Temiqui

XI. EPÍLOGO

"El amor joven vive del entusiasmo; el amor maduro vive de la armonia. -Julieta Gómez Paz-."

Era un domingo maravilloso, apenas comenzaba a despertar cuando escuché Erase this de Evanescence, mi hija me llamaba. 
-Hija, qué haces despierta tan temprano? 
-Mamá recuerdas lo que te mencioné de seguir adelante? 
-Sí. 
-Bueno, las cosas con mi padre salieron bien, aún le tengo un poco de coraje pero lo superaré, no es fácil lo que me dijo, pero dice que me ama por sobre todas las cosas y que a ti no te ha dejado de amar, lleva una foto tuya todo el tiempo. 
-Amy, no pensarás juntarnos? 
-No!, claro que no, mi padre es él, pero tú mereces a alguien que esté a tu altura, aprovecha el inicio de la primavera y cítalo en la entrada de Birr Castle Demesne, ahí dónde una vez te confesó su amor y lo rechazaste porque sólo querías dedicarte a mí, aunque ya estuviera en secundaria. Ahora te toca hacer lo mismo, sé que durante estos años has callado ese amor, ya no lo hagas y se feliz, por favor mamita.. 
-No puedo creer lo que me pides Amy, estás loca? 
-Puede ser, todos hacen su vida, mi tío Iván ya va para el tercer hijo, mi tío Vicente está planeando el quinto, mis tíos Max y Rebeca ya adoptaron un bebé, y tú nomás trabaje que trabaje y cuidándome. 
-Amy, por qué eres la hija perfecta? 
-Pues porque tengo a la mamá perfecta, a los abuelos perfectos, a los tíos perfectos, a los primos perfectos, a los amigos perfectos. 
Nos reímos a través de la bocina. 
-Ya no pierdas tiempo, el alba no dura todo el día. 
Colgó el teléfono, sus instrucciones fueron precisas, mandé un mensaje de texto, me duché y me dirigí al lugar que me hija me había dicho. 
 

Estaba tan nerviosa, por fin iba a romper el silencio y corresponder al amor más puro, maduro y responsable que había tenido en mi vida. 
Se acercaba a prisa, se veía preocupado. 
-Le pasó algo a Amy? 
-No ella está bien, perfectamente diría, hablé con ella ésta mañana. 
-Ya vió a su papá? 
-Sí. 
-Cómo le fué? 
-Aún está confundida, siente coraje por todo lo que nos hizo pasar, pero lo visitará un par de veces al año, cuándo esté de vacaciones en la escuela. 
-Es una buena niña, y ya sabe en dónde va a estudiar? 
-Sí, en St. Marie. 
-París? 
-Así es. Quiere ser la mejor repostera del mundo. 
-Venga, no te desanimes, no está tan lejos. Es bueno que sea tan competitiva. 
-Ya sé, pero no tengo ésta cara por eso, sea como sea, siempre tendré contacto con mi niña, además volveré a escribir, seguiré creando fantasía textual hasta que muera. 
-Eso es una magnífica noticia, pero entonces qué sucede? 
Entre tantas flores, aire puro, los rayos del sol apenas calentando, la brisa de la mañana y con los latidos de mi corazón a punto de estallar solté la confesión sin pensar. 
-Te amo. 
Aunque sólo haya sido un quejido, él se paró de pronto, sus ojos brillaban y sonreían. 
-Aurora qué estás diciendo? 
-Que te amo Joaquín, te amo con cada parte de mi ser. 
-Pero aquella vez... 
-Aquella vez, te amaba, pero necesitaba más tiempo para mí y para mi hija, me enamoré de tu forma de ser, tan relajada y formal al mismo tiempo. 
-Estás segura de lo que dices? 
-Sí, te amo Joaquín, te amo como jamás he amado en mi vida, ahora sé que es el amor, porque todo es tranquilo contigo, diversión, comunicación, no hay desperdicio de malos entendidos. 
-Aurora, cásate conmigo, se mi esposa hasta que nuestras almas se consuman. 
-Sí. 
Me dió un abrazo tan fuerte que sentí que me apretó el alma, y en un beso nos hundimos en la fragancia de las flores, el viento sopló con más fuerza provocando un escalofrío en nuestra piel, no era un beso cualquiera, fue El Beso del amor verdadero.

 

FIN



Liber Lee

#10683 en Joven Adulto
#2311 en Novela contemporánea

En el texto hay: drogas, sexo, muerte de un personaje

Editado: 22.03.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar