Te ProhÍbo Amarme Lobo

URSULA

 

 Desde que tiene uso de razón, su padre siempre le dijo, que sería la Luna de la manada. La gran Luna Suprema. Esperó con ansias su transformación, pero no resultó se la mate de Jacking. Pero no le importó. Porque su padre, estaba trabajando para hacer que todos los antiguos, obligara a Jacking cuando cumpliera mil años, a escoger una luna de la manada como dictaba la ley. Pero a poco tiempo de que eso pasara, su luna había aparecido.

 Los cogió a todos desprevenidos. Jacking, la ocultó tan bien, que cuando tuvieron conocimiento de ella, ya él la había marcado y transmitido sus poderes.

No solo eso, a pesar de haber atacado a la manada, Jacking la reconoció delante de todos como su luna Suprema. Y aunque la iban a juzgar, y evitar que fuera reconocida, la propia Luna, no había dejado que lo hicieran.

Por eso, decidió marcharse a buscar a su mate. Viviría feliz con él. En cualquier lugar del mundo.

Le gustaba Jacking, pero no estaba perdidamente enamorada de él. Ya que nunca la miró, jamás le prestó atención. Incluso, cuando se la pasaba metida en su casa, el un buen día, le prohibió entrar.

 Ahora su padre dice que puede hacer que la Luna Suprema se muera en el parto. Solo falta un mes, para que eso pase. Esperará ese mes, y si no sucede se marchará.

  Así, pensativa se pasea Úrsula por la cueva, sin darse cuenta que Isfet la acecha. Cuando se acerca un poco más, al montículo en que se esconde la bruja, esta realiza un conjuro y hace que Úrsula caiga desmayada.

_ ¡Lo lograste bruja! ¡Tenías razón, la chica regresó! ¿Y ahora, que va pasar?

_ Voy a realizar la ceremonia, para salir de este cuerpo e introducirme en el de ella. Tienes después, que deshacerte rápido de este cuerpo, porque estoy segura, que es su olor el que persiguen.

_ ¡Déjame eso a mi! ¡En cuanto salgas de ella, me la llevaré bien lejos! Aunque creo, que deberíamos salir de las cuevas antes que salgas de este cuerpo, porque si es como tú dices, las cuevas van a sentirte y nos atraparan.

_ Tienes razón Alfa. No había pensado en eso. Ayúdame a cargar a la chica. Yo, nos tele transportaré.

 Nicolás levanta a Úrsula, y enseguida desaparecen, para volver aparecer en el oasis que estaban antes. La ve ponerse a conjurar, una terrible imagen negra, sale del cuerpo de su mate que comienza a convulsionar. Nicolás la agarra rápido, y desaparece con Lucil.

    Isfet no se da cuenta, sigue realizando la ceremonia, hasta que se introduce completamente en el cuerpo de la loba. Toma el control de ella sin dificultad.

 Se da cuenta que Nicolás, a desaparecido con la bruja. Sonríe, pensando que ha podido engañar bien al alfa. Si supiera quien es la hermosa bruja, de seguro no se lo perdonaría. Pero, es lo que ella hace, destruir la felicidad de todos.

 Regresa a la cueva, y se dedica a esperar a Nicolás, rebusca en las memorias de Úrsula, se da cuenta, que es la hija del antiguo mayor. Ríe satisfecha, al pensar que va estar muy cerca del Alfa y la Luna Suprema.

Encuentra, que todos se esconden en las cuevas, aquí en Egipto. Se recuesta feliz. Ya que su plan, ha salido mejor de lo que ella pensó.

Mientras, el Alfa Nicolás, ha llevado lejos a Lucil, le da las medicinas que ella le ha dicho. Se desespera, al ver que no despierta. Puede sentir que está muy débil. Está seguro, que Isfet le robó casi toda su energía vital, para poder salir e introducirse en la otra chica.

 Comienza a transmitirle de su energía vital, pero ve que no da resultado. Está tan concentrado en lo que hace, que no percibe que los lobos de Bennu, lo han rodeado. Cuando viene a darse cuenta, ya lo han atrapado y lo trasladan junto a su Lucil inconsciente a unas cuevas.

Pide a gritos, que le salven a su mate. Pide hablar con el jefe. Le manda a decir, quien es Lucil. Enseguida aparecen varios lobos, que la cogen y se la llevan, dejándolo a él solo en el calabozo desesperado.

No sabe el tiempo que ha pasado, cuando ve aparecer a Bennu. Lo puede reconocer, por el olor de Netfis. El olor de ella, nunca lo ha podido olvidar.

_ ¿Eres Bennu?

_ ¿Cómo lo sabes?

_ Hueles a Netfis.

_ Si, soy su mate. ¿Qué hacías, en el medio del desierto con la bruja?

_ Me escapé de Isfet, después de rescatar a mi mate.

_ ¿La bruja es tu mate? ¿La hija del Alfa Giuseppe?

_ ¡Si, es mi mate! ¡Pero Isfet se apoderó de ella! ¡Por eso, he estado a su lado tratando de recuperarla!¡Haré cualquier cosa que me pidan, solo salven a mi Lucil!

_ No te preocupes, estoy seguro que lo harás. En cuanto a tu Lucil, ya la sanaron. Lo que aún duerme. Le habían robado, toda su energía vital dice Teka, supongo, que fue Isfet. ¿Dónde la dejaste?

_ ¡No diré nada, hasta que no vea a mi Lucil! - grita.

_ Yo sé que lo harás, cuando venga nuestro Alfa lo harás. - dice y se marcha.

Está aliviado de saber, que su linda mate está a salvo. Se acuesta a dormir. Se siente muy agotado.

Mientras tanto Isfet, se cansa de esperar, guiada por las memorias de Úrsula, regresa a la casa de esta. Entra y se acuesta en la habitación de ella.



Bris

#287 en Fantasía
#227 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: vampiros, brujos, lobos

Editado: 26.11.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar