Siempre Estuviste Allí

Capítulo 15

 

-¿Qué te dijo?

 

-Me dijo que voy a reprobar la materia- dijo apoyando sus codos sobre la mesa y sus manos las posó en su cabeza.

 

-¿Pero no hay manera de que puedas aprobar?

 

-Me dijo que si aprobaba los últimos dos exámenes tendría una probabilidad; pero ese es el problema- la miré con confusión.

 

-No te entiendo.

 

-El problema es que no tengo quien me explique matemáticas. Esas estúpidas ecuaciones me van a volver loca.

 

En ese momento había llegado Franco.

 

-Hola chicas- dijo Franco dándole un mordisco a mi emparedado sin que me diera cuenta.

 

-¡Oye!-grité y lo golpeé con fuerza en su hombro.

 

-¡Auch! Pegas muy fuerte- sobo su hombro- Pero no importa valió la pena ese golpe, ese emparedado está muy bueno- no pude evitar reírme, así es él, siempre robándome la comida pero se las voy a cobrar.

 

Débora no había respondido a su saludo y Franco se dio cuenta de su estado.

 

-¿Qué pasa contigo? ¿Te ha dejado De Lucas?- dijo Franco burlándose.

 

Débora al escuchar ese comentario, le dio otro golpe en el hombro a Franco, Franco al recibir ese golpe casi llora.

 

-Hoy como que todo el mundo está en contra mía, si siguen así me van a llamar Rocky

2.0- dijo sobándose su hombro.

 

Ah, por cierto De Lucas fue el “Amigo Imaginario” de Débora cuando era niña, si es raro lo sé. Desde que Débora nos confesó sobre De Lucas, Franco no ha dejado de burlarse de la pobre Débora.

 

Y la verdad no le veo nada de malo que hubiera tenido un amigo imaginario, cuando se es niño es innumerable las cosas que podemos llegar a inventar o descubrir, pero todo esto lo dijo en forma buena, a veces llegamos a hacer cosas locas o peligrosas, pero todo lo hacemos para poder divertirnos.

 

-Déjala, el que haya tenido un amigo imaginario no tiene nada de malo- dije.

 

-¡Damas y caballeros por personas como ella, es que el shampoo tiene instrucciones!- dice. Franco burlándose de mí, lo fulminé con la mirada, pero por lo menos a Débora le sacó una gran carcajada.

 

-Tú tienes que romper todo lo bonito en un discurso emocional verdad- dije con el ceño un poco fruncido.

 

-Exacto bebe, sin mi todo lo bonito funcionaría, y tiene que haber alguien que lo rompa- dijo Franco comiendo de su emparedado- Dime Débora que es lo que tienes.

 

-Creo que voy a repetir una materia- dijo Débora jugando con su comida.

 

-¿Pero cómo así? Si tú eres como una friki – Débora, fulminó con la mirada a Franco.

 

-Matemáticas me trae loca, y si no apruebo los últimos exámenes repruebo la materia.

 

-¿Y le dijiste a tus padres?- pregunté a Débora.

 

-No, hoy fue que el profesor habló conmigo, y estoy un poco preocupada- contestó Débora con tono de tristeza.

 

-Tranquila, ellos de seguro te van a comprender- dijo Franco.

 

-Eso espero. Tengo que encontrar un tutor para que me explique matemáticas.

 

Rápidamente la mirada de Franco y Débora se juntaron y después la fijaron en mí con una gran sonrisa.

 

-¿Qué pasa? ¿Por qué me miran así?

 

-¡Tú puedes ser mi tutora!- gritó Débora a lo que me sobresalté- Claro, tú eres muy buena en matemáticas y me podrías ayudar.

 

-Cierto, Alejandra es una nerd en matemáticas-volteé los ojos al escuchar ese apodo- ¡Oh! Vamos tú la puedes ayudar.



Maria

#23358 en Novela romántica
#6619 en Thriller
#2833 en Suspenso

En el texto hay: traicion, amor a distancia, amoreterno

Editado: 12.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar