Tal para cual... y ellos también. [completa]

Capítulo 7 (Mara y Jonathan)

Mara:

 

Mi mañana, como todas desde hace casi tres años, fue movidita. Después de que se despertara Ian y le diera la teta, se despertó “tornado Pia” y como no podía ser de otra forma, la despertó a Luz.

Después de correr tras ellas toda la mañana, llega la hora de ir al jardín, así que los subo a los tres en el auto, cada uno en su sillita y nos vamos. ¡Tranquilidad, allá voy…! Si, sé que suena horrible, pero ya no me da el cuerpo para perseguir a esas dos sabandijas y atender a Ian.

Después de dejar a las mellis en el jardín, me voy con Ian a la empresa a visitar a papá, y de paso hablo con Carolina. Sé que me dijo que mi puesto me lo guardaba, pero quiero asegurarme que así es. No quiero hacerme ilusiones al divino botón…

No más entrar en el edificio las chicas de la recepción se me abalanzaron para ver a Ian…

—Hola… ¿Cómo estás? ¿Cómo está éste gordito hermoso? — me dice una de las chicas.

—Bien, gracias a Dios… —

— ¿Viniste a ver a Jony? — me pegunta una de ellas.

—Sí, ¿por? —

—Pregunto para anunciarte…—

—Me gustaría darle una sorpresa. ¿Puede ser? —

—Si, por supuesto. — me dice con una sonrisa.

—Bueno, nos vamos a saludar a papá… — digo como si hablara Ian.

—Vayan…—

Nos vamos a la oficina de Jonathan, con unas cuantas paradas para saludar a alguno de los chicos de mi equipo. Después de todo no me odiaban tanto…

Cuando llego a la oficina de Jony, golpeo la puerta y espero que me conteste.

—Si… —

Abriendo apenas la puerta, lo suficiente como para que pase mi mano, asomo la gorrita de Ian.

—Jodeme… — dice Jony mientras que escucho que se acerca para abrir la puerta.

— ¿Qué están haciendo acá? Hola hermoso… ¿Cómo dice que está? — le dice Jony a Ian mientras que lo agarra de mis brazos. —Hola hermosa… — me dice y luego me besa.

—Pasábamos por acá, vimos luz y entramos…— le contesto sonriéndole.

—Me encanto la sorpresa… ¿Vamos a saludar a todos? —le pregunta Jony a Ian.

—Vayan, yo me voy a saludar a Carolina…— le digo mientras que Jony se va con Ian dejándome sola en su oficina… Hay veces que no puedo creer lo baboso que se pone con los chicos. Salgo detrás de ellos y me dirijo a la oficina de Carolina.

Saludo a Andrea, que me pregunta por los chicos y sigo camino a la oficina de Carolina. Cuando llego, golpeo la puerta. Del otro lado se escucha que ladra un:

— ¿Quién es ahora? —

Asomo la cabeza, teniendo la posibilidad de perderla y le digo:

— ¿Llego en un mal momento? —

— ¡Hola, que milagro vos por acá! — me dice poniéndose de pie para saludarme. — ¿Los chicos? —

—Las nenas en el jardín e Ian con Jonathan, lo está mostrando por todos lados. En cualquier momento golpea la puerta. —

— ¡Qué bueno que hayas venido! Justo te iba a llamar, necesito hablar con vos. — me dice Carolina volviendo a su lugar detrás del escritorio. —Vení, sentate…—

Me siento en la silla que se encuentra frente a ella. Entonces Carolina me dice:

—Necesito que vuelvas a trabajar. Agarramos un nuevo proyecto y vos tenés que estar al frente. Sé que estas con licencia por maternidad, pero realmente necesito que estés al frente de… — me está diciendo Carolina cuando la interrumpo diciendo:

—Acepto. —

Carolina se me queda mirando y después de un momento me dice:

— ¿Así no más? ¿No voy a tener que suplicarte, ni vos me vas a decir que no podes por el bebé… ni nada de eso? —

—No Carolina, justamente venía a decirte que necesito volver a trabajar. Amo ser mamá, pero realmente necesito ser Mara de nuevo… Lo único que si te quiero pedir es que si por ahora puedo hacer medio jornada o por lo menos salir más temprano… —

—No se habla más… si queres podes trabajar hasta el mediodía y después seguís trabajando desde tu casa, cuando los chicos te dejen…—



MaCom

#1156 en Novela romántica
#383 en Otros
#118 en Humor

En el texto hay: comedia romantica, hijos, amor

Editado: 09.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar