Por Siempre Y Para Siempre TÚ

CAPITULO 2

El día del cumpleaños número dieciocho de Shamara, sus hermanos junto a sus compañeros de preparatoria le organizaron una fiesta en una discoteca de moda.

Ella sabía que su vida cambiaría porque era mayor de edad y sus padres le permitirían tener más libertad y tomar sus propias decisiones.

Estuvo parte de la tarde tomando sol en el área de la piscina junto a su mejor amiga Sophia.

Es ese momento le llego un grato recuerdo de cuando ella tenía quince años, estaba lloviendo mucho y su pequeño perro se escapó a la calle, estuvo deambulando buscándolo, pero no conseguía encontrarlo. El hijo del mejor amigo de su padre, Dean, en ese instante llego a la casa a buscar a su mejor amigo Owen, hermano de Shamara, la vio desesperada y se ofreció ayudarla.

La joven un poco tímida acepto su ayuda. Siempre que Shamara veía a Dean se ponía nerviosa porque desde que tenía doce años él le gustaba, pero él la veía como una niña, ya que era cinco años mayor que ella.

Estuvieron varias horas buscando al pequeño cachorro hasta que por fin lo encontraron tirado a un lado de la calle, al parecer un vehículo lo chocó y no se percató de haberlo hecho porque lo dejo tirado.

Shamara al encontrar su cachorro muerto, lloró inconsolable. Dean al verla tan vulnerable y triste la tomo entre sus brazos para consolarla. Ella estuvo entre sus brazos por un largo tiempo.

Dean la miraba embelesado pensando en lo bella que era y sin darse cuenta la beso, fue un beso tierno, sin malicia. Ella sorprendida y sonrojada se tapó la cara nerviosa. Él al ver su reacción se arrepintió de su impulso y le pidió disculpas.

Shamara al ver el arrepentimiento de éste le dolió, se entristeció y sin más salió corriendo. Nunca hablaron de lo que pasó ese día, pero nunca lo olvidó.            

El sonido de su teléfono celular la sacó de sus gratos recuerdos. Miro la pantalla para saber quién la llamaba y para su sorpresa era el dueño de sus pensamientos.

  • Princesa, muchas felicidades por tu cumpleaños… - dijo con esa voz sexy que tanto lo caracterizaba.
  • ¡Gracias Dean! ¿Vas a venir con nosotros a la disco?

Ella le preguntó esperanzada de que dijera que sí, porque por una extraña razón hacia dos largos años que no se veían.

Dean era un apuesto joven de veintitrés años que se había robado el corazón de la joven y aunque él no lo sabía ella tenía la esperanza que se convertiría en su novia.

  • Quisiera, pero no puedo, estoy trabajando en dos proyectos para entregar el lunes y si voy, sé que no los voy a terminar y tu padre o sea mi jefe me mataría.
  • Dean, sabes que tenemos más de dos años que no nos vemos. – le reprochó
  • Te prometo que pronto te iré a ver, es que entre los proyectos que trabajamos Owen y yo, la universidad y los viajes, no tengo mucho tiempo libre. Cuídate mucho. Besos
  • ¡Cuídate!  – le dijo en un susurro.

Al llegar la noche Shamara se encontraba en su habitación buscando un lindo vestido acorde a la ocasión.

 Tocaron a su puerta.

  • Pase – dijo mientras rebuscaba entre vestidos.
  • Hola mi niña hermosa – dijo su madre que venía entrando con una pequeña caja en sus manos.
  • Hola mami – dijo Shamara mientras le daba un cálido abrazo.
  • Te traje un pequeño regalo – murmuro entregándole la pequeña caja.          

Abrió su obsequio y era una linda cadena color plata, la sacó de la cajita contemplándola, tenía enmarcado su nombre con letras pequeñas.

  • Mami es un bello detalle, gracias – le dijo dándole otro beso.
  • Sabes que eres nuestra pequeña y te deseamos lo mejor. –  abrazándola fuerte para después retirarse de la habitación.

Shamara continuó buscando su ropa perfecta para su noche perfecta…. No todos los días se cumplía dieciocho años. Tenía muchos vestidos que aún no se estrenaba; su guarda ropas era enorme a un lado tenía organizado todos sus vestidos, al otro había muchas carteras y zapatos de muchos colores y modelos. Ser la única hija tenía sus ventajas.

Después de una exhaustiva búsqueda eligió un vestido corto sin mangas y cruzado en la cintura color azul claro con unos zapatos altos color crema. Se puso la cadena que le regalo su madre, se soltó el cabello que caía a su espalda con algunas ondas que se había hecho para la ocasión, ¡un poco de maquillaje y listo!

Se miró al espejo y se sintió satisfecha con su apariencia.

Eran las diez de la noche cuando bajo las escaleras camino al estacionamiento en busca de su coche. Sus hermanos mayores Owen y Dylabel la estaban esperando en la disco con Marie y Lianna, las hermanas de Dean que les iban acompañar.

Lo que Shamara nunca se imaginó que su mejor amiga Sophia le tenía en la fiesta globos, pastel y hasta un enorme globo con el numero dieciocho en grande.

Media hora después ella hizo su entrada a la disco y ahí estaban ellos gritando al compás ¡sorpresa!, con una sonrisa de felicidad y mirando a su mejor amiga que de inmediato supuso que era la responsable de todo, a Shamara le encantaban las fiestas, siempre buscaba algún motivo para celebrar.



Liam23

Editado: 30.12.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar