Protegiendo El Corazón (lady sinvergüenza)*t.L#2

CAPÍTULO 25

68747470733a2f2f73332e616d617a6f6e6177732e636f6d2f776174747061642d6d656469612d736572766963652f53746f7279496d6167652f396656363871325f6d7a316c2d673d3d2d3935343537373131322e313633356239666530383831616464633431313533303938323636322e706e67

 

HOLA MIS AMORES.

TRAIGO CAP ANTES DEL VIERNES PORQUE MAÑANA ME ES IMPOSIBLE PUBLICAR.

NO HAY MUCHO POR DECIR , SOLO QUE LA PRÓXIMA SEMANA SI MIS CALCULOS NO ME FALLAN DARÁ FIN ESTA BELLA HISTORIA.

NO DARÉ DIA DE PUBLICACION PORQUE NO QUIERO QUEDARLES MAL.

SOLO ESPEREN EL AVISO EN MIS REDES SOCIALES.

LOS AMO...

Y AHORA SI ...

A LEER Y REACCIONAR QUE ESTO ESTÁ POR TERMINAR.

----------------------------------------------

 

“En medio del caos las alegrías se palpan solo con el rozar de tus dedos.

Todo tiene una razón de ser y un porque.

Ahora más que nunca hay que luchar por el futuro.

Ese que no está escrito, pero da señales que dentro de poco hará arribo.

Solo es ponerse a la tarea de vencer, pese a que todo se complique cada día más.

Solo una última contienda y se sabrá quién ganará la guerra”.

***

La desazón y la angustia de verle tan frágil le estaba matando lentamente.

La última vez que la percibió de esa manera tuvo el arrebato más hermoso.

Casarse a escondidas.

Algo de lo que nunca se arrepentiría.

Era conciente de que en ese momento no era tan simple.

Su mujer se veía demacrada.

Con ojeras acentuadas, y una tristeza en su faz que nunca la había distinguido.

Salió de los aposentos en donde la ubico cuando el médico, que para fortuna estaba de paso por la zona para revisar a los trabajadores y arrendatarios, fue a su encuentro sin siquiera pedírselo dos veces.

Pese a que Freya le ahuyento la última vez que se toparon.

Definitivamente era un hombre con principios y muy profesional.

Se encerró con esta, rogando encarecidamente que no le interrumpieran, asi escuchasen gritos de su parte.

Ya conocía a la desquiciada de su esposa, asi que no le importo que hiciera ese comentario, con tal de oírle blasfemar en su nombre.

Se dirigió al despacho.

Dejando a Alex al pendiente de cualquier cosa.

Con postura abatida.

Pasándose las manos por el rostro, se adentró a aquella estancia.

No le importo, ni se percató de que todas las miradas de los hombres que se hallaban en el sitio, se posaron en su ser.

Se recargo en la silla más cercana, dejando salir un suspiro que le fisuraría un poco el alma a quien lo viese tan derrotado.

El silencio era denso.

Ni siquiera las respiraciones se escuchaban.

_ no soy el indicado para cuidarle _ solto despues de un rato en el que los pensamientos le estaban pasando la cuenta.

Él sabía perfectamente que solo le causaría problemas.

Debía dejarle ir, pero si se lo planteaba le daba pavor perderle para siempre.

_ No sabías que esto ocurriría _ uno de los de la sala se atrevió a acercarse, y posar una mano en su hombro _ pese a que sabemos de lo que es capaz ¿cómo premeditar que llegaría hasta aquí? Y todo porque un par de hombres influyentes se dejaron afectar por las artimañas de una pequeña, e indefensa mujer _ los mencionados fulminaron con la mirada al que se atrevía a blasfemar de sus capacidades.

_ incumplí la promesa que le hice, debe estar odiándome _  se veía desesperado _ la aparte de mi lado y le encerré en contra de su voluntad _ suspiro con pesadez, ignorando la disputa que se estaba efectuando en sus narices.

_ Ella lo entenderá _ volvió a su labor de consolarle _ conoces sus ímpetus, y es solo cuestión que le muestres esa cara de enamorado arrepentido, y ella te perdonara hasta que hayas querido defender a la que fue mi esposa _ en otro momento ese comentario le hubiese afectado, pero ahora lo único en lo que pensaba era en su salud.

Que estuviese bien.

_ sé que no es el momento _ llamó su atención Londonderry, con gesto analítico logrando que lo enfocase un poco distraído _ pero nos gustaría saber porque ibas a sacarle del país.

_ ¿Que yo iba a hacer que?_ se envaró para enfrentarle.

No sabía de lo que le estaba hablando.

_ le mandaste una nota informándole que partiría a Italia, por eso ella hizo todo esto _ informó Duncan secundando lo dicho por James.

_ ¿qué nota?_ pregunto sin comprender _ yo en ningún momento ordene tal cosa, solo le he escrito misivas manifestándole cuánto le extraño y preguntándole por su bienestar _ estaba demasiado confundido.

En ningún momento le pidió que se fuera.

No la tendría lejos más de lo necesario.

Pese a que estaba incumpliendo su promesa, poner tanta tierra de por medio lo enloquecería hasta el punto de cometer una imprudencia.

_ Te equivocas _ esta vez hablo Austin _ ella no ha recibido ninguna correspondencia de tu parte, porque soy el que me encargo personalmente de sus cosas _ se tensiono de solo escuchar aquello.

Sabía que lo hacía porque sentía aprecio por Freya, aparte de la ayuda desinteresada que le estaba brindando.

Pero no por eso dejaba de fastidiarle que otro se hiciera cargo de su persona.

No era momento de demostrar cuánto le molestaba ese aspecto.

Ahí lo importante era saber que estaba pasando.

_ ¿tienen la nota en donde le pedí que se fuera?_ pregunto mirándoles.



la chica de los libros

Editado: 30.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar