Relatos para Desvelarse

3) El Peligro de Seguir las Tendencias

Hacían filas para comprar esta nueva pastilla milagrosa. Todos creían en la promesa de erecciones poderosas y sexo interminable, no sólo los viejos impotentes corrían para obtener una dosis, los pendejos hormonales también querían saber de qué se trataba.

Yo me mantuve al margen por un tiempo porque creí que no lo necesitaba. Pero un buen día, mi novia me crítico que duraba poco en la cama, dijo que ella era demasiada mujer para mí y, que si yo no era capaz de satisfacerla, buscaría quién sí pudiera.

Desesperado, consulté con mis amigos y ellos me recomendaron la famosa pastilla azul. Me dijeron que ellos la habían probado con sus chicas y que las dejaron agotadas. Yo dudaba, pero tanto mis amigos como mi novia me insistieron mucho en hacerlo, y lo hice. Compré Viagra©.

Mejor dicho "biagra", porque no me alcanzaba para comprar el de marca y me conformé con un genérico. Y ahí empezaron mis problemas. Mi pene nunca más se levantó. Intenté demandar a la droguería, pero como dependía de una multinacional con abogados despiadados, lo único que conseguí fue que me pagaran las sesiones con el psicólogo para que averigüe qué pasaba conmigo. Pero lo peor es que se las arreglaron para hacerme quedar en deuda con ellos y me obligan a hacerme experimentos para mejorar la droga y que así funcione con personas en mi "condición" (lo que sea que quieran decir con eso).

Yo lo único que sé es que mi vida está arruí-nada desde entonces, mis amigos se burlan de mí, y no volví a ver a mi novia desde que empezó el proceso legal.



Abby Nieva

#15506 en Otros
#5566 en Relatos cortos
#8801 en Joven Adulto

En el texto hay: fantasia, vampiros, romance drama humor

Editado: 10.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar