Promesa de amor (#1.0)

Capítulo Ocho

8 de junio de 2009

-Eso no es posible –Noto su expresión de diversión a la par que veo que vuelve a asentir-. La profesora Sheeran y el profesor Denson están más ocupados haciendo sufrir a sus alumnos que intentando tener una relación.

-Si mis ojos no me falla, vi perfectamente como estaban tomados de la mano –Una mínima sonrisa aparece en su rostro al ver mi expresión de sorpresa y confusión-. Además, no fui el único que los vio.

-Mañana será una locura –Pienso en Rose contándome todo lo que ha escuchado y diciendo que lo chantajeará con ello, tendré que prepararme para sus gritos.

Mantenemos el paso mientras paseamos por la universidad, hemos decidido salir de la biblioteca y disfrutar un poco del sol antes de que vuelva a esconderse entre las nubes.

>> ¿Mañana tienes examen? –Su cabeza se mueve afirmativamente, aprovecho esos segundos de movimiento para apreciar como su cabello se balancea y tengo que reprimir un pequeño impulso de tocarlo. Cuando me percato de mi pensamiento me digo que soy raro al querer eso- Si apruebas –Hemos seguido con nuestras propuestas después de aprobar y salir juntos, estoy segura de que al pensar que nos invitamos para “festejar” por haber pasado el examen se nos hace más fácil que el pensar que estamos pidiéndole al otro una cita. A pesar de que Olive me ha repetido millones de veces que nuestras salidas son citas, nosotros no la consideramos como eso aunque interiormente ambos lo sabemos-, te llevaré a jugar bolos al nuevo lugar.

-De acuerdo –Noto como sus comisuras lentamente empiezan a doblarse-. Aunque tenía pensado no rendir.

-¿En serio? ¿No ibas a presentarte? –Una sonrisa termina de formarse en su rostro y río al comprender que me ha mentido, no es muy bueno escondiendo sus mentiras por mucho tiempo. Le doy un leve empujón que nos hace reír, aunque la mía termina por opacar la suya como siempre. No obstante, me he dado cuenta de que su volumen ha ido aumentando cada vez que nos vemos y me alegra ver que va tomando más confianza conmigo.

Nuestras risas van disminuyendo de a poco, en ese tiempo nuestras miradas no se han apartado y puedo ver como sus rasgos se marcan con un poco más de intensidad ante la luz del sol. Me doy cuenta de que es fácil ver lo que expresa realmente a través de esa expresión casi seria y el hecho de que conmigo se haya liberado en este tiempo me hace feliz. Además de que poder observar con más detalles su bello rostro hace acelerar mi corazón.

-Eres hermosa.

Detengo mi paso ante la explosión que ha habido en mi cabeza. Si mi corazón ya se había acelerado, ante sus palabras se ha descontrolado y hace que mi cuerpo empiece a calentarse provocando que mis mejillas comiencen a arder. Mis ojos siguen fijos en su rostro por mi falta de control en mis acciones por lo que me he quedado congelada. Todo esto ha pasado en solo dos segundos, pero ha parecido una eternidad para mí.

>> Perdón, he sido inoportuno –Aparta su mirada y toca su nuca, reconozco esa acción de nerviosismo.

-No –Logro recuperar mi habla-, no. Me has tomado por sorpresa –Sonrío, veo como se relaja de a poco y también logro tranquilizarme-. Fue bastante lindo, gracias –No disimulo mi felicidad en la sonrisa que le doy, pero al ver que sus labios se tuercen un poco solo incrementa esa felicidad-. Tú también eres hermoso –Me doy cuenta de que eso suena raro-, quiero decir lindo, atractivo, eres… -Los nervios vuelven a aparecer así que me detengo-. Mejore seguimos caminando –Ambos asentimos y hacemos que nuestros pies vuelvan a funcionar.

Me golpeo mentalmente por parecer como una niña de trece años que no sabe modular bien, así que para olvidar la vergüenza trato de distraerme. Así que observo a Caleb por un momento, haciendo que me pierda de nuevo en él.

***

Bajo lentamente, apreciando sus fotos unos segundos antes de pasar a la siguiente y sonriendo al escuchar los comentarios de Amber. Ante cada frase que dice sobre lo atractivo que es y haciendo insinuaciones de lo que le haría, observó de que Amber no tiene ningún conductor favorito y pasa de su enamoramiento por Bernt, a Darren y a Ivan como si estuviera hablando de sus comidas favoritas.

Le dejo el teléfono a Amber, para que siga apreciando el perfil de Instagram de Ivan Blanco, mientras recibo el bol que me tiende Priscilla lleno de papas.

-Más le vale a Lenny presentarme a estos chicos, porque si no lo pagará caro.

-Tranquila tigre –Pri se tira sobre el pequeño sillón delante de nosotras-, Lenny solo ha hablado con esas personas. No es como si fueran sus mejores amigos.

-Si… pero sabes como es Lenny. Él es extremadamente social y gracioso. Así que confío en que se harán amigos.

-Tampoco estaría mal ser sus amigos –Comento-. Por lo que he visto, parecen igual de interesados en los mismos temas que todos nosotros. No me parecen unas caras bonitas que solo se aprenden lo que tienen que decir.

-Podría ser –Priscilla se encoje de hombros antes de sacar otras papas-. Realmente no veo Phenomenal, estoy más preocupada por escribir mis artículos.

-De acuerdo… -Amber balancea un poco sus piernas-. Si no estás interesada en estos chicos, ¿Por qué no nos cuentas sobre alguno de los nuevos? ¿No has conquistado a alguno ya?



Martina B

#10830 en Novela romántica
#2036 en Chick lit

En el texto hay: peligro, separacion, dudas por amor

Editado: 17.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar