Tan Solo TÚ

CAPITULO I: EL REENCUENTRO

CAPÍTULO I

EL REENCUENTRO

-Jamás me hubiera perdido un acontecimiento tan importante, mi ex novia y mi hermano están a punto de casarse- aunque conservo un tono tranquilo al hablar, cada palabra que dijo destilaba veneno.

-Steven por favor, sé que debemos de hablar de muchas cosas, pero no creo que este sea el momento- conocía tanto a Nick para saber que el trataba de mantenerse calmado, aunque también había una culpabilidad en su voz ¿Culpabilidad? ¿Por qué?

-¿Y cómo se siente la novia?- Steven hizo como si no hubiera escuchado lo último y esta vez se dirigió a mí sacándome de mis cavilaciones.

-Bien, gracias- trate de parecer feliz, pero estoy más que segura que la sonrisa en mi cara parecía más falsa que las frutas que uno tiene de adorno en la cocina.

-Me alegro de que al menos ustedes sean felices- y ahí estaba él de nuevo tratando de herirme, porque sé que el resentimiento que cargaba en mi contra era aún más fuerte que el que tenía por su hermano.

-¿Puedes comportarte como un adulto? Nick ya te dijo que no es el momento para ello. Es más no te debemos una explicación respecto a nada. Nadie aquí hizo nada malo.

-Hasta que sacas las garras que inocentemente ocultas. Todos deberían de saber hasta qué punto puedes llegar a fingir. ¿No lo crees?- No sabía a qué se refería y a pesar de ello sus palabras me lastimaron, pero no se lo demostraría.

-¡¿A qué diablos te refieres?!

-Amor tranquila-dijo Nick antes de que su hermano pudiera responderme- Como te dije antes Steven, no creo que esté sea el momento ni el lugar para solucionar las cosas. Mi futuro cuñado estuvo a punto de refutar pero algo lo detuvo, me miró fijamente por unos segundo y luego se dio la vuelta para desparecer en la multitud.

-Ahora me doy cuenta que tal vez no fue una buena idea invitarlo.

-Espero que no haga ninguna estupidez para arruinarnos la fiesta ¿Es mucho pedir un poco de madurez de su parte? Trato de entenderlo porque no terminamos en buenos términos, pero ya han pasado 5 años y jamás lo engañamos. ¿Solucionaremos algún día las cosas?

-Estoy seguro de que sí.

-Espero que eso suceda pronto, sino a pesar de ser tu hermano no lo quiero en nuestra boda.

-¿Que sientes por él?

-A pesar de todo lo que sucedió en el pasado lo aprecio mucho, significó mucho en algún momento de mi vida y me gustaría que fuéramos amigos.

-¿Ya no lo quieres?

-¿Qué es lo que tratas de decir?- traté de mantenerme serena ¿Que rayos estaba pasando? ¿En qué momento la conversación había tomado este rumbo?

-Lo siento, está fuera de lugar esa pregunta.

-Qué bueno que te das cuenta.

-No dejemos que nos arruine la noche. Recuerda que falta un mes para la boda y hay tantas cosas de las que podemos hablar y estresarnos de una buena manera.

-No sabía que había estrés bueno.- la sonrisa adornaba otra vez nuestros rostros, él tenía razón la noche aún era larga como para arruinarla por alguien.

-Claro que lo hay, ya te lo dije la boda es uno de ellos.

-Como tú no eres quién tiene que correr de un lado a otro planificando cosas.

-Me parece que te estas quejando… supongo que puedes presentar tu renuncia.

-No, eso sí que no. Quiero encargarme de todo lo que pueda y de lo que no ya se está encargando la organizadora de bodas que me obligaste a contratar.

-Ja, ja, ja. No te podías llenar de tanto trabajo tu sola.

-Supongo.

-Te amo- dijo antes de besarme, era lindo saberlo pero más aún escucharlo de sus labios.

-Y yo a ti- respondí una vez nos separamos y era cierto, aunque al inicio de nuestra relación no lo había hecho ahora lo hacía y mucho. Cinco años habían pasado desde que todo en mi vida había dado un giro.

En su momento me sentí perdida, estuve a punto de dejarme vencer por el dolor y tirar mi vida por la borda, me costó mucho ponerme de pie. Aun así ese era un momento de mi vida que valoraba, porque me enseñó a enfrentar la vida, me enseñó madurez y lo mejor de todo es que, aunque no puedo negar el apoyo que tuve por parte de mi familia y amigos, al final solo dependió de mí salir adelante.

No fue fácil ni tampoco sucedió rápido, me tomó todo un año darle respuesta a muchas preguntas que me atormentaban y a las que no podía decidí no darle más importancia de la que merecían.



Joana

Editado: 27.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar