Poemas de una soñadora

Hombre

Existía un pugnaz invicto

Mas en una urbe inexpugnable

No acaecía más que conflicto

Y la memoria estropeada.

 

Observo a una jovial con viveza

No avasallaba el provenir o finar

Quien atisbaba los cielos

Y ensoñaba con besos.

 

Eso la haría primorosa

Aun en data del deceso

En que el ímpetu asida

Por la navaja del torso.

 

Una alternativa depravada

Dado que residía en la parca urbe

Un erudito alguna vez lo predijo

Costeamos nuestra hecatombe.

 



Panda Wilde

#15106 en Otros

En el texto hay: poesia, barroco, poesia corta

Editado: 19.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar