Recuerdos En Estrellas

El Regreso de Leila

Leila

– Vamos, Isabel. Ven aquí.

Esos momentos en los que descubres que tu corazón puede ser destrozado en más de una manera son unos momentos terribles para cualquier persona. En mi caso ese momento es ahora, donde estoy viendo los vídeos que estaban en la computadora, tantos archivos encriptados de mi vida que escondía del mundo para que nadie lastimará a las personas que quiero. Esos archivos terminaron mostrándome que no protegí por completo a las personas que amaba en mi vida.

Tengo miedo, Leya – dice la niña pequeña que se agarra con fuerza a la pared de la casa para evitar caer.

Isabel Schneider, nació un 24 de Octubre para traer felicidad a mi vida. Esa niña de cabello largo y ojos marrón claro se convirtió en mi vida desde el primer momento que la sostuve en mis brazos.

Tú puedes, Isabel – dice la Leila del vídeo que se encontraba grabando el momento con risas ocultas – Yo siempre estaré allí para ti, vamos ven aquí.

Ahora recuerdo todo. No fue por una gracia divina o porque una persona súper importante para mí haya activado mis recuerdos de nuevo, no, esas cosas solo se ven en los libros. Pude recordar porque nunca me rendí para encontrarme a mí misma, porque encontré eventos que habían ocurridos con anterioridad en mi vida. Esos momentos de oro que toda persona debería almacenar a lo largo de su existencia.

Ben ati voy – dice Isabel nerviosa soltándose de la pared.

Los primeros pasos de un hijo son los más importantes, pero ¿Qué tan importante son cuando son los de tu hermano o hermana menor?

La pequeña niña de dos años da sus primeros pasos, estos quedan grabados en la cámara de su hermana y el grito de felicidad de la chica que se encontraba grabando fue lo que me hizo sentir miserable por haber olvidado a esa pequeña niña que reía y celebraba haber aprendido a caminar. Nunca debí olvidarla, es mi hermana por Dios, olvidarla era un acto de demostrar que no la quería o que mis sentimientos por ella no eran tan intensos como yo creía. Ahora mismo quiero regresar en el tiempo y decirle lo mucho que la quiero, abrazarla y jamás soltarla.

Porque es verdad, la frase no debería ser “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde” debe ser “Siempre supiste lo que tenías, pero lo dejaste ir”. Eso fue lo que exactamente hice yo, deje ir a mi hermanita, la generalice con un recuerdo traumante y no permití que su recuerdo prevaleciera en mi mente. Eso en qué concepto me deja. Nunca dejé de ser una chica débil, lo demostré ahora que noto todos los recuerdos hermosos que tuve y decidí olvidar por mi “seguridad”.

Bien hecho, pequeña saltamontes – le dice la Leila del vídeo sosteniendo la cámara para enfocarlas a ambas – Ahora eres toda una niña grande ¿Qué se siente?

– Soy gande, gande – festeja Isabel aplaudiendo con sus manos regordetas.

Sí, eres una pequeña muy grande. La niña más grande y valiente que he conocido Isabel. Como quisiera que estuvieras aquí para no soltarte nunca más, para no bajarte como lo hice en el vídeo para entrar a la casa. Decirte todas las veces posibles la palabra “Te amo” porque esa sí sería una palabra sincera. Porque así es mi amor por esa pequeña: un amor sincero de hermanas.

Cierro la ventana del vídeo  “Primeros pasos Isabel” muevo la flecha hasta el próximo vídeo y dejo que mis lágrimas corran rápidamente por mis mejillas por lo que estoy a punto de escuchar. Estoy sentada en una especie de armario cubierto de oscuridad, mi rostro está tenuemente iluminado por la pantalla del teléfono y mis lágrimas no paran de rodar por mis mejillas mientras intento callar mis sollozos.

– Muchos se preguntaran “¿Por qué Leila no habla y dice lo que le está ocurriendo?”. Bueno – dice la Leila de doce años que se encuentra grabando el vídeo con las lágrimas nítidas del dolor de un abuso – No hablo porque condenaré a mi hermana, Isabel. Prefiero vivir este infierno a que mi hermanita lo viva. He investigado a Draco Hoffman desde la primera vez que me hablaron de la venganza. Es un chico de familia adinerada, su madre era una mujer casada. No conozco el apellido de la mujer, pero esto enterada que la familia de ella mató a un hermano de Draco por venganza y ahora él busca la suya propia. Esta es gente peligrosa que prefiero tratar yo a que la trate mi hermana. Dejaré que me hagan lo que quieran, callaré todos los abusos posibles, para que al momento de tener un poder como el de ellos mi familia y yo podamos ser libres de esta venganza.

En ese momento la imagen se corta y lo último que puedo ver es mi cara destrozada por la tristeza. Mi labio inferior partido y sangrante, la ropa rasgada y las lágrimas nítidas en mi rostro. Fue el momento en que Draco hizo su mayor movimiento, allí mismo fue el día que abusó de mí y yo lo tengo grabado, pero no hablé por Isabel.



Laczuly0711

Editado: 18.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar