Somos Arte [03]

Capítulo 6

"En la vida se pierde más por miedo que por intentar"

🌸🌸🌸

Neal.

Me despierto por el sonido de la alarma molestando mis oídos. Bostezo, y froto mis ojos. Hoy tengo muchas cosas qué hacer. Terminar la pintura de Giovanna, y empezar las clases con Melanie. Ese último pensamiento me hace sonreír, y me sirve como motivación para empezar el día. Poniéndome de pie, cojo mi bóxer del suelo para ponérmelo. Siempre me he sentido más cómodo durmiendo desnudo, y mamá procura no entrar a mi habitación estas horas debido a eso.

Escucho el sonido de su voz mientras canta, y niego con la cabeza. Me pregunto qué haría sin mi madre. Es todo lo que tengo, y procuro recordarle cuán importante es todos los días. Con papá fuera de nuestras vidas, todo ha sido mejor.

¿Y cómo no? Era un narcotraficante, y sus socios pronto empezaron a aparecer en la puerta de nuestra casa reclamando dinero que él debía. No era un buen padre, tampoco el peor. Estaba metido en cosas que ponía en peligro a su familia, y mamá decidió que lo mejor era alejarnos de él.

No he visto a papá desde que tengo doce años.

Termino de darme una ducha, y lavar mis dientes para unirme con mamá en la cocina. Cuando me ve entrar, me da los buenos días besando mis mejillas.

—Te ves de buen humor hoy —comenta, y deja un plato con panqueques frente a mí. Luego me sirve una taza de café.

Mi estómago gruñe con anticipación, y le doy una mordida a mi panqueque. Mamá es tan buena en la cocina.

—La chica de quién te hablé aceptó que sea su maestro particular de arte —digo sonriendo —. ¿No es motivo para estar de buen humor?

Mamá me devuelve la sonrisa, y se sienta a mi lado en el taburete.

—Me alegra verte emocionado. No he visto esa sonrisa en tu rostro desde hace mucho tiempo.

Me paso la mano por el cabello húmedo.

—Ella no es el tipo de chicas que he frecuentado. A pesar de tener dieciocho es dulce, y tímida. Me siento atraído por su inocencia —Hago una pausa para beber mi café —. Es como un enigma para mí, y quiero descubrirla.

—Pensé que no te involucrabas con alumnas —Mamá se burla, y me encojo de hombros.

—El profesor Wilson lo más probable es que vuelva pronto. No violaré ninguna política de la universidad. Además, sé que le agrado a la madre de Melanie.

Su padre en cambio parecía querer matarme cuando me vio por primera vez. Es muy protector con Melanie, y no puedo culparlo. Ella es indefensa, y cualquier idiota como ese alumno puede lastimarla. Aunque me ofende que tenga el mismo concepto de mí.

—¿Has conocido a su madre? Melanie es un nombre hermoso.

—Sí, es una mujer hermosa, y agradable —Miro la hora en mi reloj —. Si Giovanna viene, dile que hoy no podré seguir con su pintura. Tal vez mañana.

—Este sábado tienes una exposición —Me recuerda —. He invitado a algunas amigas, espero que no te moleste.

Me acerco a ella, y beso sus mejillas.

—Mamá, nada de ti me molesta —sonrío —. Te quiero.

—¡Ten un buen día, cariño! —Me grita cuando abandono la casa.

Subo a mi auto, y pongo la llamada en voz alta cuando mi celular suena. Ruedo los ojos al ver que se trata de Dylan.

—Hola, ¿tengo el honor de hablar con mi mejor amigo? —pregunta —. Me tienes abandonado.

—Estoy ocupado trabajando —Le recuerdo —. No soy como tú que vive de fiestas.

Escucho su risa.

—La vida es muy corta, hombre y yo la disfruto cada segundo. He leído en un artículo que este sábado es tu exposición. ¿Por qué demonios no me has dicho nada?

Dylan siempre tan dramático. Es un buen chico, y mi mejor amigo, pero a veces me gustaría golpearlo. Para él no hay nada más importante que las mujeres, y las fiestas. Ha ganado mucho dinero los últimos años con la venta de sus cuadros, y se encarga de gastarlo en cosas sin importancia.

—¿Quizás porque estabas muy ocupado follando o bebiendo? —Suelto —. Tú, y yo sabemos que mi vida no te importa. Olvida el drama.

Hace un sonido de dolor, y vuelvo a rodar los ojos.

—Deberías conseguir novia para que te baje ese mal humor.

—¿Qué quieres, Dylan? —inquiero, y detengo el auto cuando el semáforo queda en rojo.

—Invitarte este sábado a una fiesta después de tu exposición. Trabajas demasiado.

—Soy feliz con mi trabajo —mascullo —. Aunque lo pensaré, ¿algo más?

—Sí... —Ni siquiera le doy tiempo a hablar, porque cuelgo.

No estoy interesado en llevar ese estilo de vida. Soy feliz con un lienzo, y una hoja. No puedo pedir nada más. Bueno, la compañía de Melanie Novak no estaría de más.

🌸🌸🌸

Melanie.

Me siento ansiosa, y demasiado nerviosa. Bella aún no ha salido de la oficina del director, y me pregunto que estarán diciendo. Espero que al menos cambien de horario a Brody, así estaré en paz. Sigo insistiendo en que mi suerte es una completa mierda.



Jessica Rivas

#100 en Joven Adulto
#612 en Novela romántica

En el texto hay: romance, amor, dolor

Editado: 26.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar