Poisoned

BIENVENIDO AL JUEGO Cap 2

Hemos llegado.

Por venir pensando todo el camino, no preste atención hacia donde íbamos, presiento que estamos muy muy lejos de la ciudad.

Siento que alguien me toma del brazo y me obliga a bajar de la camioneta, aún tengo la capucha negra en la cabeza, esto no pinta nada bien, le debo  mucho dinero a este hombre, me huele a que me matará, tal vez no la cuente.

Escucho el mujir de unas vacas, madre mía! estamos en un descampado, no puedo dejar de sudar por los nervios y también por el horrible calor.

—Si me van a matar, haganlo de un balazo pero haganlo ya, no me maten del cansancio o de una insolación — me atrevo a decir en tono de sarcasmo.

—Ya quisieras preciosidad pero todavía no me pagas lo que me debes, estaremos juntos mucho tiempo todavía— dice alguien.

Reconocí la voz de Hernán, no es que me tranquilice pero al menos no moriré hoy, seguimos caminando y alguien me toquetea, imagino que debe ser una requisa, escucho muchas voces, ruidos de maderas además de que me "ayudan" a bajar escaleras, el aire se hace denso, con un tufo tierroso.

Ya estoy cansado, me empujan y sigo caminando, nos detenemos, me empujan, oigo un ruido metálico detrás de mí, estaba tan asustado que permanecí quieto varios minutos, hasta que al fin tuve el valor de quitarme la bolsa de la cabeza.

El panorama no es muy alentador es un cuarto de más o menos 2×2, con una "cama" de concreto, tiene un cuarto de baño improvisado, me acerco a revisar y "la cama" tiene una especie de petate\cobija, definivamente toda una suite.

Me senté en mi cama king  y respiro, pensando entre cada exhalación, en que clase de cosa me meterán, esto pinta muy mal...

                         ***

He pasado varias horas en soledad, la falta de compañía humana puede jugar en contra a la salud mental, le decía yo a un ratoncito que vino a darme la bienvenida pero me olisqueo un rato y se fue.

Ahora estoy mirando al cielo raso, tiene ductos de ventilación, esta hecho de icopor, sigo detallando todo para mantener la mente ocupada, trato de no pensar en mi familia, no funciona mucho, me pregunto como habrán tomado mí abandono.

Abren la puerta y me sacan de mi sesión de pensamiento. Una mujer mayor intenta darme una bandeja pero yo sigo mirando todo, también hay tomas de corriente, la mujer tose como aclarando la voz.

—Las mejoras se hacen con el tiempo, depende de como te vaya yendo, pides cosas y te las dan— dijo la mujer.

Era una voz dulce como la de mi madre, la miré.

—Gracias por esa información, muy útil por cierto pero ¿Se puede saber donde estoy?— Contesto con algo de sarcasmo.

—Todos preguntan siempre lo mismo, pero no les puedo decir, por ahora aprovecha la comida y descansa — dice con un leve tono de lastima en la voz mientras toca la puerta y le abren para salir.

Me dejó algo pensativo, ¿como es eso de todos? ¿acaso hay más? Pero es mejor no seguir desgastando neuronas en eso, cuando sea el momento sabré para que estoy aquí.

Procederé a revisar la bandeja, tiene comida obviamente, las clásicas tortillas, con frijoles y  pedacitos de carne bien salsuda, tiene algo de salsa picante de chile aparte como para que le ponga al gusto, huele muy rico, me gusta mucho. En todo el día no he probado bocado pero lamentablemente no puedo comerlo a menos no todo completo, devoraré solo las tortillas con un poquito de la salsa, ni en sueños me puedo comer los frijoles y el chile, tengo que aclarar la carne en agua para comerme unos trozos, me trajeron un refresco de cola tampoco puedo tomarlo pero puedo tirar el refresco y tomar agua en el envase, aunque sea de la llave.

Mientras estoy comiendo, rezo para que nada me caiga mal, no sé con que medidas higiénicas preparan la comida, el caso es que esta rica, tratare de no pensar ni moverme tanto, permanecer sentado para hacer buena digestión.

                           *** 

Me dormí y al despertar no tengo idea de que hora es porqué no hay reloj, mi celular se quedo en mi casa,no uso reloj de mano, realmente me molesta mucho no tener en que invertir mi tiempo, intento revisar las paredes de la habitación para ver si hay aunque sea un agujero pero no hay nada, solo concreto frío.

Ahora realmente extraño hablar con alguien, tener tanto tiempo para pensar me carcome por dentro.

Golpeo el piso con los pies, hago ritmos con las manos, tamborileo en las paredes, para llenar el lugar que la nostalgia y los pensamientos acerca del futuro están peleando.

Mientras hago mi música de prisionero, siento que un ritmo no concuerda, paro de hacer música pero no se detiene, me estoy volviendo loco, nah! No creo que sea tan pronto, entonces es otra persona, empiezo a golpear la pared de nuevo y me detengo, entonces suena de nuevo de igual manera pero con un "dum" de más, es una buena manera de divertirse pero como siempre la gente le quita lo divertido a la vida.

Ya me ordenaron callarme, entonces me pego a la pared y empiezo a susurrar "hola ¿hay alguien ahí?".

Nadie me contesta, esta vez hablo con tono normal, por suerte si me contestaron, no estoy loco al menos por ahora...



Lillucy0813

#11823 en Otros
#1580 en Acción
#4008 en Relatos cortos

En el texto hay: apuestas, veneno, mafia amor romance

Editado: 08.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar