Solo tu tienes mi amor ©

Capitulo 5

ISABELLA

No puedo creer en el cambio que ha tomado mi vida desde que lo he encontrado de un sujeto que lo golpeaba, lo cual no he tenido la oportunidad de preguntarle... Ni siquiera he podido hablarle, Alejandro no se ha separado de mí en las horas que he estado en su casa o he sido yo la que no me animo acercarme a él. Desde que lo he visto ya no soy la misma, no me concentro en mi trabajo, mi mente parece quedar en blanco de tan solo recordarlo y esto es malo... Muy malo. El único que no se ha dado cuenta de ello es Alejandro, me pregunto como es que no lo hace, porque hasta mi hermana se ha dado cuenta.

Ya han pasado dos días de que lo he visto por primera vez y casi no he tenido noticias de su paradero. Olivia ha pasado el día en el departamento porque no tenía nada que hacer. Dice que Oscar no ha sido el mismo desde que perdieron a sus padres, al principio casi no se hablaba con ella, la ignoraba por completo mientras pasaba sus días entre la escuela y sus noches en los boliches. No fue hasta hace dos años después que ella se le planto frente a su hermano y le dijo lo que tenía que decirle... Se han vuelto mas cercanos que antes y estuvo a cargo de organizarle su fiesta de quince.

El teléfono comienza a sonar y en el segundo tono lo descuelgo. Un accidente está colapsando el transito a unas cuadras de aquí y un hombre ayuda al herido del vehículo. Cuando corto la llamada escucho la sirena de la ambulancia que pasa en frente de la entrada a toda velocidad. Le pido a Agostina y a Farias que me acompañen hasta el lugar del hecho. Una vez que estamos en el lugar, el transito está detenido sin inspector que controle la situación, por lo que las bocinas hacen eco del ambiente.

- Ustedes hagan que los vehículos salgan de esto.- ellos asienten y se retiran corriendo a la punta del colapso.

Por mi parte, trato de encontrar testigos para tomar datos de los que ha ocurrido. Después de media hora de escucharlos, uno de los vehículos ha perdido el control y ha terminado llevándose por delante al otro que estaba estacionado. Camino hacia el Fiat Uno... Mis colegas se encargan de hacer su trabajo y con los datos que he tomado, están en lo cierto. La aguja del velocímetro llega a 150 km/h y el pedal de velocidad ha quedado hasta el fondo. Por lo general cosas así en un vehículo nunca pasa... De que no tenga freno es el más común, pero que el de velocidad falle, nunca pasa.

- Muchachos... Disculpen que lo moleste en su trabajo, ¿Se han dado cuenta que el vehículo aún tiene frenos?- pregunto con el ceño fruncido.

- Pero es de la única forma que el mismo ha podido colisionar...- me contesta el que está a cargo y su rostro lo desconozco.

- ¿Eres nuevo?- éste asiente y estrecho mi mano- Subcomisario Dottavio. El pedal de la velocidad se ha trabado hasta el fondo y no suele pasar accidentes de este tipo.- señalo lo mencionado.

- Fabián Godoy y muchas gracias por el dato... ¡Muchachos, aquí!- dos hombres de avanzada edad se acercan- Esto no ha sido accidental, si pueden abran el capot y vean que es lo que trabado el pedal de la velocidad. De nuevo, gracias suboficial.- asiento y me retiro para que sigan con su trabajo.

Recorro el lugar, el transito comienza a normalizarse y suspiro al ver que todas la personas que estaban viendo lo ocurrido han desaparecido. El herido aún no ha sido trasladado y a su lado se encuentran un medico, los camilleros y un hombre cabello rubio de traje gris que está asistiendo al mismo. Camino hacia allí para preguntar si necesitan que los ayude, pero me sorprendo a ver a Oscar tratando de despertar al herido que esta inconsciente.

- Deberías buscar su celular.- le digo y levanta su vista mirándome asustado- Lo mejor sería llamar algún familiar.- le sonrío acercándome a su lado- Eres la persona que lo ha asistido...

- Tenía que ir a una reunión en la empresa y el accidente ha ocurrido frente a mí.- se encoge de hombros mirándome a los ojos- ¿Cómo estás, Isabella?- desvía su vista al herido.

- Trabajando,- señalo mi uniforme- he llegado hasta aquí con Agostina y otro cabo.- reviso sus bolsillos hasta encontrar el celular- ¿A dónde lo llevarán?- le pregunto al medico.

- Al más cercano de aquí, su situación es delicada. Es de suma urgencia que llame a un familiar, necesitamos sus datos y que este al tanto.- asiento alejándome de ellos y busco un número de contacto.

Pude comunicarme con su pareja, averiguando que el nombre del herido es Jonathan Monzon y le he dicho que el mismo ha sufrido un accidente por lo que se ha quedado en shock y me agradeció por avisarle. Su angustia me ha pasado a mí... Solo espero que no le haya pasado nada malo y su vida no este en riesgo.

La ambulancia desaparece a mi vista al igual que las patrullas forenses y el transito ha vuelto a la normalidad. Siento que me observan a mi espalda, miro en esa dirección encontrándome al oficial que lo había ayudado y camina hacia aquí. Ahora que lo veo de otra manera, es un hombre que no pasa los veinticinco años y es muy joven para que este sobre personas con mucha experiencia en estos casos.

- Te agradezco de nuevo por su cooperación, casi entregábamos el informe del accidente ocasionado por el vehículo sin frenos.- se ubica a mi lado con sus manos en los bolsillos.

- ¿Cómo es que pueden ocurrir accidentes por este problema? No creo que las fallas de éstos sean de fabrica...- suspiro en lo grave que pudo ser si los dueños del otro vehículo estuviesen dentro.



mdelmeza

#3248 en Novela romántica
#815 en Chick lit

En el texto hay: policias, amor de infancia, huerfanos

Editado: 30.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar