Somos leyendas de sangre

capitulo 37

Pixis.

Cuando volví del Olimpo para hacer la comida me topo con Vangelise y los guardias de arriba, los tres guardias que habían bajado a la tierra estaban arrodillados a disposición de lo que dijera la chica.

- yo también tengo esa misma duda- dice Ofiuco apareciendo a mi lado, donde estábamos en el subterráneo era más fácil para ella aparecer.

- Agradezco lo que hicieron por mí, ahora saber que vive como un mundano el idiota de mi ex me reconforta de cierta manera, pero no voy a aceptar su ofrecimiento-

- ¿Cual ofrecimiento?- intervengo yo.

- Quieren que me una a la guardia Olímpica, como disculpa de lo que hizo ese idiota y para ser la primera mujer en la historia que lo haga-

- Yo lo haría- una voz nos hace poner a todos en guardia menos a Ofiuco que solo se cruza de brazos.

- ¿Qué haces aquí, abuelo?- ¿Abuelo? ¡Qué mierda!

- Solo traje noticias-

- Habla de una vez-

- Les quedan cinco días para la batalla-

- ¿Quién eres tú?- como ya se acerca la hora de comida, baja Caner a ver que puede picotear un rato y al toparse con el anciano, abre los ojos de manera estratosférica.

- Cronos- susurra, no puede ser.

- Así es, les presento a mi abuelo, Cronos-

- Bueno, bueno, este viejo se va a donde le corresponde para no armar la tercera guerra mundial humana – sin más se va, como si nada haya pasado, como si uno de los seres más peligrosos de este universo no hubiera hecho nada, que de hecho tiro la bomba y se fue.

- Guardias, váyanse, Z y Dark en media hora nos juntamos en biblioteca para ver que vamos a hacer ahora- ambos Z presentes asentimos, Caner se fue corriendo, imagino que a avisarles a los demás sobre lo recién dicho. Nos quedamos solos con Vangelise, ella se acerca tímida a mí.

- gracias, señor Pixis, los guardias me contaron lo que hiciste por mí, muchas gracias-

- no me gustan las injusticias, solo por eso lo hice-

- aun así, gracias-

- de nada, pequeña-

Caner.

Un humo negro aparece delante de mí y se forma en la loca de mi hermana.

- Me costo alcanzarte- dice jadeando.

- perdón, pero estoy apurado- intento sobrepasarla pero me agarra del brazo y me voltea.

- no me importa donde vayas, pero creo que vas al lado contrario-

- a que te refieres-

- Gema no está jugando handball con las demás, esta con Leo, ya que ese idiota dio la orden de que las chicas se durmieran arriba con los Z que le corresponde a cada una y las que aún no están emparejadas, duerman con quien Genes les asignen, menos ella-

- ¿por qué ella no?

- porque por mucho que tu lobo la ame, tú la detestas-

- eso es...-

- puede que me equivoque, pero hasta estar seguro de que no atentaras contra su vida, ella dormirá en la habitación de Leo, por lo menos esta noche-

- ¿por qué solo esta noche?-

- pasado mañana llega Graco a quedarse a dormir en la habitación de Leo, por orden mía, junto con Tara, por lo que más te vale, calmar ese instinto asesino antes del miércoles, porque tenemos los días contados para la batalla, tú mismo lo escuchaste- asiento y caminando se marcha.

Sigo caminado en dirección donde están el gran número de chicas, tengo que comprobar que no está ahí.

Al llegar veo a Cuario con Corpion conversando, me siento al lado de ellos y simplemente escucho mientras observo. Gema no está.

- ¿Para qué nos llamó Ofiuco, Caner?- miro por primera vez a los chicos desde que llegue, Cuario pregunta.

- ¿ya se enteraron?-

- nos avisó de manera veloz y luego desapareció a Deus sabe dónde- muevo mi cabeza de arriba abajo comprendiendo. Como es de esperarse, Cuario será el que hable

- tengo una vaga idea, espero estar equivocado-

- ¡habla de una vez, hombre!- me grita Corpion.

- guerra chicos, simplemente guerra- y diciendo eso me voy.

Taro.

- Anda, anda, no seas malo- me dice Euridice.

- Déjame de una vez mujer-

- No, hasta que me digas que me vas a prestar "las guerras del sol"-

- Te dije que no lo tengo, ese libro lo tiene Bra- y por fin para de zamarrearme. Me voltee a verla y vi que tenía los ojos llorosos, debe de ser una broma.

- Y ahora, ¿Por qué lloras?-

- Porque sos un mentiroso, te vi ese libro en tu repisa, sabes que me encanta la fantasía y aun así no me lo quieres prestar, a una chica lectora no se le niega un libro-

- Que no tengo ese libro-

- Sí lo tienes-

- Que no-

- Que si-

- Sí-

- No-

- Sí-

- No-

- Ya vale, si no me lo quieres prestar me voy- y sale pegando un portazo indignada. Yo no tengo ese libro, el libro era de Bra y se lo pedí prestado por eso lo tenía. Tenía, tiempo pasado, se lo devolví a penas lo termine y ella me lo vino a pedir dos días después por lo que es imposible que lo tenga ¿me creen, no? Porque les estoy contando la verdad.



Hanna

#2637 en Ciencia ficción
#10738 en Fantasía
#4763 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: peleas, leo y ofiuco

Editado: 23.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar