Trazos del destino, Tomo 1.

Uno, 50 años despues.

Tiempo

 

La vida que Charlotte Ferrec conocía había desaparecido, todos aquellos que habían sido sus amigos ni siquiera podían esperarse que estuvieran con vida. Nada de su vida anterior estaba ya en pie, lo más lamentable de todo esto es que había ocurrido mientras ella se hallase durmiendo. Aunque el mundo en sí mismo había cambiado poco, para ella habría sido demasiado de estar despierta.

 

Ella en sus sueños sentía que podía ver cómo era que el tiempo avanzaba y por más que intentaba comunicarse con la gente, era para ellos como un fantasma que nadie podía ver, podía observar a los seres que amaba desaparecer en la aflicción por la pérdida de ella misma. Podía darse cuenta como el mundo cambiaba a pasos agigantados, sabiendo bien que no podría hacer nada para revertir el largo pasó de las horas, los días y sobre todo de los años, que causaban estragos frente a sus propios ojos.

 

Una noche helada de invierno por fin después de tanto esperar comenzaba a recobrar la conciencia, se sentía confundida y algo asustada debido a sus sueños durante tantos años. La realidad y la ficción de sus sueños aún estaban superpuestas, no podía razonar con claridad. Owen estaba con ella esa noche, como lo había hecho los últimos cincuenta años. Al percatarse de que Charlotte estaba despertando se acercó a ella con calma y se sentó en una silla que estaba al lado de la cama. Pensando en todas las explicaciones que habría que darle, como es que iba a evitar perdiera la cordura.

 

No era fácil explicarle a alguien que habían cambiado su mortalidad como si estuvieran hablando del clima, además de que su situación no era como el caso de aquellos mortales que lo hacen por voluntad propia, ni siquiera de los que habían nacido con esa condición o habían sufrido un ataque. Nada en lo que concernía a Charlotte Ferrec había sido normal, porque Owen sabía ella no era una persona normal.

 

—Tranquila —le pidió Owen tomándola mano de Charlotte, sintiendo temor en su corazón.

 

Ella estaba tranquila y moviéndose con naturalidad, pero para sorpresa del joven. Su cuerpo no sufrió los estragos de la inactividad física, se movía perfectamente, su memoria no había sido afectada de ningún modo.

 

— ¿Dónde estoy?

 

La voz de Charlotte era un tanto pastosa, tenía la garganta seca, no había tomado agua en mucho tiempo, se llevó las manos a su garganta pues ésta le molestaba al hablar.

 

—Estás a salvo… en un lugar ocultó —le respondió dándole un vaso de agua.

— ¿Dónde estoy?

—Estás a salvo en un lugar seguro —respondió Owen colocando de nuevo la jarra en la mesa, tratando de aparentar tranquilidad —Estás a salvo… has estado a salvo por mucho tiempo.

 

Lo que Owen sentía sin duda era una nostalgia interminable y la duda de cómo es que la vida de Charlotte cambiaría después de aquel hecho, le temía al momento de ella comprendiera lo que le había ocurrido y lo que habían sido obligados a hacerle ella lo culparía. Sabía sin duda que ella era fuerte, sin embargo, también sabía que había cosas que la afectaban de sobremanera, muy en el fondo en su corazón sabía exactamente que esto sería una de esas cosas.

 

— ¿Dónde está Nicolai? —interrogo Charlotte sin escucharla respuesta de Owen, teniendo en su mente el recuerdo del ataque — ¿Dónde está Nicolai? —le repitió alterada tratando de ponerse de pie —Debo ver si se encuentra bien, él…

—Cálmate Charlotte, aún hay mucho que debo explicar —Owen evito que se levantara de la cama, la ayudó a recostarse de nuevo, la cubrió con la frazada —Escúchame…

 

Pidió Owen sentándose a un lado de Charlotte en la cama, ella clavó los ojos en Owen completamente extrañada y preocupada por Nicolai. No era momento de estar aquí, tenía que asegurarse de que él estuviera bien, no podía apartar esa sensación de desasosiego de ella.  El ahora vigilante sentía en su corazón que no era el momento más adecuado era decirle la verdad, por más dolorosa que ésta sea la verdad siempre será lo mejor que puedes decirle a alguien que se encuentra en desgracia.



C. L. Hoffnung

#10861 en Fantasía
#2241 en Magia

En el texto hay: bien vs mal, magia, seresmagicos

Editado: 05.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar