Stellaris:el epítome del destino

Capítulo único: Stellaris

El cuerpo de aquel pobre individuo, no hacía otra cosa más que derramar su sangre a caudales. Sus asesinos, un hombre y una mujer descendientes de la raza de Adonis, se reían sin parar tras admirar la proeza hecha.

—Hermana Ada, ¿tú crees que podremos mantener este crimen a salvo? —preguntó con voz inquietante el varón. Su pelo mostaza yacía cubierto por el líquido rojizo.

—Claro querido hermano Niso, será pan comido. Ningún conocido podría sospechar que nosotros matamos a un tipo de la raza de Hades; de los peores existentes en el universo —contestó la mujer limpiándose su largo vestuario color magenta.

A continuación la pareja de hermanos se miró mutuamente, luego dieron un vistazo al cielo del día. El gran sol del planeta donde moraban todos aquellos humanos primigenios pertenecientes a la raza del dios Adonis; tenía por nombre Aidonesía, en realidad éste se trataba de la estrella que los humanos terrestres llaman Diadem; cuya ubicación según ellos es en la constelación de Coma Berenices o Cabellera de Berenice.

Sí se preguntan por cómo se llama el astro, dejaos que os diga que es Beleizeiva; una denominación puesta tras deformar al máximo la palabra bello o belleza. Los adonianos tenían buen tiempo habitándolo, se dice que la suprema identidad llamada Gran Ente les creo con su grandioso poder el planeta para ser habitado solo por ellos. También les creó su propia morada rocosa a incontables razas divinas ¿la razón?

Antes que pueda mencionarse, primero se toma en cuenta que hace muchos siglos atrás, los descendientes de las estirpes celestiales tenían por encargo proteger la armonía del planeta tierra e incluso la correspondiente a la parte fantástica del universo. Su creación data de las épocas cuando entre los mortales ya se idearon diversas formas de vidas y mitologías; exactamente se desconoce la fecha. En un principio estaban en paz, no existía ningún problema. Sin embargo, aquella fantasiosa armonía se destruyó por la ambición natural de querer ganar poder encima de los otros. Debido a tal cosa comenzaron las guerras entre descendientes, no había bando alguno, todos estaban contra todos, incluso los más "tranquilos"

Entre los de mayor crueldad se encontraban las genealogías de los siguientes dioses y diosas: Morrigham1 Xipe Totec2 Supay3 Pelé4 Kali5 Ares6 y Osiris7

Otro punto importante a mencionar viene siendo que cuando comenzaron las guerras, en la tierra habitada por los homínidos, existían mayores concentraciones de "homo celestialis" que de "homo sapiens sapiens" Por decir que varios del primer conjunto se unieron con el solo objetivo de oprimir y hacer esclavos al del segundo.

Ante tanto caos, el o la Gran Ente se enfureció a tal punto que deseó borrar la Tierra entera. En instancias finales, su furia se acalló por Maishklyle —una de sus veintitrés conciencias; en términos simples: ayudante celestial— le brindó una maravillosa idea: Dejar el planeta para los "normales" y crearles sus propias moradas a los "divinos" Al Gran Ente le pareció increíble idea la de su conciencia. Tanto fue su conmoción que en apenas tres días terrestres decidió llevarla a cabo.

Primero ideó los nuevos hogares en distintos puntos del universo, aunque la mayoría se encuentran dentro de las constelaciones de Escorpio, Ofiuco, Sagitario, Centauro, Orión y Cisne. Segundo, durmió a los habitantes de la tierra entera con la ayuda de unas esporas provenientes de todas las plantas somníferas del mundo. Cuando ya nadie estaba despierto, la suprema pidió colaboración de sus conciencias; quienes no asistieron al máximo. Dentre las que sí poseían tacto estaban: Maishklyle, Karuraida, Syvaksgloido y Orodomvelor. Por suerte de todos, apenas cuatro conciencias ayudadas por la máxima regente fueron los suficientes para enviar a incontables seres vivos a sus nuevos hogares.

Al acabar la "limpieza" El astro llamado Tierra quedó desprotegido de nuevo. Los humanos comunes y corrientes no bastaban; buena parte carecía de utilidad. Viendo el problema, la suprema se descontentó. Espió la actividad humana hasta lo llamado siglo I Después de Cristo8 Entonces se le ocurrió una magnífica idea: usar a los zodiacos como protectores. Muchas culturas poseían su propio zodiaco compuesto por cierto número de arquetipos humanos repartidos a lo largo del año por fechas. La divinidad no se quedaría sin aprovechar ese valioso elemento. Se puso manos al trabajo, y alrededor del mundo hizo nacer individuos con poderes similares a esos de los descendientes divinos, pero de personalidad más "sumisa" Las mujeres nacidas de aquel trabajo llevaban por apellido: Zodiac. En cambio los hombres portaban distintos. Tuvo que pasar muchos años para que las creaciones se conocieran, de hecho se recurrió a las "trampas divinas" preparadas por Karuraida y Orodomvelor.

El resultado de sus diversos encuentros dio origen a los signos zodiacales de los distintos horóscopos. Por ejemplo; Maddox Gheacraoi, originario del país llamado Déitheriseidd; junto a una muchacha rescatada por él una de sus expediciones marítimas, cuyo nombre Lajkia Zodiac cambiado a Gaela9 engendraron a signos del zodiaco celta lunar, quienes se les reconocía de los otros zodiacos por llevar de apellidos: Gheacraoi Zodiac. Ocurrieron distintas intercepciones entre los semi-celestiales por el planeta, de esa manera, con ritmo variado nacieron considerables encarnaciones de horóscopos. Cada parte se diferenciaba de la otra por sus apellidos. Como ejemplos tenemos: Los Gypsanic Zodiac (Zodiaco Gitano); Los Zulao Zodiac (Zodiaco Chino) o los Sultanallah Zodiac (Zodiaco Árabe)



Kalú Santa Cruz

#13670 en Fantasía
#5952 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: mitologia, zodiacos, seresdivinos

Editado: 16.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar