Pinceladas

Capítulo 18.2

Capítulo 18.2

Despejar

Ya me encontraba en mi habitación, observando el techo… Pensando en todo y a la vez en nada…

La noche fue bonita, salimos a comer con Ximena, hablamos un largo rato y luego la acompañe al terminal, era algo tarde pero decía que así dormiría en el trayecto y estar en su casa temprano en la mañana… Le insiste en quedarse pero tenía unos compromisos y no podía detenerla más…

Podría considerar que ella es una muy buena amiga… Lo sé, se que en un principio lo que nos unió es otra cosa… Pero, a medida que ha pasado el tiempo, su compañía y consejos son buenos… Creía que hoy sería un día fatal cuando la vi en la exhibición, esperaba lo peor si se encontraban las dos… Pero ahora veo que no hubiera sido tan grave… Es más, hasta se hubieran hecho buenas amigas… No sé…

Me quede dormido pensando en muchas cosas, al día siguiente me desperté y lo primero que hice fue tomar el celular y escribirle a Ximena para saber cómo había llegado, me respondió que la desperté, ya estaba en su casa, llegó muy temprano y se quedó dormida apenas se recostó en su cama, tenía la ropa de la noche anterior todavía… Nos reímos…

Luego salí de su conversación y allí estaba la de Peyton…

–Hola libot… Quiero pedirte perdón por no haber sacado el tiempo y saber cómo estabas… No quiero excusarme en decir que estaba ocupado y demás, porque esto carece de importancia cuando te importa alguien… Sí estoy preocupado por ti, quisiera saber cómo estas, saber bien las cosas… Tal vez estés enojada aun conmigo… Pero aquí estaré pendiente cuando me escribas…

Fui al baño, me duche, vestí, comencé a hacer el desayuno, coloque música… No podía quedarme acostado… Recibí el consejo de Ximena y era el de no enfocarme en las cosas malas… Porque estas atraerán más cosas igual, simplemente dejarlas a un lado en el cajón de importancia olvidada y seguir… Y sí, es buena terapia la verdad… Siempre me enfoque mucho en lo malo, me llenaba de cosas innecesarias y me cargaba, me deprimía… No disfrutaba del día… Ahora solo las haría a un lado, claro, no las desechará del todo porque tampoco es bueno dejar los problemas o situaciones a un lado, o este mundo sería un caos… Simplemente darle su tiempo a cada cosa una a la vez y así no cargar con todo, todo el tiempo…

Llego una notificación

–Hola Patrick…

Me respondió Peyton… Rápidamente le escribí…

–Hola ¿Cómo sigues my libot?

–Bien… ¿Y usted?

–Bien, oye ¿estás en tu casa o en dónde?

–Sí, en mi casa…

–Quiero ir a verte…

–No…

– ¿Por qué?

–Porque… No puedo caminar…

–Precisamente por eso quiero ir a verte…

–No… Mejor espera me recupero y nos vemos…

–No es mejor, verte y así estar pendiente de tu recuperación…

–Pues si… Pero no… Mejor me recupero primero…

–Bueno… Pero serán unos meses antes de vernos…

– ¿Qué? ¿Por qué?

–Porque si tienes fractura tardará bastante en sanar…

–No… No es fractura… Solo como un esguince o algo así… Entonces según el doctor en tres días estoy bien…

– ¿¡Qué!? Jajaja no… Eso no sana tampoco tan rápido…

–Hay como diga… En todo caso la otra semana estoy bien…

–sea… ¿La otra semana nos vemos?

–Puede ser…

–Vale, estaré igual manera pendiente de ti…

–Bueno…

–Muéstrame una foto del pie…

–No… esta feíto…

–Porque lo dices…

–Además no se vería nada… Solo los deditos saliendo de la venda…

–Muéstrame…

–Espera pues…

Me mando una foto, no entendí nada, había tachado con un tono naranja casi toda la foto y solo se veía un poco sus dos pies… Uno de ellos vendado, también había dibujado una carta llorando sobre la imagen… Se veía tierna…

–Hay no se ve nada… Muéstrame bien… –reí.

–No… Así y ya…

–Bueno, bueno… ¿Qué haces?

–Nada… No hace mucho acabe de levantarme y ¿tú?

–Desayunando…

–Bueno… Yo también lo voy a hacer…

–Vale…

–Te escribo luego…



Andres M. Quiroga

Editado: 16.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar