Pesadillas de Amor (todo Sueño es Posible #01)

Hija De La Noche

El día que conocí a Gregor supe inmediatamente que sería una completa pesadilla para mí; desde que mi mirada encontró la suya lo supe, todo mi ser lo sintió, sabía que era peligroso.

No necesitaba ser un Dreamter graduado con honores para saberlo, su sola presencia resultaba toxica, con solo compartir el mismo aire podía sentirlo. A primera vista podía ser un maldito, pero jamás lo aseguré, no conocía su historia y no tenía el derecho de juzgarlo siendo quien era exactamente.

No podía asegurar ser alguien inocente, nadie en las realidades lo era, mucho menos al ser conocedor de lo sucia que era tu sangre, que le repudiabas a la gente con solo mirarlos. Solo necesitaba vivir un tiempo en la realidad, conocerla concretamente, y así, saber si es mejor vivir en un sueño.

No es como si viviera en la peor de las realidades. Lo único es que mi sitio no era el correcto y la persona con la que debía compartirlo mucho menos…

En fin, mejor vayamos al inicio de todo, tal vez conociendo la historia desde mi perspectiva entenderás el por qué le perdoné la vida al último integrante de las pesadillas más fuertes.

Me llamo Nix; la primera chica en el vasto reino de Morfeo que poseía el nombre de la madre de dicho soberano. Mi familia originalmente proviene de la realidad Fantaso, uno de los hermanos de Morfeo, pero por algunos problemas decidieron emigrar a esta realidad hace catorce años, cuando yo apenas poseía dos años de edad.

Aunque muchos creen que al emigrar de una realidad a otra afectan el desarrollo de las habilidades del niño; en mi caso, estar en el territorio de Morfeo era igual al de Fantaso, ya que ambos controlan todo aquello a lo que los mundanos de la realidad llaman sueños. Los poderes de dichos soberanos eran similares, a lo que mis habilidades respondían de la misma forma; pero si en vez de esta realidad viviéramos en Fobertor, allí sí hubiesen estropeado mi desarrollo.

Era el territorio donde habitaban las pesadillas, y sin importar lo experimentado que fueras, ningún Dreamter habría sobrevivido la transición.

Eso es lo que yo era; un Dreamter. Aquellos personajes que velaban por los sueños de las personas en la realidad. Un trabajo hermoso para muchos, pero para mí resultaba una completa maldición.

Mis padres eran personas de la alta nobleza cercana a Morfeo, motivo por el cual, yo tenía cercanías y amistades con distintos herederos. Y claro que al ser la única hija de los Dreamters más sobrevalorados, mi cabeza tenía un precio. Lo cual despreciaba, todos tenían sus ojos en mí. Siendo mi primer sangrado todo un festejo para la sociedad, para mis padres, excepto para mí.

Sinceramente quería evitar sangrar, porque con su llegada comenzó la subasta que me llevo a este instante; siendo la prometida de Trantos el hijo primogénito de Morfeo.



Laczuly0711

Editado: 14.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar