Promesa de amor (#1.0)

Epílogo

Tres semanas después.

Hacía un lindo día, a pesar de que nos encontrábamos en invierno. Por lo que habíamos aprovechado para armar todo afuera, colocando mesas, sillas y todo lo necesario para cuando la comida estuviera lista. 

Aunque intentamos ayudar en la cocina, nos habían pedido que disfrutáramos de la fiesta y que habíamos hecho suficiente ayudando a ordenar en el patio, así que la familia se encargaría de ello.

Nos encontrábamos rodeados de edificios, ya que estábamos cerca del centro, sin embargo, no había ruido de autos y parecía que nos encontrábamos fuera de Londres. Realmente era un día extraño.

Con las chicas tomamos asiento en una de las mesas desocupadas. No estaba acostumbrada a que hubiese tantas personas en un cumpleaños, menos en la celebración de un Cook, pero teniendo en cuanta los hechos no me sorprendía. Además, al tener una integrante más recibíamos algunas miradas indisimuladas. 

-Voy a empezar a cobrarles –Decreto en un tono serio Priscilla que nos causo gracia, aunque quizás estaba hablando en serio.

-Aunque no lo crean, ya me ha acostumbrado.

Meg McMahon, una de las conductoras de Phenomenal, se encontraba una tranquila mañana de enero con nosotras. Desde que habíamos conocido a Darren y Bernt habían insistido en que conociéramos a sus compañeros de trabajo, claro esta que por la diferencia de horarios y de ocupaciones no habíamos podido realizar esa enorme reunión que Lenny y Bernt habían planeado con mucho esmero, también algunas circunstancias habían detenido las conversaciones de ese plan. Pero todo ello no había detenido a Amber, quien había ido un día al canal para ver el detrás de todo el programa junto a Lenny. Y resultó que hizo una gran conexión con Meg, a tal punto de invitarla hoy.

-Debe de ser molesto.

-A veces –Correspondió el saludo de las chicas sentadas enfrente nuestro-, pero me gusta saber que les agradado a las personas a tal punto de querer una foto conmigo. 

-Estoy segura de que yo no lo llevaría bien.

-Aunque seguramente en vez de pedirte fotos, saldrían corriendo al ver tu rostro –Amber se ganó una mala mirada de Priscilla, mientras con Meg intentamos reprimir una risa-. Así que no tendrías que lidiar con tanto hostigamiento.

-Si doy miedo, deberías saber que si te metes conmigo lo pagas –Retiro su teléfono del bolsillo buscando algo, cuando lo encontró lo mostró-. Supongo que a David le gustará ver esto –Nuestras bocas se abrieron al terminar de ver el video que hizo a Amber sonrojarse y tratar de quitarle el celular. Se podía ver a nuestra amiga sobre una mesa de algún club nocturno, rodeada de personas que la observaban bailar sensualmente y recibiendo silbidos, para terminar levanto la falda que tenía y que el lugar se llenara de gritos antes de que, sorprendentemente, yo la bajara. Ese video trajo recuerdos de esa noche.

-¡Oh, Dios! –No pude contener mi risa- Había olvidado esa noche.

-¡¿Por qué tienes eso?! ¡Es de hace cuatro años! –Amber cubría su rostro completamente rojo.

-¿Qué paso con esa Amber? Me cae bien –Meg no ayudo con la vergüenza que sentía la menor. 

-No hablen de ese tema, por favor. Estaba completamente fuera de mí. 

-Así aprendes a no meterte conmigo –Priscilla sonreía complacida de lograr esa reacción en ella mientras estaba de brazos cruzados. 

-¿Cuántos videos tienes ahí? –Ahora tenía miedo de que pudiera tener algo mío. No llegaba al extremo de Amber cuando me encontraba borracha, pero no hacía cosas que me hicieran sentir demasiado orgullosa.

-Todos los que se te vengan a la mente. Creen que yo disfruto tomar apartada, pero en realidad guardo todos esos momentos que sé que me servirán después.

-Eres malévola.

-De ahora en más tendré cuidado contigo, su majestad –Meg fingió inclinarse provocando una risa en nosotras.

El sol salió por unos minutos de estar oculta en una nube. Lo que me hizo apreciar el panorama, me alegraba ver a tantas personas juntas y que estuvieran disfrutando de recordar buenos recuerdos después de tanto tiempo separados y creando amistades con otros. 

La poca iluminación me hizo ver también quien se acercaba a nosotras e imaginar lo que ocurriría.

-¿Por qué estas roja, bebé? –David ya controlaba las muletas, lo que hacía su caminar más rápido. 

-¿Quieres saberlo realmente? –Priscilla lo miro con una expresión juzgante. 

-¡No! –Grito Amber llamando la atención de otras personas y sorprendiendo a su novio- No quieres.

-¿Qué sucede Dav? –Llame su atención antes de que Pri pudiera molestar más a Amber y empezara a llorar del enojo y la vergüenza. 

-El pastel ya llegó –Me aviso como le había pedido antes. Me levante dejando a Amber a su suerte, esperaba que Meg la protegiera de las maldades de Pri, y acompañé a David. 

-¿Dónde se encuentran?

-Estamos en el living, así que no te vera. 

-¿Siguen viendo el partido?

-Es un juego importante –Se excuso a la par que rodaba mis ojos. 



Martina B

#3558 en Novela romántica
#869 en Chick lit

En el texto hay: peligro, separacion, dudas por amor

Editado: 17.10.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar