Te enamoraré

Capítulo 37 "Noche de brujas y magia (parte 2)"

Noche de brujas y magia (parte 2)

 

No sé cuánto tiempo ha pasado. Y para este momento tengo dos noticas: Una buena y una mala.

La buena es que al estar buscando entre cajas alguna cosa para salir he encontrado un cable de repuesto.

La mala es que aún no salgo de aquí.

Así que no es que haya hecho algo interesante. Oigo pasos sobre mí y con rapidez me paro y trato de golpear la puerta pero parecen no oírme. Frustrada paso mis manos por mi enredado cabello y veo una escoba.

La cojo y empiezo a golpear el techo. Escucho como los murmullos se detienen después de unos segundos y aprovecho para golpear con más fuerza. Se oyen pasos y suelto la escoba para golpear la puerta.
 

-¡Por favor sáquenme de aquí! ¡Hay alguien ahí! ¡Ayuda!

Los pasos se oyen cada vez más cerca y me acerco lo más que puedo a la puerta.

-¡Abigail!

-¡Alan!-grito y golpeo-¡Aquí!

Oigo murmullos y luego una orden de que me aleje de la puerta, lo hago y escucho como tratan de romper la chapa. Golpean un par de veces y esta se abre mostrando al culpable de mi reciente huida.

Sus ojos van por toda la habitación y se detienen en mí. Da pasos largos y me envuelve en sus brazos. Abro los ojos, el aire se va de mis pulmones y la sangre se acumula en mis mejillas.

-Joder, no bromeabas cuando decías que solías perderte.

-Era desaparecer-murmuro con mi cabeza contra su pecho.

-Como sea ¿Cómo es que terminaste aquí cuando solo tenías que ver donde había una falla?-me encojo de hombros y se ríe-Niña tonta.

-Bueno, creo que todos nos iremos.

-No-me separo-he encontrado el problema. El cable está cortado lo descubrí cuando la puerta fue cerrada y tengo-alzo la mano-el repuesto. Lo encontré cuando buscaba algo para salir.

-¿Cortado?-frunce el ceño Cooper.

-Sí, yo también cuando lo vi no pude creerlo ¿Quién podría querer hacer eso?

-Tal vez la misma persona que te encerró aquí-dice haciéndome saber que oyó la parte de la puerta siendo cerrada.

-¡Abigail!-grita Hilary entrando-¡Es tarde! ¡Y falta arreglarte!

-Yo...

-¡Apura! Todos te estaban buscando, ya les enviare un mensaje diciéndoles que ya te encontramos. ¡Sube!

-Corre-murmura Cooper en mí oído-nosotros resolveremos esto.

-Está bien-murmuro.

Subo las gradas y prácticamente soy arrastrada por Hilary a los vestidores.

-¿Y las demás chicas?-pregunto al no ver a ninguna.

-Se están vistiendo. Cuando te dije que todos te estaban buscando, no mentía. Incluso Sofía estaba haciéndolo.

Vaya...

Saca mi ropa y me la tiende. Me señala el vestidor y camino hacia él, escucho como entra a otro. Me pongo rápidamente un vestido que constaba de la parte superior de una blusa blanca y la falda era de color rojo con bordes negros. En el medio tenía un cinturón negro que se entrecruzaba.

La parte difícil vino después de ponerme las medias negras, las botas eran con taco y yo era un poco mala para andar con tacos.  

-Solo espero no matarme-murmure-o que mis pies no mueran en el proceso.

Salí y me encontré con Hilary ya lista. Sí que soy lenta. Tenía un vestido de hombros descubiertos pero con mangas largas y rotas por la parte inferior haciendo que quedasen pedazos de tela colgados. Era un vestido corto, algo apegado con una decoración en el medio de color celeste, lo que hacía resaltar sus ojos. Y usaba unas botas con más tacón que el mío.

Bendito sea su equilibrio.

Ella me ve y sonríe. Alza su mano en aprobación y de un tirón me hice sentar para empezar a maquillarme.

-¿Usaras la capa?-pregunta cuando acaba.

-¡Claro! ¿Cómo podría ser la Caperucita sin una caperuza roja?

Se ríe y con cuidado me la acomoda de modo que quedo puesta la capucha.

-Ahora, sí que estás lista para ser comida por el lobo feroz.

-¡Oh, cállate!-me río-No digas eso en frente de Katy, que de seguro nunca lo olvidaría.

Me da mi canasta y guarda todo. La veo mirarse una vez más en el espejo y le sonrío.

-Tú estás para robarte marinera.

-Prefiero estar lista para robar Caperuza-saca de una funda un sombrero de pirata-Vamos a conquistar esos mares.

 

***

 

Siempre pensé que el maquillaje era algo mágico pero al verme...definitivamente solo tengo una cosa que decir:

¡Guau!

Sencillamente estoy ¡guau!

Sonrío ante mi imagen en el espejo. Soy guapa, no de manera extravagante y todo eso, pero sé que lo soy. Pero vaya...ella se ha superado.

Hilary River ha hecho resaltar mis ojos de manera impresionante y mis labios se ven carnosos pero no de manera exagerada.

-Vaya-murmuro.

Todos ya están llegando y yo sigo aquí porque venía al baño y termine frente a un espejo cuando me lave las manos. Cuando estoy por salir me acuerdo de mi canasta y regreso por ella y entro al baño, alguien también entra pero no le presto atención.

Cojo mi canasta cuando unas voces me detienen.

-¿Ya lo arreglo, verdad?-pregunta Trina-No sé ni por qué me molesto en hacerlo. A ella siempre le sale todo bien. La detesto. Siempre actuando tan perfecta.

-Ya encontraremos otra cosa-la consuela Gema-Si no funciono lo de encerrarla, funcionara otra cosa.

La canasta bien pudo haberse caído de mis manos pero al contrario de soltarla la apreté con mucha fuerza. Cierro los ojos y salgo del baño dando un portazo.

No puedo creer que hubiera sido tan ciega. Tantos años que no vi sus dobles intenciones. Sus comentarios despectivos hacia él y su manera de contarme solo lo malo pero nunca lo bueno que él hacía.

Camino a paso firme sin dirección fija hasta que una mano me detiene. Me doy la vuelta y quedo de frente con Gregory.

-Vaya...no mentían cuando dijeron que estabas linda-murmura haciendo que sonría.



MonLexus

Editado: 14.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar