Pinceladas

Capítulo 22

Capítulo 22

Dolor

 

Ya podrán imaginar cómo me siento en este momento… Mi corazón en el fondo grita de rabia, desespero… Y solo hay algo en lo que soy bueno cuando me encuentro en estos puntos altos con mis emociones… Sí… Pintar…

Tome entonces el caballete, acomode un lienzo, mis pinturas y comencé a plasmar todo… A sacar todo con las pinceladas… A desquitarme de lo que sentía con trazos fuertes… O suaves si me dolía la mano…

¿¡Por qué la vida tiene que ser así!? Gritaba mientras daba un trazo largo…

¿¡Por qué me pasan estas cosas!? Otro grito otro trazo…

¿¡Acaso no merezco ser feliz!? Más gritos… Más trazos…

Continúe y continúe… Hasta que la pintura se me había acabado, hasta que mi mano no podía más, hasta que mis ojos se cerraron del cansancio y claro… De algunas lágrimas que había derramado del dolor, rabia, angustia…

No podía sacarme tan fácil a Peyton de mi cabeza, no ahora… Tampoco nunca… No es capricho… No me malentiendan…

Siento que le conozco desde siempre, siento que en una vida pasada ya nos habíamos conocido, ya habíamos hablado… Es tan raro, nunca me había pasado esto antes con nadie… No le considero amor a primera vista, porque si es claro que quede flechado al verle… Y no fue de ese tipo de películas donde se miran y corazones saltan por todos lados… No… Fue algo diferente, fue… Como el encuentro entre dos seres que se buscaban desde hace tiempo y que al verse, las palabras se trabaron en la boca con tragos grandes de saliva…

Es difícil explicar con palabras lo que se siente en ese momento, solo me podran entender aquellas personas que lo han vivido en carne propia…

Pero, una sensación aún más deprimente es la que siento ahora, es un vacío sin fondo, sin final… Como si te arrancarán una gran parte de ti y te sientes increíblemente incompleto… Sentía que la había perdido… A lo mejor nunca la perdí, porque no se puede perder algo que no se tiene… A lo mejor estoy divagando por mis pensamientos como idiota al creer que ella sentía lo mismo que yo, cosa que se ha demostrado que no es así… Porque ella tiene a alguien… Esta con otro… Y ese otro no soy yo…

Me había quedado dormido en aquel suelo frío, con miles de pensamientos… Me sentía triste, raramente inconforme con algo… Un poco de desespero y una pizca de frustración… Era un completo pastel servido en lo bajo…

~*~

Mi celular suena, me despierto somnoliento, con dolor en el cuello y una mancha liquida cerca de mi cabeza… Lo tomo con los ojos entre cerrados… Y contesto por inercia…

– ¿Aló?

–Patrick, ¡Hola!

Escuchar esa voz fue… Increíblemente algo inesperado… Abrí mis ojos por completo, sentí tanto miedo y lo único que hice de la reacción fue colgar…

Mi corazón comenzó a latir… Volví en mí… No era un sueño, mire el celular, miraba a todos lados… Me di cuenta que me quedé dormido en el suelo…

El celular volvió a timbrar… Lo mire bien mientras restregaba mis ojos varias veces para comprobarlo…

Allison… Allison… Allison…

No podía creerlo… ¿Por qué me llama? , ¿Qué hora es? ¿Acaso aún estoy dormido?

Tena muchas dudas, estaba confundido, pero no pude ignorar por mucho su llamada… Contesté…

– ¿Aló?

–Hola Patrick, ¿Qué pasa, porque no contestas? ¿Interrumpo algo?

– ¿Qué? No… Solo… Estaba dormido…

–Oh… disculpa por despertarte… Te hablo después…

–No, no, no… Tranquila… Ya estoy despierto…

–Bueno, igual disculpa por despertarte…

–No importa… Sabes qué tengo sueño pesado… De milagro te conteste…

–Uy sí, es verdad… –se río.

–Y… ¿A qué se debe su llamada?

–Bueno… Recuerdas hace unos meses que te llame…

–Sí… Si recuerdo… Al final no me contaste que tenías aquella vez…

–Sí… Bueno, haber es una larga historia…

–Ya me desperté… Tienes toda mi atención…

–Sonríe–, eres tan lindo… Siempre atento…

–Bueno, cuénteme que la intriga mata…



Andres M. Quiroga

Editado: 16.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar