Te odio porque te amo

Capitulo 27.

 

 

-han mejorado mucho en el entrenamiento. De ahora en adelante será un poco mas fuerte- 

 

-más?!- exclama Isa abriendo los ojos.

 

-si señoritas. Ahora vayan a arreglarse y nos vemos dentro de un rato- 

 

Valentino como siempre, nos deja en la puerta de nuestra habitación y se va cuando hemos entrado todas. 

 

Nos disponemos a alistarnos sin perder tiempo, tomo una ducha y salgo del baño a vestirme. Escojo unos jeans negros ajustados bota pitillo, con una camisa verde, dejo los primeros botones abiertos dejando mis clavículas expuestas. Aplico un poco de rubor, máscara y un labial rosa. Estoy lista. 

 

-Rita, podrías hacerme una trenza?- mi amiga termina de calzarse sus zapatos y viene a ayudarme con mi cabello. 

 

-chicas, no me siento bien- Akari sale del baño pálida y se sostiene del marco de la puerta. Enseguida nos acercamos a ella. 

 

-que pasa Akari? Que tienes?- le pregunto preocupada. 

 

La ayudamos llegar a su cama y se acuesta. 

 

-tengo frío, creo que se me ha bajado la presión. Los cólicos me están matando- se queja del dolor y llora haciéndose un ovillo en la cama.

Isa la arropa bien con las cobijas. 

 

-hay que ayudarla a vestirse. Vamos a ponerte algo abrigado- Rita busca en el armario algo cómodo y entre las tres ayudamos a nuestra débil amiga. 

 

-hay que buscarte unas pastillas enseguida- digo. 

 

Akari tiembla del frío, el color no ha regresado a su piel, su frente y nariz sudan. Ella es de esas mujeres que la mayoría de veces se pone débil cuando su período la visita. 

 

-esperemos a que llegue Valentino. No debe tardar- y como si Isa lo hubiese invocado, el mencionado toca a la puerta. Dejo a las chicas con Akari y voy a abrir la puerta.

 

-tu cara me dice que algo no esta bien- es lo primero que dice Valentino al verme. 

 

-Akari no esta bien. Necesitamos unas pastillas para el dolor menstrual urgentemente!- le aviso. En su cara enseguida se pinta la preocupación. 

 

-quieren que le diga al doctor que venga a verla?- 

 

-no estaría de mas que viniera a verla. Pero asegúrate de que traiga las pastillas- 

 

-enseguida vuelvo. No me demoro- da la vuelta y lo veo alejarse a pasos apresurados por el pasillo. 

 

Vuelvo al cuarto y me paro al lado de la cama de Akari, aun se queja y llora del dolor. 

 

-ya Valentino fue a buscar a un doctor y pastillas. No demora- aviso. 

 

Rita esta sentada de un lado de la cama e Isa del otro. Cada vez que le pasa esto a nuestra amiga nos preocupamos sobremanera porque aveces se desmaya y nos tocaba llevarla al hospital mas cercano. 

 

-tranquila Akari.. Ya traen las pastillas..- Isa le acaricia la cabeza. 

 

Tendrán en este lugar pastillas para cólicos menstruales? Espero que si.. 

La puerta vuelve a ser golpeada, abro y me encuentro con Valentino acompañado de un hombre muy apuesto. Es alto, musculoso, y unas facciones muy finas que le hacen ver tierno y varonil a la vez. Es mas alto que Valentino como por una cabeza mas. 

 

-él es el doctor- lo señala Valentino. Wao! Que doctor! 

 

-pasen- me hago a un lado y les dejo pasar. Valentino vacila, no sabe si entrar o no. 

 

-ya pasa Valentino- le digo. 

 

Las chicas ni yo podemos quitar la mirada del sexy doctor. Akari nos matará, no es que este en su mejor estado como para que la vea semejante hombre! Pero que mas podemos hacer?! Después de revisar la salud de nuestra amiga, le hace tomar la pastilla. 

 

-es mejor que repose. Al parecer en estos días su cuerpo se debilita por su ciclo menstrual. Es mejor no hacer tanto esfuerzo físico, la pastilla le aliviara el dolor y tambien es bueno que tome bebidas calientes- es incomoda la situación, y mas porque un doctor tan joven y apuesto nos este hablando de los días de sufrimiento de nuestra amiga que por cierto esta sonrojada por la vergüenza.. Al menos ya tiene color. 

 

-gracias doctor- le agradezco. 

 

Nos regala una hermosa sonrisa que nos derrite a las cuatro y se va. 

 

-creo que enfermare de ahora en adelante mas seguido- 

 

-RITA!- grita Akari ya recuperada de su debilidad. 

 

-ese doctor esta..- Rita es interrumpida.

 

-hey! Estoy aquí!- se señala Valentino y nos echamos a reír. 

 

-estas mejor Akari?- 

 

-si Valentino. No tienen de que preocuparse. Solo tengo que descansar y estaré bien mas tarde- nos asegura. 

 

Nosotras ya sabemos como es Akari, así que cuando nos dice que esta mejor, le creemos. La pastilla es su salvación. 

 

Salimos de la habitación dejando a nuestra amiga bien a cobijada y una taza de chocolate caliente que mando a traer Valentino. 

 



EsmeraldaP

#1070 en Novela romántica
#42 en Otros
#42 en Acción

En el texto hay: amistad y amor, peligro y odio, pelea romance

Editado: 02.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar