Somos leyendas de sangre

capitulo 25


Después de cumplir lo que le dije a Genes sobre el pobre perro todo quedo en calma, una total y preocupante calma. ¿Nunca han notado que cuando hay algo tranquilo siempre pasa algo que lo cambia y deja el caos a su paso? Pues da la impresión de que eso va a pasar. Para que entiendan con más claridad, Genes, Irgo, As, Aura y el perro están jugando por ahí corriendo de un lado para otro, sí, As cuando no trabaja tiene la misma locura que Genes e Irgo y el resto de los Z están ocupados haciendo Deus sabe qué.

Bueno, mientras tanto a esperar que esa suceso suceda. Me duele la cabeza desde hace un rato y aun no sé la razón del por qué me duele. Siento que alguien me agarra por la cintura y sé muy bien quien es la única persona que tiene la confianza para hacer eso por lo que me recuesto en su hombro un rato a ver si estando quieta se me quita.

-¿Qué pasa, dulce?-

-nada, solo pensaba-

-puede saber en qué-

-si algo me gusta quedarme para mí misma son mis pensamientos neko, fue lo único que tuve en esos momentos de dolor-

-PERSEO- una voz que inunda mi cabeza me dice aquel nombre, Perseo. Conozco su leyenda, Meduza me la conto unas pares de miles de veces con el propósito que aprenda la versión que ella tiene pero la verdad es que no sé muy bien cuál es la versión que circula en la tierra.

-¿Por qué...?

Caprico.

-espera- se hace la loca y me ignora- Daniella-

-¿Cómo sabes mi nombre?-

-eso no importa angelita, lo importante es que me llevas ignorando desde hace un buen rato-

-y tú pareces psicópata siguiéndome-

-solo te vi caer antes y quería saber cómo estabas –

-fue un simple raspón que me gane por despistada y estoy bien, gracias, ahora te puedes ir por favor- dice poniendo las manos en modo jarra, sonrío, eso es algo que siempre me encanto de ella, su carácter. Siento pasos y me callo de inmediato, se supone que yo no hablo para los chicos por lo que seguiremos con eso por lo menos otros tres años más que son lo que llevamos juntos como equipo.

-buena, Capricornio, ¿esta bella dama te está molestando señor silencio?- siento como Sario pasa su brazo por alrededor de mis hombros.

-¡YO!, si es él quien me ha estado siguiendo por todo el maldito colegio-

-esa boquita, así que ahora eres un acosador- niego.

-¡Sí!-

-¿cómo? ¿Sí o no?-vuelvo a negar y ella vuelve a gritar que sí- bien, relajemos las pasiones, los vengo a invitar a los dos a comer afuera-

-¿Se puede salir?-

-vas a salir con dos dioses, claro que puedes salir y te aseguro que vas a estar más que protegida-

-bien-

-¿Tu qué dice señor silencio?- asiento.

.bueno, ve a alistarte chica- Daniella sale corriendo a toda velocidad. Cuando quedamos solos Sario saca su brazo de mis hombros y se pone frente a mí, mira por sobre mis hombros y me pregunta:

-¿es ella?- asiento, el junto con Pixis son los únicos que saben la historia que tengo hacia esa chica, junto con Cuario, casi me olvido de él- bien, esto es lo que haremos, vamos a salir los tres y en un momento determinado yo hare que me siento mal y me tengo que venir de urgencia para que Cuario me revise por si acaso, luego tu conversas con ella y ya se te tiene que ocurrir todo lo demás- sonrío y digo que sí con la cabeza, me gusta la idea.

Pixis.

¿Saben lo que es escuchar una desgarradora historia y no poder escuchar nada? ¿Saben que es que tu reina tuviera que hacer hablar a la chica que te tiene preocupado porque ella no quiere hablar contigo?

Me doy la onceava vuelta en la cama y tomo la decisión, de mañana no pasa que la hago hablar conmigo mostrándole a esa chica, Juliet que es como se llama, que yo soy diferente al idiota de su ex, que si bien la voy a obligar a hacer unas cosas que no hace que son como comer y divertirse con el resto de las chicas. Les narro la conversación para que sepan de que diablo fue lo que pasó:

-hola, querida-

-Diosa Ofiuco-

-estoy preocupada por ti- escucho como se sienta en la cama. Sí, yo estoy afuera y no puedo hacer más que adivinar cuáles son los movimientos que hacen.

-no tiene porque, yo estoy bien-

-no querida, no estás bien, no comes, te aíslas, las chicas dices que apenas duermes entre otras cosas, claro que me debo de preocupar por ti-

-usted es la Diosa del Inframundo, por favor preocúpese de sus súbditos infernales-

-no querida, desde que murieron todos los Z quede como Diosa Suprema, es decir, soy más poderosa que el antiguo Zeus, aunque no me creas todos estos Dioses que son los Z están aquí simplemente porque yo los dejo vivir porque sin mi ellos no existirían- en eso tiene razón a excepción de que Leo no murió por lo cual sigue siendo el Dios de los cielos en toda su regla, no como Cuario y Bra que simplemente siguen con el título de Dios porque está loca los deja, pero al estar casados Leo y Ofiuco esta pasa a ser Diosa de los cielos también– por lo cual si me interesa y mucho –

-bueno, le pido que como Diosa respete mi silencio-

-y te obligo como Diosa a decirme que es lo que te pasa-



Hanna

#2657 en Ciencia ficción
#10890 en Fantasía
#4832 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: peleas, leo y ofiuco

Editado: 23.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar