Tal para cual... y ellos también. [completa]

Capítulo 8 (Gaby y Damian)

 

Gaby

 

Últimamente estoy siempre cansada, pero hoy particularmente me siento molida. Es como si me hubiese pasado por encima un camión, me juntaron y me volvió a atropellar…

—Hola bombón… — me dice Damian al oído mientras que me abraza desde atrás.

—Hola lindo…— le contesto apoyando mi cabeza en la suya.

— ¿Tenés para mucho? — me pregunta. Llevo más de dos horas corrigiendo unos trabajos que les mande a los chicos.

—Como faltar… me falta un montón. No se si llegue a la mitad. — le contesto con un tono cansado en la voz.

—Mañana lo seguís… Dale, venite a la camita con tu hombre… es todo cien por cien carne de exportación… — Me dice mientras que me acaricia los brazos y me besa el cuello. Me hace sonreír…

— ¿Pasaste por la farmacia? Ya no quedaban mas…— le digo y automáticamente se detiene.

—Te olvidaste… — afirmo y él no me contesta.

— ¿Sabes que? Sos cien por cien un salame de exportación… —

—No importa… me aseguro de no termin…— me está diciendo cuando lo interrumpo diciéndole:

—No va a pasar… ese se llama Facundo…—

—Pero esta vez te juro que no me va a pasar lo mismo. —

—No. No hay, te quedas con las ganas…—

—Dale un poquito nada más…—

Lo miro sobre mi hombro, es absolutamente hermoso. Muchas veces no puedo creer que un tipo como él me haya dado bola a mi… Pero una cosa no tiene nada que ver con la otra.

—No pasaste por la farmacia, no hay cartucho para el tiroteo… Sera mañana, si no es que te volves a olvidar…—

— ¿Y que me decís de Naara…? Ella es forro pinchado… fui a la farmacia y todo y se pincho…—

—Eso fue distinto… Aparte si no hay cartuchos no hay tiroteo y punto. Ahora dejame un rato mas así adelanto algo y me voy a dormir con mi hombre… cien por ciento salame de exportación…—

Damian se va a bañar no muy contento, pero que se le va a hacer… seguramente mañana no se olvida.

Una hora después salgo de bañarme, estoy realmente cansada, necesito dormir…

 

Me despierto a la mañana con el olor a café recién hecho y a tostadas… mi hombre se despertó con hambre.

Cuando entro en la cocina me lo encuentro en calzoncillos, de esos que le gusta a él, los que viene con leyendas. Estiro el ojo para ver cual se puso esta vez y no puedo evitar reírme, este dice:

“Fuera de servicio…”

Damian se da la vuelta para mirarme y me dice:

—Buen día… ¿se puede saber que es lo que te causa tanta gracia…? —

—Nada… Buen día. — le digo acercándome para darle un beso.

En la mesa están Facu, sentado en su sillita comiendo cereal con leche y Naara, en el bebesit jugando con uno de sus ositos. Es el cuadro perfecto…

— ¿En que te ayudo? — le pregunto abrazándolo por la cintura.

—Le iba a dar la mamadera a Naara…—

—Dale, me encargo yo. — le digo mientras que agarro la mamadera que esta en el microondas.

Mientras le estoy dando la mamadera le digo a Damian:

— ¿Te conté que ayer hable con las chicas? —

—No, ¿Cómo están esas dos? ¿Organizaron algo para el finde? —

—No, no salió el tema… Mara empieza a trabajar…—

—Ah… ¿y que dijo Jony? — me pregunta acercándose con las tostadas.

—No se… no nos dijo. ¿Por? —

—Él no quiere… su idea es que Mara se quede con los chicos…—

—Me parece que no va a poder ser… porque ya empieza el lunes… Es mas al chanchito lo va a poner en la guardería de mi colegio, va a ir con los nuestros…—

—Ah… — me dice Damian pensativo.

— ¿Te pasa algo? —



MaCom

#1926 en Novela romántica
#699 en Otros
#211 en Humor

En el texto hay: comedia romantica, hijos, amor

Editado: 09.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar