Tal para cual... y ellos también. [completa]

Capítulo 25 (Mara y Jonathan)

Jonathan

 

 

Me siento nervioso. Sumamente nervioso. Llego un rato antes a la empresa, necesito hablar con Carolina.

Como era de esperarse, ella ya está en la empresa. Ésta mujer no debe tener vida fuera de su trabajo.

Golpeo la puerta despacio y espero, puedo escuchar un rosario de puteadas dedicadas a cada una de las personas de mi entorno familiar…

— Adelante…— dice ya de mal humor. Creo que es en éste momento que tendría que salir corriendo y esperar un rato para volver. Pero soy macho y me la banco… Espero…

Abro la puerta despacito, como esperando que vuele algo para darme en la cabeza y entro:

—Buen día Carolina, ¿Cómo estás? ¿Podemos hablar un momento? —

—Jony… Hola. Decime. — me dice entre mal humorada y resignada.

—Mirá… no sé cómo decírtelo. Te va a parecer una estupidez y puede ser que realmente lo sea. Pero, no se…es lo primero que se ocurrió, o mejor dicho es lo único que se ocurrió…— le estoy tratando de decir cuando me interrumpe gritándome:

— ¡Jonathan! Por el amor a Dios, decime lo que sea que tenés que decir y andate, es muy temprano para escucharte con tu verborragia…—

—Está bien. Me pelee con Mara hace unos días, y la cague mal… Está enojada y para variar tiene razón. — Carolina me mira y sé que se está agarrando del sillón para no saltar por encima del escritorio y arrancarme la cabeza. Así que voy al grano — Contrate a una persona que ya había contratado hace un tiempo, para que me ayude a convencerla de que me perdone… el tema que esa persona es un stripper…— esta última palabra la digo varios tonos más bajo y tratando de dibujar una sonrisa en mi boca, que parece más que estoy estreñido.

A Carolina me mira y sé que no entiende nada.

—A ver Jony, es temprano y todavía no me tome y taza xxl de café. ¿Qué tiene que ver que te enojaste con Mara y con tu… ¿cómo lo digo?, forma pendeja de solucionar las cosas, conmigo? —

—Ese es el punto, que va a venir acá, a la oficina… —le contesto y juro que mentalmente me estoy atajando porque sé que me va a revolear algo.

Carolina hace una pausa, la deje pasmada… Se apoya en el respaldo de su sillón y me mira. Está muy pensativa… Y tengo miedo. Yo sigo delante de ella casi sin respirar.

—Te juro que no dejas de sorprenderme… Mira que pasan los años y cuando uno piensa que maduraste, zas…, venís con esto y realmente me dejas anonadada…— me dice con una calma escalofriante.

La miro. No sé exactamente que pensar… no sé si me quiere matar, si es que le da lástima Mara, o yo por ser un idiota… No sé siquiera si tengo que respirar. Después de unos segundos se apoya sobre el escritorio y mirándome con resignación me dice:

—Está bien… no hagas demasiado quilombo. Y por favor que no se pasee en pelotas por la empresa. ¡Ah! Si Mara se enoja que te mate sin que haya sangre…—

Quiero abrazarla y besarla. Pero me quedo con las ganas, si doy un paso hacia ella, sé que me va a arrancar la cabeza.

—Gracias Carolina. Te debo una…— le digo más que emocionado.

—Andate antes de que me arrepienta…— me dice y no sé si dice algo más, salgo corriendo de su oficina.

 

La mañana como era de esperarse pasa lenta. Cuando creo que me voy a volver loco, me suena el celular:

—Hola. —

—Hola ¿Jonathan? —

—Hola. Ahí bajo…— le digo antes de cortarle.

Creo que nunca baje tan rápido en todo este tiempo que llevo trabajando acá. Cuando salgo a la vereda, lo veo… parado con esa pose de “si, sé que estoy bueno…” apoyado en un árbol, está Bruno. ¿Se acuerdan cuando era más estúpido de lo que soy ahora, y contrate a un stripper para joder a Mara? Ese día sí que fue una verdadera pesadilla… diría que el peor día de mi vida. Bueno, acá está de nuevo. Esta vez para ayudarme para que Mara me perdone por seguir siendo un estúpido.

—Hola Bruno, ¿Cómo estas tanto tiempo? Estas más… musculoso. — le digo destilando envidia.

— Hola Jonathan. Yo muy bien, con nuevos proyectos… — me está contando, pero no tengo tiempo para hace sociales, Mara en cualquier momento va a llegar y si lo llega a ver acá me va a matar antes de tiempo.



MaCom

#1589 en Novela romántica
#574 en Otros
#178 en Humor

En el texto hay: comedia romantica, hijos, amor

Editado: 09.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar