Te odio porque te amo

Capitulo 98.

 

Hemos pasado un mes planeando la nueva misión. 

Akari ha viajado y ahora ella e Ian están trabajando juntos. No tenemos idea de como se la estén llevando. 

 

Allek me contó que Ian estaba muy enojado cuando fue a llevarla al aeropuerto, y apenas la vio hizo mala cara. 

Allek lo reprendió, le dijo que se trata de trabajo y como tal debe seguir las reglas de la organización. Esperemos que cuando regresen ambos estén bien. 

 

-estoy tan nerviosa- 

 

-relájate Isa, todo saldrá bien- 

 

-Rita solo lo dices porque te gusta el peligro. Estas tan tranquila- Rita deja de pintar sus uñas y mira a Isa con una ceja arriba. 

 

Se que van a empezar a discutir así que intervengo antes. 

 

 -yo tambien estoy nerviosa, pero no hay nada de que preocuparnos. Allek y yo hemos pensado en cada detalle, nada puede salir mal- 

 

-ya sabes cuando es la fecha de la misión?- 

 

-no Rita- 

 

-si sabes! Eres la chica del jefe!- me señala. 

 

-no lo sé! Él no me dice eso- ruedo los ojos. 

 

-solo dale un beso y convéncelo de que te diga- 

 

-si eso te funciona con Jack, a mi no me funciona con Allek- 

 

-oh! Golpe bajo!- pone su mano en su pecho con fingida exageración. 

 

-por razones como estas..- señalo a Isa. 

 

-Allek no dice las fechas. Los que se ponen nerviosos, ansiosos, emocionados estarían pensando todo el tiempo en la fecha y en que el día se acerca y no estarían dispuestos psicológicamente para la misión. En cambio, si dice que ahora salimos a la misión, todos empiezan a hacer su trabajo sin pensar en nada mas que hacerlo bien- 

 

-eso tiene lógica. Me gusta como piensa el jefe- señala Rita. 

 

-ire a verlo- me pongo de pie y salgo de la habitación. 

 

Hago camino hasta su oficina, cuando entro lo encuentro ocupado con varios hombres. 

 

-lo siento. Regresare mas tarde- me disculpo desde la puerta. 

 

Allek me mira, se pone de pie y sale de la oficina. Se acerca a mi, sus manos toman mi cara. 

 

-estas bien? Pasa algo?- sonrío ante su sobreprotección. 

 

-estoy bien Allek. Solo quería venir a verte. Solo te vi unos minutos en la mañana- 

 

-yo tambien te extraño cariño. Tengo mucho trabajo y no he logrado estar un tiempo libre para ir a verte- deja un corto beso en mis labios. 

 

-apenas termine con ellos iré a verte. Necesito besarte tanto!- mi sonrisa se ensancha, yo tambien quiero besarlo. 

 

-te estaré esperando en el cuarto de Azul- 

 

-esta bien. Iré dentro de un rato- asiento con mi cabeza. 

 

Deja un beso mas en mis labios y luego en mi frente. Nos separamos, yo regreso por el pasillo y él vuelve a su oficina. 

 

Paso a la cocina e intimidada por la mirada rencorosa del chef, pido a uno de sus ayudantes un poco de semillas de girasol, apenas me las entrega salgo de la cocina enseguida. 

 

Estupido chef! Debería superarlo ya. Ha pasado mucho tiempo desde que invadimos su cocina. 

 

Llego al cuarto de Azul y me asomo por la ventana para llamarlo. 

 

-Azul! Ven amiguito- alzo la voz para que me escuche. 

 

Llamo dos veces mas, y lo veo aparecer entre las plantas, esta vez viene acompañado. 

Apenas ambos animales aterrizan en el borde de la ventana miro sorprendida al pequeño pájaro. 

 

-Azul! Y este chiquito quién es?- hablo emocionada. 

 

Abro la palma de mi mano para que vean las semillas. 

 

-es tu hijo?- son tan idénticos. 

 

Azul se acerca a mi mano para picotear las semillas, el pequeño Azulito al ver a su padre acercarse a mi con confianza, hace lo mismo no sin antes mirarme varias veces.

 

-es tan hermoso!- dejo las semillas en el borde de la ventana para que Azulito este mas tranquilo pues no deja de mirarme a cada rato girando su cabecita a ambos lados. 

 

Azul se sube a mis piernas apenas me siento en el borde de la ventana. Su pico toca varias veces mi mano y comprendo que quiere que le acaricie, y eso hago. 

 

-tu hijo es muy hermoso Azul. Espero que cuando yo tenga los míos se parezcan a su padre- 

 

-yo prefiero que salgan a su madre. Ella tiene un corazón enorme y una belleza inigualable- sonrío al escuchar su voz. 

 

-Allek mira! Azul trajo a Azulito para que lo conozcamos- señalo emocionada.

 

-eso veo- Allek sigue parado cerca a la puerta. 

 

-ven, acércate- 

 

-si me acerco se irán enseguida- 

 

-no creo. Azul ya te conoce-

 

-esta bien. Pero si se van será tu culpa- 



EsmeraldaP

#1155 en Novela romántica
#390 en Otros
#45 en Acción

En el texto hay: amistad y amor, peligro y odio, pelea romance

Editado: 02.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar