The Amazing Orphelia Adventurers' World Vol 2

Capítulo 16: Purgatorio

- ¿Quién eres tú exactamente? - Una extraña chica de cabello color naranja estaba frente nuestro, ella sonreía, casi podía decir que tenía cara de niña, pero de alguna forma, acabó con un ejército completo de mungarkers, no era cualquier persona, era demasiado fuerte; además ella solamente usó un estoque para combatir, solo con su enorme velocidad fue capaz de acabar con todos en menos de diez segundos, teníamos que traerla con nosotros si queríamos rescatar a Yui y Alba.

Su nombre si no mal recuerdo era Rum, pero no sabía su apellido.

- ¿Rum... qué? - preguntó Chiko, ¿acaso ella había leído mi mente?

- Rum Angelle, ¡Es un gusto conocerlos! ¡Soy una aventurera! - la chica completamente energética hizo una pose extremadamente rara, Chiko ignoró eso y simplemente la miró. Bueno, al menos ya sabíamos su nombre completo, pero no conocíamos de donde provenía y el porque estaba aquí - Oye Rum, ¿De dónde vienes con exactitud? ¿De que nación, pueblo o ciudad? - Rum tras mi pregunta se quedó un rato pensando.

- Vengo de Moss Town, llevo un mes atrapada aquí, tengo 17 años.

Espera, eso quiere decir que tiene la misma edad que Yui, y no solo eso, del mismo pueblo, además que aventurera, tiene que haber conocido a Yui de alguna forma, si es que fue así.

- Oye Rum, ¿Conoces a alguien llamada Yui Fujioka?

Rum se quedó completamente callada, después de unos segundos de entrar en ese estado, ella respondió - ¿¡Yui!? ¿¡Ella está aquí!?

Al parecer si la conocía, significa que probablemente nos ayudaría a rescatarla.

- Si, está en esta ciudad.

- Entonces ella está viva, que bueno... - Rum estaba llorando de alegría, parece que saber acerca de su amiga le ha traído una mágica esperanza que por lo que se ve, ella había perdido hace mucho.

Si le digo que Yui fue capturada, ¿Cómo reaccionará?, puede que su esperanza desaparezca de sus ojos o tal vez... Se motive a ayudarnos a rescatarla. Ambas reacciones me aterraban, así que debía de tener mucho cuidado con la forma en la que le describía la acción.

Antes de que yo pudiera decir algo, Flora caminó al frente y dijo - eso es algo de lo que queremos hablarte, ocurrió algo durante una misión para acabar con la raíz central de las criaturas que habitan en esta ciudad, donde Yui fue capturada junto con una amiga más. Ahora buscamos rescatarlas a ambas dentro de su base, pienso que necesitaremos toda la ayuda posible, así que ¿Te nos unes? - Flora extendió su mano hacia Rum, ella con una mirada llena de preocupación la cambió y miró determinadamente a Flora, Rum con su cabeza asintió y tomó la mano de Flora.

- Entonces estamos listos, subamos al auto - dijo el profesor Nakamura, quien estaba trepando a Alem a la parte frontal interna de los asientos del vehículo; el carro por lo que podía calcular, tenía espacio solo para cinco personas, pero si nos acomodábamos como sardinas, era posible que cupiéramos hasta seis. Por lo que el profesor Nakamura, Chiko y yo nos sentamos en la parte de enfrente, mientras que Alem, Rum y Flora en la parte trasera.

- Nunca había conducido uno de estos en mi vida - dijo el profesor Nakamura, el detenidamente comenzó a mirar los controles del vehículo, había una palanca en medio de los asientos de enfrente, delante del profesor había una rueda, esa debía ser el volante, osea el aparato que permite cambiar la dirección de conducción de este. Habían dos botones en el suelo, los cuales me recordaban a los que manejaban las maquinas de coser de la tienda de ropa, estos a lo mejor hacen funcionar al auto; el profesor tras notar eso, tiró de la llave, causando que el motor del vehículo comenzara a sonar por un corto período de tiempo antes de disiparse el sonido, el sonido podía escucharse a varios metros a la redonda debido al vasto silencio que existía en la ciudad, atrayendo a los mungarkers cercanos. ¡Maldición, era momento de acelerar!

Chiko también observó por la ventana a su lado, detrás del cristal pudo notar que afuera los mungarkers de iban acercando, así que rápidamente reaccionó y gritó - ¡Enciende esta cosa!

El profesor desesperadamente siguió tratando de tirar de la llave varias veces, no parecía que el motor quisiera encender correctamente; mientras el seguía intentando los mungarkers ya estaban a pocos metros de distancia de nuestra ubicación, al paso al que iban, ya nos iban a lograr atrapar.

- ¡Maldición, funciona porquería! - El profesor se notaba desesperado, al igual que todos debido a que el auto no quería encender correctamente. Uno de los mungarkers que portaba un mazo enorme estaba a punto de golpear el vehículo por la parte de encima, si ese fuera el caso, nos terminaría matando con la enorme fuerza que el poseía; no era una situación en la que podríamos salvarnos de alguna forma, a menos que el vehículo quiera responder. El profesor siguió tirando de la llave y justo logró prender el motor, rápidamente él presionó el acelerador del auto, causando que este arrancará y comenzara a moverse rápidamente.



CraftblastHK

#1884 en Ciencia ficción
#8166 en Fantasía

En el texto hay: fantasia, destrucción, aventura

Editado: 14.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar