Ordalia De La Muerte (sds#4)

Capitulo 1: Peligros

Pov Becca

 

La gran caverna conocida como la cámara de Klendon Lurt se hallaba casi desierta. Excepto por lo que estaban a la mesa conmigo (Garrett, Kurda y Harkat) solo había un vampiro presente, un guardia sentado aparte, bebiendo una jarra de cerveza y silbando de manera discordante.

 

Habían transcurrido cuatro horas desde que me enteré de que iba a ser juzgado en los Ritos de Iniciación. Aún no sabía exactamente en qué consistían, pero, por las contritas expresiones de mis compañeros y por lo que había escuchado, en la Cámara de los Príncipes, me imaginaba que mis posibilidades de salir victorioso eran como mucho, escasas.

 

Mientras Kurda y Gavner murmuraba entre ellos sobre mis pruebas, observé a Harkat, al que no había visto mucho últimamente (había estado en la Cámara de los Príncipes, respondiendo a sus preguntas). Vestía su típica túnica azul, aunque ahora llevaba la capucha bajada, sin molestarse ya en ocultar su cara gris llena de parches y cicatrices. Harkat carecía de nariz, y tenía los oídos bajo la piel de su cráneo. Poseía un par de enormes y redondos ojos verdes, situados en la frente. Su boca de bordes irregulares estaba repleta de dientes afilados. El aire normal resultaba venenoso para él (si lo respirase durante diez o doce horas, moriría), y por eso llevaba una mascarilla especial que le mantenía con vida. Se la bajaba hasta la barbilla cuando hablaba o comía, pero cubría su boca el resto del tiempo. Harkat fue una vez un ser humano, que murió y volvió a su cuerpo tras sellar un pacto con Mr Tiny. No podía recordar quién había sido ni que clase de trató había aceptado.

 

Harkat habia traído un mensaje de Mr Tiny a los Príncipes, que decís que se acercaba la noche del Lord Vampanez. El Lord Vampanez era un mítico personaje cuya llegada, supuestamente, señalaría el comienzo de una guerra entre Vampiros y Vampanezes, que (según Mr Tiny) ganaría estos últimos, exterminando a los vampiros.

 

Al advertir mi mirada, Harkat se bajó la mascarilla y dijo:

 

- ¿Has visto...mucho de las... Cámaras? -

 

- Un poco -respondi- Podrías...enseñarmelas -

 

- Becca no tendrá mucho tiempo para eso -suspiro Kurda tristemente- Tiene que prepararse para los Ritos -

 

- Cuéntame sobre ellos ritos -dije 

 

- Los Ritos son parte de nuestra herencia vampirica desde hace tanto tiempo que ningún vampiro puede recordarlo -dijo Garrett. 

 

Purl era un General Vampiro. Era muy fornido, de cabello corto y castaño y un rostro lleno de cicatrices y magulladuras. Mr Crepsley solía burlarse de él a causa de su sonora respiración y sus ronquidos.

 

- En las noches de antaño, se celebran en cada Consejo -continuó- y, cada vampiro tenía que someterse a ellos, aunque ya lo hubiera hecho una docena de veces -

 

"Hace mil años, los Ritos fueron reestructurados, y así se instauró el rango de General. Antes de eso, solo existía la descendencia de los Leombardi, Príncipes y princesas quienes evaluaban cada uno de los Ritos y los hacían. Las pruebas más difíciles iban a aquellos vampiros comunes que querían convertirse en Generales. Muchos vampiros toman parte en ellos aunque no quieran ser Generales (por lo general, un vampiro tiene que pasar los Ritos de Iniciación para ganarse en el respeto de los demás), pero no es obligatorio"

 

- No lo entiendo -dije- Creía para los Ritos, te conviertes automáticamente en General -

 

- No -repuso Kurda adelantándose a Gavner y pasándose un mano por los rubios cabellos. Kurda Smahit no era tan fornido como la mayoría de los vampiros (confiaba más en el cerebro que en la fuerza física), y exhibía menos cicatrices que los demás, aunque tenía tres pequeños e indelebles arañazos rojos en la mejilla izquierda, la marca de los vampanezes. El sueño de Kurda era volver a unir vampiros y vampanezes, y había pasado muchas décadas discutiendo tratados de paz con los porcritos homicidas. Los Ritos son sólo el primer paso para convertirse en General. Después hay otras pruebas de fuerza, resistencia e inteligencia. Superar los Ritos solo indica que eres un vampiro con prestigio.

 

Prestigio era un concepto que había oido muchas veces. El respeto y honor eran extremadamente importantes para los vampiros. Si eras un vampiro con prestigio, significaba que tus colegas te respetaban. 

 

- ¿Qué pasa con los Ritos? -inquirí

 

- Hay varias pruebas diferentes -dijo Garrett, tomando el relevo a Kurda- Tienes que completar las cinco. Se escogerán al azar, una cada vez. Los retos van desde luchar con jabalíes salvajes a escalar montañas peligrosas  o arrastrarse por un foso lleno de serpientes -

 

- ¿Serpientes? -pregunté, alarmada. Mi mejor amigo en el Cirque Du Freak (Evra Von) cuidaba de una enorme serpiente, a la que había acostumbrado, aunque nunca me llegó a gustar. Las serpientes me producían escalofríos. 



SiVeLa123

#165 en Paranormal
#3539 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros y romance, vampiros, paranormal

Editado: 23.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar