Tentación

๑∆CAPÍTULO 27∆๑ (Semifinal...)

JANUS:

Tenía una gran sonrisa por la cena de esta noche. Había hablado con mi madre y mis hermanos para que no hicieran preguntas sobre si nos íbamos a casar o si sabía tejer pero ellos ya la conocían o al menos por teléfono. Estaba en la oficina porque quería ver que podía ir adelantando para la otra semana que estaré ausente.

—Nadie te va a quitar el ordenador, tranquilo —me rio y sigo revisando la pantalla

—Es muy importante y estoy un poco ansioso el día de hoy

—¿Me dirás de que trata? —pregunta Jackson curioso, niego—, ah, así que chiste

—Porque no vas a molestar a Amber y me dejas trabajar

—Porque ella se fue a una feria de moda, Karl esta sensible porque tiene una cita en Tinder, Olivia solo me habla de recetas y NY solo es ella con su computador toda rara pero caliente

—¿Así que soy tu ultima opción? —cuestiono mirando a rubio

—Buenooo —alarga mirando hacia otro lado

Recibo las quinta llamad de mi madre en lo que va del día.

—¿Mamá?

—Si cariño, soy tu mamá —imita Dian con voz aguda— ¿Quieres usar sábanas azules o blancas?

—Porque no te compras una caja de condones y nos ahorramos esta conversación Dian

—Deberían de olvidar eso

—Olvidar que asustaste a mamá con tu casi paternidad —rio secamente—, ni yo puedo hacerlo, eso es épico y para nada burlesco. Solo un poco gracioso.

—Pues tu novia me dijo que te asustaste y no pudiste formar palabra

Brooklyn y su sinceridad, podría decirles también que casi me desmayo.

—¿A que debo tu llamada hermanito?

—¿Cuándo llegas?

—Mañana —respondo de nuevo. Mi familia no podía creer que iba a presentarles a mi novia.

La conversación con mi hermano se fue alargando tanto que ya era la hora de almuerzo y no había señales de que Brooklyn llegara ¿Era parte de la sorpresa? La llame pero su teléfono aparecía como apagado, igual le deje un mensaje para que cuando prendiera el teléfono apareciera.

—Esa sonrisa Romeo ¿Volviste con la perra anti orgásmica?

—Preferiría que no usaras ese apodo cuando estoy yo, suena muy ofensivo NY y más cuando es mi novia a la que estas insultando —le digo algo molesto, ella es mi amiga pero esos apodos habían quedado en el olvido

—Caíste de nuevo en sus garras —afirma la pelirroja mirándome con desaprobación—. Te engaño y tú se lo personas ¿Dónde consigo a alguien como tú?

—Lo sé pero que quieres que te diga, estoy enamorado de ella

—Ella no me cae para que este contigo, te mereces a alguien mejor —pone los ojos en blanco— pero en fin ¿Vamos a almorzar?

—Claro pero antes tengo que verificar unos pasajes ¿Me esperas? o ¿Vas yendo?

Timbre y timbre su teléfono pero simplemente no había respuesta, no me contestaba. Le pregunte a Olivia si sabía algo de Brooklyn pero no se habían hablado desde ayer, decidí ir a su apartamento tal vez era una doble sorpresa o que se yo pero me estaba inquietando no poder comunicarme con ella. Toque su apartamento pero nadie abrió la puerta, así que opte por abrir con las llaves que me dio.

Vacío, el apartamento se encontraba vacío, ni Beau estaba en él. Me pareció raro, volví a llamar pero seguía apagado. Fui al restaurante donde íbamos a encontrarnos, no sé de qué sorpresa se trataba pero esta sensación de que nada de esto está bien seguía en mí.

—Señor —llama de nuevo el mesero

—Ya te dije que todavía no voy a ordenar —contesto tomando un poco de agua—, estoy esperando a alguien

—Señor ya vamos a cerrar

—¿Qué? ¿Me... me puedes decir la hora?

—Media noche, señor. Disculpe pero tengo que pedirle que se retire del establecimiento.

Había pasado cuatro horas esperando en el restaurante. Definitivamente que esto no era una sorpresa, llame a Olivia preguntándole si había visto a Brooklyn ¿Con quién más podría estar Brooklyn? El chico de cabello verde y tatuajes, no recuerdo su nombre pero sabía de alguien que sí.

La pastelería estaba cerrada pero por suerte él vivía en la parte superior así que definitivamente estaba ahí, toque la puerta y Marco salió algo molesto. Me dio una mirada y se rasco la nunca incómodo.

—Hola ¿Brooklyn está aquí? —pregunto sin rodeos

—No. Ella me dijo que estaría contigo —sonríe dando un bostezo— seguro está en su departamento, ya sabes como es.

—Por eso, creí que estaba aquí. En su departamento no hay nadie —sobo mis ojos—. Si sabes algo me avisas.

—¡Espera! Te puedo ayudar a buscarla

Eran las tres de la mañana y caminaba de un lado a otro, impaciente por saber dónde estaba. Marco se fue a dormir, había recorrido los lugares donde Brooklyn frecuentaba sin conseguir nada; su ropa y sus cosas estaban en la casa, era imposible que se fuera. Hable con Olivia quien me respondió preocupada y quien quería venir pero por un niño pequeño no podía hacerlo, le asegure que se tranquilizara. ¿Dónde estás Brooklyn? Mi corazón casi se sale de mi pecho al ver la perilla girarse, la alegría cruzó mi rostro; ella estaba bien, no le había pasado nada.



Artist.31

Editado: 15.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar