¡¿soy una princesa?!

Capítulo 3

Pisadas se escuchan por todos lados, lentamente abro los ojos encontrando un panorama muy diferente al que he tenido en los últimos años. «Nada fue un sueño» pienso a la vez que me siento sobre la cama. Volteo hacia uno de los costados en donde Lili se hallaba dormida, acción que fue interrumpida al sentir todo el movimiento que había dentro de mi habitación por dos personas.

—Buenos día Alteza y señorita Lili. ¿Cómo han amanecido? —pregunta la chica que ayer nos guió por el palacio a la vez que levanta los cojines que se encontraba esparcidos en el piso.

—Bien gracias —contestamos ambas al mismo tiempo

—Les repararemos el baño enseguida Alteza, señorita Lili de usted se hará cargo Aida en la habitación de al lado para no gastar más tiempo del que no disponen —dice amablemente, tratando de apresurar las cosas.

—Gracias —agradezco.

Lili y yo salimos de la cama sin perder más tiempo. Rápidamente trato de organizar mis pensamientos e ideas para tener algo más claro de lo que está ocurriendo.

—Vamos Aida, ahorita te veo Sophie —Lili toma unas cosas de su bolso y luego sale junto a Aida. Me sorprende la actitud de Lili con respecto a todo esto; es tan... relajada.

—Bien Alteza, comencemos —se dirige al baño. Yo por mi parte solo la sigo esperando su siguiente acción.

Una vez termina el pequeño momento en el que puedo relajarme por unos segundos salgo del baño con mi bata puesta. Vanessa, la chica de ayer, ya se había retirado por lo que puedo ocuparme de mi misma al fin. Voy hacia el armario para tomar una polera de un color tinto, una falda en tonos cafés y un cárdigan de un color neutro junto con unos zapatos estilo Oxford.

La puerta de mi habitación es abierta por Lili que ya se encontraba lista a diferencia de mí que me encontraba cepillando mi cabello. Ambas tenemos estilos notoriamente diferentes; lo mio se guía más por un estilo vintage y el de ella por algo más moderno.

Termino con mi cabello. Tomo la mochila que contiene mis útiles escolares para después ambas salir de la habitación hacia el corredor; justo donde Erick se encontraba vistiendo... ¿Un esmoquin?

—No irás así al Instituto ¿O sí? —pregunto sarcásticamente. Aun así puede reflejarse la seriedad en mi pregunta, por otro lado Lili intenta no reír.

—Si ¿Por qué? ¿Hay algo de malo? —alza una ceja.

Trato de encontrar cualquier indicio de que esto es una broma de su parte para hacer que toda esta nueva experiencia sea más cómoda, pero no es así, realmente él planea irse vestido así al colegio.

—¡Si! Todo en general. Uno se viste con ropa casual para asistir a clases, no como si fueras a una gala —replica Lili y Erick asiente.

—Bien ya vuelvo —contesta para dar media vuelta entrando de nuevo a su habitación.

Pocos minutos después se puede presenciar a Erick saliendo de su habitación vistiendo con un par de jeans, una polera básica gris y una chaqueta de cuero negro que dejó abierta junto con unos Vans blancos. A pesar de no llevar los pantalones formales y una camiseta abotonada como el día de ayer su apariencia deja muy poco que decir

—¿Mejor? —pregunta frunciendo las cejas.

La mueca en su cara afirma que no está seguro de lo que lleva puesto a pesar de lucir realmente bien para un segundo intento; técnicamente le estamos evitando un primer mal día de clases.

—En definitiva —asegura Lili.

—Hay que irnos o llegaremos tarde —comento. La mirada de Erick se torna confusa como la de hace unos momentos—. ¿Qué sucede?

—El desayuno…

—Comerás algo en la cafetería, es tarde —interrumpo.

Sin más Lili empieza a avanzar y yo jalo a Erick de la mano durante todo el trayecto hasta la salida del palacio. Subimos al auto y este se puso en marcha rápidamente. Me giro hacia la ventana tratando de idear respuestas ante cualquier pregunta que puedan hacerme al llegar, pero estas se esfuman al recordar que nadie sabe de esto aún.

Suelto todo el aire que contuve involuntariamente durante todo el trayecto al ver que estamos a pocas cuadras de llegar. Alejo cualquier pensamiento que altere mis nervios, lamentablemente no lo logro del todo.

—Lili y yo nos bajamos una cuadra antes, no sería conveniente que me miren llegar en limusina y con el Príncipe del reino vecino —declaro.

Erick le indica después al chófer que se detenga ante mi petición; él se estaciona como Erick ordena y Lili y yo nos bajamos para caminar lo que resta hacia el instituto.

—Sophie, me odiaras por esto pero… ¡ahí está Bill! —chilla Lili.

Dirijo mi mirada hacia donde está la de Lili logrando visualizar al mismo chico que ayer se acercó a ella.

—Solo ve y háblale, es una buena… —me veo interrumpida por la ausencia de Lili quien ahora se encuentra con “su chico”.

Empiezo a caminar hacia la entrada del instituto sin quitar mi mirada de mi amiga quien mantiene una sonrisa.

Mi brazo es tomado de una manera brusca dejando de caminar al instante; volteo hacia la persona responsable por ese acto encontrándome con la mirada chispeante de Estella. Rápidamente me suelto de su agarre.



Juliet Valzua

#3819 en Novela romántica

En el texto hay: misterio, amistad, amor

Editado: 20.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar