Ordalia De La Muerte (sds#4)

Capitulo 17: La Fuga

Pov Becca

 

Harkat y yo nos sentamos en nuestras hamacas y esperamos. Las celdas vecinas estaban desiertas, al igual que los túneles. La mayoría de los Vampiros se había reunido en la Cámara de los Príncipes, o esperaban fuera el veredicto. Los vampiros amaban la intriga casi tanto como la lucha, y estaban ansiosos por escuchar la noticia de primera mano. 

 

- ¿Cómo se te ocurrió venir en mi ayuda? -le pregunté a Harkat al cbao de un rato, para romper el angustioso silencio- Podrías haber muerto intentando salvarme -

 

- Para serte sincero... -respondió Harkat tímidamente- lo hice más por mi... que por ti. Si tu morias, yo nunca... podría descubrir... quien... era -

 

Me eché a reír. 

 

- Más vale que no le cuentes eso a los vampiros. La única razón por la que han sido indulgente contigo es porque respetan el valor y el sacrificio. Si se enteran de que lo hiciste en tu beneficio, no hace falta que te diga lo que harán contigo -

 

- ¿No te... importa? -inquirió Harkat. 

 

- No -sonreí. 

 

- Si decide... matarte, ¿dejaras... que lo hagan? -

 

- No podré impedírselo -respondí. 

 

- ¿Pero iras... tranquilamente? -

 

- No estoy segura -suspiré- Si hubiera sido después del combate, habria ido sin rechistar... Estaba llena de adrenalina y no tenía miedo a morir. Ahora que estoy más tranquila, si lo tengo. Espero poder ir con la cabeza alta, pero tengo miedo de ponerme a llorar o suplicar clemencia -

 

- Tú no -dijo Harkat- Tú eres... demasiado fuerte -

 

- ¿Tú crees? -reí secamente. 

 

- Luchaste... contra los jabalíes y... te enfrentaste... al fuego y al agua. No... mostrarte miedo antes ¿Por qué... ahora? -

 

- Eso era diferente -dije- Tenía la oportunidad de luchar. Si deciden matarme, tendré que ir a la Cámara de la Muerte sabiendo que todo está perdido -

 

- No te preocupes -dijo Harkat- Si... mueres, tal vez... te conviertas... en una... Personita -

 

Me quedé mirando el deforme cuerpo de Harkat, su rostro desfigurado y lleno de cicatrices, sus ojos verdes y la máscara sin la cual no podría sobrevivir. 

 

- Oh, eso es un gran consuelo -dije con sarcasmo. 

 

- Solo intentaba... animarte -

 

- ¡Bueno, pues no lo hagas! -

 

Los minutos se desgrana an agonizantemente. Deseaba que los vampiros tomarán rápido su decisión, aunque eso significará la muerte... Cualquier cosa sería mejor que estar allí sentada, sin saber nada. Finalmente, después de lo que me pareció toda una vida, escuché un ruido de pasos que se acercaban por el túnel. Harkat y yo nos envaramos, nos deslizamos fuera de las ahmaacas y saltamos hacia la puerta de la celda. Nos miramos nerviosamente. Harkat sonrió débilmente. Mi sonrisa fue aún más débil. 

 

- Allá vamos -susurré. 

 

- Buena suerte -respondió. 

 

Los pasos redujeron su velocidad se detuvieron, y luego volvieron a acercarse, suavemente. Un vampiro emergió de la penumbra del túnel y se deslizó dentro de la celda: Kurda. 

 

- ¿Qué ha ocurrido? -pregunté. 

 

- Vine a ver cómo estabas -dijo sonriendo torvamente. 

 

- ¡Bien! -barboté- ¡Genial! ¡No puedo estar mejor! -

 

- Eso pensé -Miraba alrededor con inquietud. 

 

- ¿Ya se... han decidido? -preguntó Harkat. 

 

- No. Pero no tardarán mucho. Van... -se aclaró la garganta- Van a sentenciarte a muerte, Becca -

 

Había estado esperándolo, pero igualmente fue un duro golpe. Di un paso atrás, y se me doblaron las rodillas. Si Harkat no me hubiera sostenido firmemente, me habría caído al suelo. 

 

- He intentado razonar con ellos -dijo Kurda- Los otros también. Garrett y Vanez se emplearon a fondo en tu defensa. Pero no existen precedentes. Las leyes son claras: fracasar en un Rito se castiga con la muerte

Intentamos convencer a los Príncipes de que te permitieran repetir el Rito, pero han hecho oídos sordos a nuestras súplicas -

 

- ¿Entonces porqué no han venido a buscarme? -pregunté.

 

- Aún lo están debatiendo. Larten ha convocado a los vampiros más viejos para preguntarles si se había dado un  caso semejante con anterioridad. Está haciendo todo lo que puede por ti. Si existe la más mínima laguna legal, él la encontrará -

 

- Pero no existe ¿verdad? -pregunté abatida. Kurda meneó la cabeza. 

 

- Sí Paris Skyle no conoce alguna forma de salvarte, estoy seguro de que los otros tampoco. Si él no puede ayudarte, dudo que alguien pueda -



SiVeLa123

#144 en Paranormal
#3476 en Novela romántica

En el texto hay: vampiros y romance, vampiros, paranormal

Editado: 23.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar