Secretos Oscuros

Depende de mí

 

Una vez que la hago entrar a mi casa le pregunto que cuál era la causa de dicha visita. Ella me respondió:

― Mi nombre es Rosa De la Cruz y mi motivo de esta visita es que me dijeron que estás buscando a Reinoso.

Me sorprendí cuando me dijo esto y no dejo que continúe ablando y le contesto:

― Si

 Lo he estado investigando estos últimos 10 años, al parecer estuvo ausente en el país y me imagino que regresó.

― ¿Quién eres y por qué estás investigando a Reinoso?

Soy una abogada y lo estoy buscando porque está involucrado con la muerte de mi familia.

Noté que lo decía desde el corazón porque se daba a notar a través de los sentimientos. A lo que pensaba esto, una bomba de humo entra por la ventana de mi casa, rápidamente agarro a Rosa y corro hacía mi habitación, cierro la puerta y le pregunto a Rosa:

― ¿Sabes algo de eso que acababa de suceder?

 ― No.

Miro toda mi habitación buscando una forma de salir de la casa, mientras que hacía eso me pregunta De la Cruz:

― ¿Qué vamos hacer?

Le contesto:

― Salir de aquí. 

Escuché que tumbaron la puerta y que entraron aproximadamente seis hombres que me imagino que bien armados. Mi casa estaba en un segundo nivel, escuchaba que se acercaban a la habitación, cargué a la abogada y me lance por la ventana y para suerte de nosotros caímos en un camión de basura, cuando logro mirar de dónde nos tiramos, en la ventana estaban los tipos que nos buscaban, nos miraban desde allá con rostro de malones y muy furiosos, yo soy un hombre que arriesga su pellejo por el bien de los demás.

Rosa logra racionar porque casi se desmaya por mi decisión para escapar y me pregunta:

― ¿Cómo te atreves hacer eso y si no estuviera este camión aquí?

Yo le contesté:

― Antes de lanzarnos miré la hora y sabía que estaba ahí el camión, así que tranquila.

Podía ver el miedo que tenía. Y le pregunté:

― ¿Qué vas hacer cuando encuentres a Reinoso?

Ella me respondió:

― En realidad pensé interrogarlo, pero al parecer es muy peligro, necesitaré ayuda.

Primero lo primero, bajemos de este camión. Así lo hicimos, logramos bajar del camión y como era de esperarse estábamos hediondos. Ella me sugirió ir a su casa a lavarnos, pero de seguro que esos tipos fueron enviados por Rey, que lo más probable fue que la seguían y como dio conmigo decidió eliminarnos juntos o secuestrarnos, el fin es que si estamos juntos nos atraparán o algo más trágico nos matarán. Cuando decidí responder que no era buena idea, se me ocurrió que si la dejaba sola era peor, así que mejor acepté la propuesta.

Caminamos toda una vecindad con ese olor desagradable hasta que llegamos a su casa.



el cuentista

#28470 en Novela romántica
#8351 en Thriller
#4759 en Misterio

En el texto hay: misterio, armas, accion

Editado: 21.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar