Obscuridad "En Las Sombras"

Volvió

La vida de casada es casi la misma que antes, lo único que se cuadriplico es nuestra felicidad, nos sentimos muy felices de estar juntos, seguimos en nuestra labor, mis pequeños están muy bien y muy felices, aunque Thomas me ha dicho que está viendo sombras extrañas de las cuales solo logro ver contornos, le asustan, y eso me asusta a mí, tampoco me quedé muy tranquila del caso del hombre sombra y de sus amenazas.

Mientras arreglo la casa y levanto los millares de juguetes que Thomas y Bianca dejan regados en el piso, suena mi celular.

-¿Hola? -pregunto sin dar importancia.

-Hey Dila, ¿cómo estás?

-Hola Layla, ¿qué tal las náuseas?

-Mal, me matan, no sabes cómo estoy, mi estómago me da vueltas a cada rato.... - en esos momentos se corta la comunicación.

-¿Layla...? ¿Layla...? -pregunto, silencio, después otra voz me habla por el teléfono *Dilayla - otra vez esa voz escalofriante, trago saliva, me quedo petrificada con el teléfono en las manos - Dilayla... - y después cuelga

¿Qué demonios fue eso? Joder, sin darme cuenta estoy fría como un tempano de hielo y con el teléfono todavía en la mano.

-¿Mami? - pregunta Bianca con su oso en la mano, sé que me habla pero me quedo tan fría que no respondo, hasta que me jala del pantalón para que le tome atención - ¡Mami!

-¡Dime...Bianca! - preguntó saliendo del trance, aunque no puedo entender ¿qué demonios pasó?

-Leche, mami...

Camino con Bianca como autómata, le doy su leche y le doy su papilla a Thomas, sigo sin entender que paso, marco de nuevo el teléfono de mi hermana.

-¿Layla?

-Dila, se cortó la comunicación, intenté llamarte varias veces pero tu teléfono parecía desconectado.

-....Tal vez fue la conexión - respondo intentando no darle importancia al asunto, no quiero que Layla se asuste y se preocupe.

-Sí, puede ser.

Charlo un rato más con ella, intento olvidar lo que sucedió, pero no puedo, el asunto me da vuelta así que después de colgar, bajo a la oficina de Leonard.

- ¿Cómo están, chicos? - preguntó nerviosa.

-Bien Di...- responde mientras revisa uno de los vídeos de una casa que fueron a investigar hace unos días - la próxima semana volveremos y tú vas con nosotros.

-Por supuesto. ¿Leonard?

-En su oficina.

-Gracias - Camino hasta la oficina de Leonard y toco la puerta.

-Pase - responde con voz melodiosa.

-Hey baby. - saludo abriendo la puerta.

-Hey Di - responde sonriendo, se para y me da un beso. - ¿todo bien?

-¿Tú que crees?

- No me he soñado con nada raro y tú lo sabes bien, sueñas conmigo.- sonríe gracioso- así que supongo que todo está bien.

- Lo sé, mi amor sé que no te soñaste con nada, pero eso no quiere decir que todo esté bien -sé que sueno nerviosa y preocupada, prefiero contarle la verdad y encontrar una solución juntos - algo paso - comento.

-¿Qué? - pregunta con el ceño fruncido.

- Mientras hablaba con Layla se cortó la comunicación, entró una voz tenebrosa y escalofriante llamándome por mi nombre...-suspiro- no es la primera vez que sucede.

La cara de Leonard es un poema...

-Explícate mejor...- ordena con el ceño fruncido.

- Antes de la boda me pasó lo mismo, me llamaron, revisé mi celular variadas veces pero nunca encontré registro de la llamada.

Leonard empieza a buscar en su escritorio algo, encuentra un sobre.

-Me mandaron de la Reservación - comenta con seriedad y preocupación, abro el sobre y empiezo a leer.

"Intentamos liberar al espíritu que estaba dentro de la caja, todo resultó en vano, el espíritu es rebelde...tengan cuidado..."

Miro la fecha, es de hace unos días atrás.

-¡Joder, Leonard! ¿Por qué no me avisaste nada de esto? - pregunto molesta.

- Intenté hacerlo, pero no quería preocuparte, el espíritu está en Chicago y nosotros acá, no creo que nos moleste. - responde completamente tranquilo.

-Leonard, trabajas años en esto y no te das cuenta que los espíritus nos traen varios problemas...este intentó hacernos daño, tienes una cicatriz que lo demuestra...

-...Pero, mi amor, relájate.

-No pienso relajarme, ahora esas llamadas tienen más sentido, puede ser ese espíritu que se está preparando para algo peor ¿no entiendes?

-No lo creo, tampoco no me soñé con nada que nos muestre algo así.

- Leonard, no sería la primera vez que un demonio manipula tus sueños. - pongo los ojos en blanco, juro que estoy muy molesta con todo esto ¿porque Leonard me sigue ocultando cosas? ¡Joder, con él!

-¿Estas molesta?

-¡NO! Para nada... - respondo con sarcasmo - ¿no ves lo feliz que estoy? salto de la felicidad.

-Di...deja el sarcasmo, todo estará bien.

-Espero que tengas razón.

En eso escucho unos gritos muy fuertes...¡Es Thomas!

Saltamos de nuestros lugares, salimos asustados y desesperados de la oficina, todos corremos advertidos por los gritos y subimos desesperadamente las gradas hasta el departamento. Voy hasta el cuarto de Thomas, lo encuentro abrazado a Bianca, encima de su cama, los dos tiemblan y lloran, se nota que están muy asustados.

-Mi vida ¿qué te pasó? - pregunto acercándome a Thomas

-Mami, mira allá - me muestra con su pequeña mano que tiembla, a una de las esquinas.

Leonard está atrás mío empezamos a mirar a la esquina, intento mirar pero solo veo una silueta muy grande parada en esa esquina.

-¿Que ves? - pregunta Leonard.

-Una silueta muy grande...ven, ayúdame.

-¿Qué hago?

-Dame tus manos.

Leonard me da sus manos, mientras Brad y los chicos empiezan a entrar con sus aparatos a la esquina del departamento, el K2 suena insistentemente.

-Muy bien, abre tu mente, déjame entrar para que puedas ver lo que yo veo, tal vez entre los dos lo veamos mejor - explicó tomando su mano.

-Ok...-lanza un largo suspiro y se relaja lo mejor que puede, hago todo lo posible en concentrarme para que nuestra "Unión psíquica" nos ayude en estos momentos y podamos ver lo que está amenazando a nuestros pequeños.



Sissi Pamela Terceros Beltran

#94 en Paranormal
#290 en Thriller

En el texto hay: posesión demoniaca

Editado: 01.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar