Somos Arte [03]

Capítulo 20

«El amor no se trata de encontrar a la persona perfecta. Es darse cuenta que una persona imperfecta puede hacer que tu vida sea perfecta»

🌸🌸🌸

Neal.

Me froto la cara cuando el sol se asoma a través de las persianas, quemando la habitación con sus rayos. El cuerpo junto a mí se mueve ligeramente y sonrío. Miro a Melanie, acurrucada de costado y espaldas hacia mí. Tuve que fingir que seguía dormido cada vez que murmuraba incoherencias en sus sueños.

Algo la está desgarrando por dentro y debo ayudarla. Aún recuerdo la forma que le suplicó a Brody que se detenga y eso me puso furioso. Se veía tan asustada. Prometí protegerla y no permitiré que nadie la lastime nuevamente. Tendrán que pasar sobre mi cadáver.

Me acerco a ella y paso el brazo alrededor de su cintura. Su olor, su tacto, y el sonido de su respiración, cualquier cosa que venga de Melanie me vuelve loco. Es una chica sensible, pero valiente. Se enfrentó a ese psicópata sin pensarlo ni un segundo.

Es absolutamente adorable. Me llevaría una eternidad explicar lo asombrosa que es Melanie Novak.

—¿Neal?

—¿Uhm? —digo, aún aferrado a ella.

—¿Qué hora es?

—No tengo idea, cielo.

Deja escapar un gemido y se voltea para mirarme mejor. Es hermosa incluso con el cabello enmarañado y ojos somnolientos.

—Debería irme a casa —musita.

Me aferro a su cuerpo y Melanie se estremece. Beso ligeramente a lo largo de su hombro y por el lado de su cuello. Beso la piel bajo su oreja y aspiro el aroma de su cabello. No sé cuándo volveré a tener este privilegio de compartir la misma cama que ella y debo aprovechar.

—Quédate un poco más —suplico.

—N-no puedo.

—¿Por qué no? —pregunto y aparto el cabello que cae sobre su rostro —. Estás conmigo y nada malo podría pasarte.

Acaricia mi mejilla y me sonríe.

—Caleb y Bella deben estar preocupados por mí.

—Llámalos y diles que estamos juntos.

Se sonroja.

—No creo que sea lo correcto, Neal.

Suspiro y miro fijamente el techo.

—Cuando siento que estoy acercándome tú me alejas —Le digo un poco decepcionado —. ¿Te estás arrepintiendo de pasar la noche conmigo?

Jadea.

—Claro que no —responde —. Eres perfecto, y no me arrepiento de nada cuando se trata de estar contigo.

—Sé que tienes muchos problemas encima, pero me gustaría que empieces a confiar en mí. No me alejes como lo hiciste la última vez, Melanie. Suelo hacerme ideas estúpidas en la cabeza sobre ti no queriendo estar conmigo.

Me toma por sorpresa cuando se sienta a horcajadas sobre mi cuerpo y apoya ambas manos sobre mi pecho. Mi corazón —ese pequeño órgano —, explota dentro de mí.

—Eres la única persona con quién siento este tipo de confianza —dice con la voz temblorosa —. Mis inseguridades desaparecen cada vez que estamos juntos y amo esa sensación. Olvido mi horrible pasado y no le temo a nada. Hablaba en serio cuando dije que me importas, Neal. ¿No me crees?

—Lo siento —susurro cuando veo el dolor en su rostro—. Por supuesto que te creo. Estoy actuando como un idiota ahora mismo.

—Yo... quiero descubrir muchas cosas —Me mira con una pequeña sonrisa —. Y quiero que tú seas una de las personas que me enseñe.

Le devuelvo la sonrisa.

—Estaré encantado de enseñarte todo lo que desees. Prometo ser un gran maestro.

Me da un beso corto y se aparta de mi cuerpo.

—Tengo que ir a casa —masculla, arrojando las mantas fuera de sus piernas para salir de la cama —. Mis padres están preocupados.

—Tal vez esa mujer les dijo que estamos juntos.

—Quiero saber qué ha pasado con Brody, y los vídeos —dice —. Espero que ya no vuelva a molestarme.

—¿Al menos puedo darte de comer antes de que te lleve a tu casa? —pregunto, levantándome para estar de pie detrás de ella y poner su espalda contra mi pecho. Melanie asiente y agacha la cabeza. Parece muy nerviosa con mi contacto.

—Está bien.

—Hey... —Le sonrío —. ¿Te sientes bien con esto?

—¿Qué? —balbucea.

—Esto —Señalo a ambos —. Me encanta tocarte y besarte. Además, tengo más planes para ti.

Me mira bastante nerviosa.

—¿Qué tipo de planes?

—Del tipo que te hacen la chica más feliz del mundo —respondo —. Quiero demostrarte que no todos somos idiotas como Brody.

Besa la comisura de mi boca.

—Eso me ha quedado claro desde que nos conocimos.

Alguien toca la puerta.

—¿Neal? —pregunta mi madre —. Tienes visita.

Frunzo el ceño y comparto una mirada con Melanie.

—Dame un minuto, mamá.

Escucho el ruido que hace sus zapatos cuando se aleja y me acerco al armario para buscar ropa decente. ¿Quién viene a molestar tan temprano? Espero que no sea la intensa de Giovanna porque conocerá lo peor de mí. Karissa me ha dicho que esa víbora le mintió a Melanie sobre nosotros teniendo relaciones y eso me molesta.



Jessica Rivas

#108 en Joven Adulto
#680 en Novela romántica

En el texto hay: romance, amor, dolor

Editado: 26.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar