Somos Arte [03]

Capítulo 5

"Si vivir es soñar, hagamos el bien soñando"

  —Amado Nervo. 

  🌸🌸🌸  

Neal.

La forma que Melanie está temblando me dan ganas de matar al imbécil que estuvo acosándola. Su respiración es agitada, y sus uñas se clavan en mi brazo. Parece a punto de desmayarse, y sigo preguntándome por qué circunstancias ha pasado para ser de esta forma.

Es como una muñeca de porcelana que se romperá en cualquier momento. El tipo de chica que necesita ser cuidada, y tratada con delicadeza.

—¿Sabe que este tipo de conducta están prohibidas en la universidad? —mascullo, manteniendo a Melanie detrás de mí —. Usted podría ser suspendido e incluso expulsado.

El cobarde me mira con una mueca burlona, sin verse afectado por mis amenazas.

—Sólo estábamos hablando —Se justifica con una risa —. Además, profesor, usted no tiene idea de quién soy.

Mantengo mi rostro inexpresivo. No tengo idea quién es este idiota, pero si dice una estupidez más voy a moler su cara a golpes. ¿Desde cuándo hablar implica tocar a una mujer en contra de su voluntad? Pude ver el miedo en los ojos de Melanie. Ella no estaba a gusto.

—No me interesa saber quién es —espeto en tono frío —. Recuerde que esta es una universidad seria, y su conducta no es la correcta.

Melanie contiene el aliento ante mis palabras, y justo en ese momento su padre decide hacer acto de presencia. Parece preocupado a medida que se acerca. Esta es la segunda vez que demora en llegar. ¿Por qué sigue haciéndolo si sabe que su hija tiene bastantes inseguridades?

—Lo siento —Se disculpa —. El tráfico es excesivo, pero ya estoy aquí. ¿Qué ha pasado?

El acosador no pierde tiempo para huir, y mi mandíbula se tensa. Melanie se abalanza a los brazos de su padre, y él acaricia su cabello rubio. Los estudiantes apartan la mirada al notar mi molestia, y hacen de cuenta que nada ha ocurrida.

—Una vez más ha llegado tarde, señor Novak —sonrío sin humor —. ¿Sabía que su hija es acosada por un estudiante?

La expresión en su rostro se oscurece, y mira a Melanie.

—¿Qué?

—No es nada... —Melanie intenta explicar, pero la interrumpe.

—Hace aproximadamente cinco minutos encontré a un alumno sobre ella —espeto, cruzándome de brazos —. Su hija no estaba a gusto.

Aparta a Melanie, y la observa con atención.

—¿A quién debo matar? —gruñe —. ¿Desde cuándo está sucediendo, y por qué no me lo has dicho?

—¡Porque son mis problemas! —chilla Melanie —. ¡Quería resolverlo por mí misma!

—Tu forma de resolverlos no era la correcta —digo.

Sus labios tiemblan, y ajusta la correa de su mochila.

—Es mi vida, profesor, y le agradecería que no interfiera —Sus palabras me toman por sorpresa, y luego se aleja hecha una furia.

Me quedo en silencio, y observo con atención a su padre. Se pasa la mano por el pelo, y niega.

—Estoy en deuda con usted —dice —. Lamento mucho lo ocurrido, y le agradezco el interés que tiene en mi hija.

—Cualquiera haría lo mismo en mi lugar.

Enarca una ceja oscura.

—Se siente atraído hacia ella, eso es más que evidente —masculla, y me tenso —. Solo le advertiré una cosa; Melanie está fuera de sus límites. Mantenga sus distancias, profesor.

Ahora es su turno de darme la espalda, y en ningún momento mira atrás. Aprieto mis manos en puños, y suelto el aliento que estaba conteniendo. ¿Por qué actúa como si fuera a lastimarla? Lo único que quiero es ayudarla, y enseñarle cosas sobre el arte que ella amará conocer.

Melanie me gusta, y estoy tan curioso de saber que le ha sucedido para ser así. Quiero descubrir que oculta esa alma que luce tan rota, y tímida. Quiero conocer sus miedos, y todos sus gustos. Quiero ayudarle en todos los aspectos, y no cambiaré de idea. Ni siquiera por las amenazas de su padre. Sólo me alejaré si ella me lo pide, aunque dudo que lo haga.

🌸🌸🌸

Observo el cuerpo desnudo de Giovanna. Es una clásica belleza italiana con el cabello oscuro, y piel morena. Sus ojos son marrones, y sus pechos absoluta perfección. Cualquier hombre se habría vuelto loco por estar en la misma habitación que ella, pero he aprendido a ser profesional. No me provoca excitación. Más bien, sólo fascinación por terminar su pintura.

Me aseguro de que sus curvas resalten en la imagen, y utilizo el lienzo para las sombras. Giovanna está mordiendo sus labios rojos, y sonríe. No me pasa desapercibido la forma que roza sus pechos con los dedos para provocarme.

—Según me han dicho, eres maestro en una universidad —Su voz es sensual, y se pone cómoda en el sofá —. ¿Maestro de arte...?

—Historia del arte, y dibujo —La interrumpo y solo me concentro en el dibujo.



Jessica Rivas

#103 en Joven Adulto
#682 en Novela romántica

En el texto hay: romance, amor, dolor

Editado: 26.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar