previendo- responde Steve intentando tranquilizandome.

-Bueno, espero que sea así.

- Se te escucha todavía muy incrédula - exclama con preocupación.

-No es un ente normal, se acerca a ser un demonio Robert, estos entes son escurridizos, no creo que puedan engañarlo y encerrarlo en esto... -todos me miran con cara de "ten fe, Dilayla" - disculpen pero dudo que resulte; esa cosa me atacó,  es muy fuerte, no será nada fácil atraparla en esto.

-Pues hay que creer que esto funcionará - exclama abrazándome -...mi amor...y si no sucede... pues dejamos a esa maldita sombra en su casa y nosotros nos vamos y olvidamos Chicago.

-Pues sí...-suspiro. ¿Porque no creo que esto se solucionará fácilmente?

-Ten fe en nosotros Di - exclama Lee - somos de los mejores Centros Paranormales del país, quédate tranquila, la idea es intentarlo y si no se puede, como dice Leonard, volvemos a Tennessee a seguir siendo chicos sureños normales, señorita.

Sonrió con eso, intentando así relajarme, pero no me gusta, ¡Joder! Odio sentirme así, tengo un mal presentimiento y no sé cómo sacarlo de mi mente y mi corazón, sé que algo sucederá pero no sé que es y eso es lo que más me asusta de todo esto.

****

Volvemos al restaurante, comemos algo, intentamos aligerar los nervios charlando de cosas triviales durante la cena, después subimos al cuarto llamo a mis niños para saber cómo están y escucho la perorata de mi hermana y de mis suegros.

Cuando cuelgo con ellos me dirijo al baño para cambiarme de ropa, abrigarme un poco para volver a la casa con los chicos.

-¡Stop! - exclama Leonard deteniéndome con el ceño fruncido al mientras me pongo la chamarra - ¡tu...no vas!

-Pero Leonard, nos debemos librar lo más pronto posible de esa cosa y volver a casa - respondo molesta - tengo que ayudar.

-¡No vas!, es una orden de tu jefe, no de tu pareja, te amenazó, casi te mata Dilayla, no me arriesgaré que te hagan daño - exclama terminante.

-¿Que haré aquí, mientras ustedes están haciéndose los héroes? - pregunto con el ceño fruncido.

- Duerme, descansa, espérame en la cama, prometo despertarte la hora que sea para contarte como nos fue. - me da un beso en la cabeza, pero igual sigo molesta y Leonard lo nota - deja la jeta, ok...entiende, es por tu bien.

- Pues sí...- respondo con sarcasmo - como sea...

Leonard sonríe, me guiña un ojo y sale del cuarto, estoy molesta ¿Qué mierda haré ahora?. Doy vueltas en el cuarto como leona en celo, me siento en la cama y hago zappin para ver si hay algo de interesante en la televisión pero nada me divierte ni me entretiene, así que lo apago y me siento en frente de la laptop, me intento concentrar escuchando algo de música y en varios documentales paranormales, después investigo sobre Jhon Wayne Gacy, sus amenazas me preocuparon, claro estoy asumiendo que Gacy es el hombre sombra, aunque algunas veces lo dudo pues Gacy era homosexual, todas sus víctimas eran muchachos entre los 18 a 24 años y eran abusados sexualmente antes de que los asesine.



Sissi Pamela Terceros Beltran

#90 en Paranormal
#302 en Thriller

En el texto hay: posesión demoniaca

Editado: 01.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar