Royal Boutique

"Oportunidades"

Dominica Reinginald        

Dominica Reinginald

Después de recibir la llamada del alcalde mis nervios estaban al máximo, así que ahora estoy saliendo rápidamente de la habitación para buscar soluciones al problema. Si logro ayudarlo a salir de este lío, lo puedo persuadir a que cancele el contrato que tiene con Emily y lo firme conmigo. Necesito hacer las cosas bien, aprovechar las oportunidades que se me presentan y sacarles el máximo.

Mientras recorro los largos y decorados pasillos, las luces de los focos se van encendiendo conforme mis pasos avanzan, cuando menos lo pienso, Enzo viene a mi encuentro. Supongo que ya se habrá enterado.

-Lo siento, hubo un accidente, yo...-su respiración es pesada y agitada, supongo que es porque venía corriendo.

-Enzo, una oportunidad ha llegado finalmente. ¡Una oportunidad ha venido hacia mí! -susurro lo suficientemente fuerte para que él me escuchara y no pude contener la felicidad y emoción que sentía en este momento-. Voy a ser capaz de manipular al señor alcalde.

Él solo está expectante de lo que sale de mi boca-. Ya no será Emily, ni su empresa, será la mía-chilló cuál niña a la que le dieron el mejor regalo-. Con esta situación en mis manos, me convertiré en la promotora del desarrollo de la Ciudad Roja. ¡Esta es mi oportunidad! -siento como al fin las cosas se acomodan a mi favor, gracias a eso solo puedo sonreír con complicidad.

-Llama a esa persona y dile que se encargue de esto-prosigo hablando, ya sabe a que persona me refiero. Aunque veo que no está del todo confiado, lo digo por la cara que puso. Necesito su ayuda ahora mismo.

- ¡Está bien! Dile que lo llamaré después de que todo haya terminado-espero que con eso su preocupación disminuya-. Entonces él lo hará-digo confiada de mis palabras.

-Entendido señorita-veo como Enzo se retira del pasillo para hacer lo que le pedí. Sé que tiene dudas con respecto a pedirle ayuda, pero está bien, puedo confiar en Enzo y en él. Después de todo este primero trabaja como mano derecha de mi madre y en ocasiones me ayuda a mí, no es un secreto que a veces se encarga de los trabajos sucios de madre.

 

Narrador omnisciente

Tras una llamada, ahora alguien tiene un trabajo que hacer, no importando las horas tan convenientes que eran.

Se preguntó por un momento ¿sería capaz de hacer lo que le fue pedido? Por supuesto que lo haría, como pudo siquiera pensar en dudar. Ella según lo comunicado acordó llamar después de hacer el trabajo. Así que, con los pensamientos claros, se levantó de la cómoda y tibia cama que lo alojaba minutos antes de recibir la llamada. Busco ropa de manera veloz, y con la misma velocidad se vistió en un santiamén.

Preparaba las cosas que según él va a necesitar y las coloco en una mochila negra, cuando lo tuvo todo en orden y en su respectivo lugar salió de su casa y se puso en marcha en su automóvil hacia el puerto, al llegar tomo una lancha que ya había sido preparada con anterioridad estaba de más decir que ya sabía quién la había apartado. Se animó a subir en la pequeña lancha y acomodar las cosas que traiga consigo no quería olvidarlas, desato las sojas que mantenían sujeta la popa y se dispuso a encender el motor y avanzar.

Cuando aún estaba en su casa, el mayordomo que lo llamó le había enviado las coordenadas de donde se encontraba el yate, se tomó unos segundos para mirar a su alrededor.

No había ningún ruido excepto el de las pequeñas olas que chocaban a los lados de la barcaza. Que hermosa vista estaba presenciando aquella persona con la capucha negra sobre su cabeza. El cielo era una extraña combinación de azules entremezclados que iban de los azules más claros a los azules tan profundos como el mismo mar.

Era de madrugada, cuando llamaron. Así que, gracias a eso pudo disfrutar de esa vista, tal vez, solo tal vez en algún punto muy lejano de su consciencia imagino que en algún momento podría estar con ella en ese mismo lugar. Claro, en diferente situación, pero también en el fondo sabía que eso no podría ser nunca.

Abandono esos pensamientos una vez que, visualizo el yate y se apresuró a acelerar el motor. Mientras más rápido termine mejor para todos. 

 

Por favor no olviden votar y comentar, y agreguen la historia a su biblioteca, así les avisara cuando actualizo        

Por favor no olviden darle "me gusta" y comentar, y agreguen la historia a su biblioteca, así les avisara cuando actualizo. Les mando un abrazo, cuídense mucho.

Recuerda seguirme en Instagram como @jane_xxsalazar y en Twitter como @jxxsalazar

Muchas gracias por leer esta historia.

 



Janeth Salazar

#2634 en Thriller
#1505 en Misterio
#5959 en Otros
#848 en Acción

En el texto hay: traiciones y mentiras, traiciones, dinero y poder

Editado: 29.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar