Try to survive

Epílogo

Lo último que recuerdo fue mi discusión con Nicholas, una discusión donde yo acabe llorando y él enfadado. Después él se fue y yo me quede sola.

Lo había perdido a él y también había perdido a Ethan. 

Liam y Logan habían muerto por mi culpa.

Nathan y Luca habían desaparecido.

Mamá estaba muerta y Dominic seguramente seguiría vivo.

Jamás pensé que mamá nos podría traicionar de esa manera, jamás pensé que ella seguiría enamorada de ese monstruo.

Blake había muerto a manos de Nicholas. 

Rose estaba devastada y yo solo no podía asimilar tanta información. 

Todo comenzó con un cuerpo, allí conocí a Nicholas, después conocí a Ethan y desde esos encuentros con ellos, mis recuerdos volvieron. 

Jamás pensé que me enamoraría de Nicholas, pensé que seriamos felices, pero él solo me había hecho daño.

Ethan, solo de recordarlo quería llorar, ¿y si lo hubiera elegido a él? Seguramente las cosas hubieran sido diferentes.

Pero lo había perdido, había perdido a mi mejor amigo, a la persona que siempre estuvo a mi lado, la única que me demostró que todo estaría bien.

Mientras él me hacía feliz, yo solo le causaba dolor.

Él merecía ser feliz y yo solo le hice más infeliz.

No debí caer por Nicholas, no después de todo lo que hizo, él me abandono, él me destrozo. Ethan arreglo todo lo que había roto Nicholas y yo se lo agradecía estando con Nicholas.

Aunque él en la carta me dijera que le hice el hombre más feliz, dentro de mí sabía que eso no era cierto. 

Era una maldita egoísta.

Odiaba todo esto, odiaba este sentimiento.

Abrí los ojos lentamente y me encontré a mis hermanos, a mi padre y a una mujer.

— Mi niña.— papá con lágrimas en los ojos me abrazo y yo le devolví el abrazo aún más fuerte.

— Papá.— rompí en llanto.

— Todo está bien, estas a en casa, estas a salvo.

— Papá... Me duele.

— Todo pasará.— me separé de él para ver a mis hermanos con lágrimas en los ojos.

— Nicholas, me dejo papá.— ellos me miraron confundidos.

— Cariño, ¿quién es Nicholas? — no no no.

— Papá, déjate de bromas, todos sabemos quien es Nicholas.

— Harper, no conocemos a ningún Nicholas.— Connor me miro confundido.

— ¿Ethan? — negaron, imposible esto no podía ser cierto.— Connor, ¿dónde está Adeline?

— ¿Quién es ella?

— Es tu novia.— no entiendo nada, porque actuaban de esta manera.

— Harper, creo que el golpe te afecto.

— ¿Qué golpe?

— Harper.— miré a Stephen.— Mamá y tú tuvisteis un accidente de coche hace unos meses, lamentablemente mamá falleció y bueno tú estuviste apuntó de morir también.

— Eso es imposible, yo no recuerdo ningún accidente... Mamá fue asesinada a manos de Dominic, todos lo vimos.

— Harper, por favor basta.— Connor me soltó demasiado serio.— Estuviste en coma cinco meses, seguramente tu cabeza te jugó una mala pasada y por eso dices esas tonterías.

— No es ninguna tontería, es la verdad.

La mujer se acercó a mí con una sonrisa.

— Cariño, sé que todo es confuso... Pero es la verdad, tuviste un accidente y fue sin duda muy grave, gracias a Dios pudimos salvarte... No sabes lo preocupados que estaban por ti.

— Pero no lo entiendo... Yo sé muy bien lo que paso, pero vosotros queréis hacerme ver como una loca... Allí.— señalé la ventana.— Hay un mundo destruido.

— No hay ningún mundo destruido.

— Stephen el 24 de diciembre del 2021 hubo un virus que arrasó con la humanidad.

— Debes dejar de ver tantas películas de ficción.

— Stephen...

— No Harper, no tengo ganas de discutir contigo sobre ese sueño tuyo mientras estabas en coma... No quiero saber nada... Acéptalo Harper todo lo que crees que viviste solo fue un sueño creado por tu maldita cabeza.— Stephen salió enfadado de mi cuarto.

— Connor ve con él.

— Vale.— Connor se fue sin despedirse, no siquiera me miro.

— Papá, dime que esto es una broma, por favor.

— Cariño, lo que te estamos diciendo es la verdad, no sé quién ese tal Nicholas, ni ese Ethan.

— Papá, somos cazadores... Es imposible que todo haya sido un sueño, me niego a creer eso.— mi cabeza dolía.

— Cariño, no somos cazadores, somos una familia normal... Sé que todo esto es muy extraño... Pero la verdad es que tu madre y tú tuvisteis un accidente, donde tu madre te salvo la vida.

— ¿Todo ha sido un sueño? — papá asintió.

— Yo... pensé...

— Cariño.— alguien llamo a la puerta.— Adelante.

Mis ojos no podían creer lo que estaban viendo.

— Blake...— él nombrado se acercó a mí con una sonrisa y me abrazo.

— Harper, menos mal que estás bien.— él estaba muerto.

— Tú estabas muerto.

— ¿Qué dices? Harper, ¿estás bien? — él se separó confundido, yo ya no sabía lo que estaba pasando, era imposible que él estuviera vivo, vi su cuerpo sin vida.

— Yo... Dios, estás vivo.

— Claro mujer.

— Blake, ¿puedes salir un momento? — Blake asintió y salió fuera, no sin antes darme un beso en la frente.

— Todo fue un sueño...

— Creo que debemos dejarla un momento sola Alex.— papá asintió y antes de irse me abrazo y me dio un beso en la frente. Comenzó a dolerme el pecho.

Lo único que pude hacer fue gritar, llorar y tirar todo a mi paso. Mi corazón me dolía, mi cabeza me dolía, nunca pensé que todo lo que vivimos en ese infierno fuera obra de cabeza mientras estaba en coma, no podía creer que estuviera cinco meses en coma. Ahora poniéndome en la piel de mi familia, me dolía más. Ellos perdieron a mamá y casi me pierden a mí.

Me dolía que Stephen y Connor estuvieran enfadados conmigo, no quería eso, ahora más que nunca los necesitaba a ellos y a papá a mi lado.

Todo había sido un maldito sueño, Nicholas y Ethan no existían, nada de lo que paso fue real.

Todo fue producto de mi imaginación mientras estaba en coma.

Todas las muertes que presencie no fueron de verdad.



Natalia Berchesan

Editado: 01.01.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar