Ultima Guerra

Capítulo 26

—El “último recurso” es, como su nombre lo dice, el último recurso que deberían de usar a menos que su vida depende de ello — Había explicado la sargento Rose el día que usaron por primera vez sus trajes—. Este “último recurso” es el arma más letal que hemos creado, sobrepasa por mucho la tecnología del traje como la de cualquier arma hecha hasta ahora, con esto es posible asesinar a al menos una docena de Vacíos —

—Es una droga incorporada dentro de los trajes. Esta droga es inyectada directamente en ustedes y les permite usar el verdadero potencial del traje como sobrepasar el potencial de sus cuerpos, estimulando todos los músculos y nervios del cuerpo — Explicó Nathe en una de las pocas clases en las que si enseñaba algo — Los convierte en verdaderas armas asesinas — pero esta arma es de doble filo, una vez pasado el efecto, sus cuerpos pasan por un dolor y cansancio increíble que los haría pasar por lo menos un día en cama

—¿Y qué pasaría si la usáramos más de una vez? — Había preguntado Liz a Nathe en medio de la clase.

—Sus cuerpos no resistirán y me sorprendería si no pasan en cama al menos un mes, hablando de usarlo dos veces en el mismo día, si fueran tres me sorprendería que volvieran a caminar en el mejor de los casos —

—¿Y si lo usáramos más de una vez de forma seguida? — Había preguntado Dan y todos parecieron intrigados esperando la respuesta.

—Usarlo supongamos dos veces de forma seguida significa un 99% de posibilidades de que mueran, y más de dos sería si no estoy mal una muerte inmediata porque ningún cuerpo humano debería ser capaz de soportar eso —

—¿Y qué pasa con el 1%? — Volvía a preguntar Dan

—No he conocido a nadie que haya estado en ese porcentaje, pero técnicamente deberían de ser imparables…—

                                                                                      ***  

Axel recordó todo esto cuando cerró los ojos y decidió activar el último recurso por segunda y tercera vez de forma consecutiva. Pronto sintió algo caliente escurrir desde su nariz, ojos y oídos, y no tuvo que abrir los ojos para saber que era sangre. Cuando abrió los ojos vio a su enemigo, a aquella mujer a escasos metros de distancia lista para lanzar un golpe, entonces Axel se movió y en un pestañeo estaba frente a ella y agarro su espada desde el filo, y con un golpe a puño limpio en el estómago agrieto su armadura y la lanzó de regreso de donde venía. Axel no sabía describir el sentimiento que tenía en ese momento así como la sensación que tenía en su cuerpo, se sentía realmente vivo sin darse cuenta que sus ojos brillaban.

Aquella mujer se sentía sin aire tras tremendo golpe y tras bajar la vista al estómago solamente vio los pedazos de su armadura ahora completamente abollada cayéndose, había recordado las órdenes de no matarlo o herirlo de gravedad pero si no iba en serio ella sería la que terminaría muerta antes de poder pararlo antes de que el cuerpo de su objetivo se vea afectado por la droga y muera. Era todo o nada ambos lo sabían. Entonces, ambos desenfundaron sus espadas, la de ella justo en el lado del filo empezó a girar como si fuera una sierra a una velocidad increíble, la de Axel se calentó a un nivel superior que al inicio, que al tal solo bajarla empezaba a quemar las plantas siquiera acercándose.

Ambos se quedaron observándose por un rato y al mismo tiempo, como si sus cabezas estuvieran sincronizadas ambos desenfundaron a la vez sus armas y dispararon hasta que sus cargadores se vaciaron, pero ninguna bala llegó al otro, todas impactaron entre sí. Luego se movieron a una velocidad increíble el uno hacia el otro, Axel dejando un rastro de plantas quemadas y el Vacío cortando finamente todo lo que su espada rosara hasta que al fin ambos chocaron espadas. El choque era continuo y ambos parecían estar al mismo nivel mientras sus espadas chocaban entre sí, pero fue aumentando notablemente la fuerza y velocidad de Axel con cada movimiento  logrando abollar y cortar en los alrededores del traje del Vacío cada vez con más fuerza y velocidad mientras empezaba a ignorar por completo tanto el daño que él estaba recibiendo por la droga como por el Vacío enfocándose solamente en atacar. Hasta que su cuerpo empezó a recibir pulsaciones de dolor intenso y empezaba a dejar de responder. 

Axel sentía como su cuerpo estaba sufriendo y por un momento estuvo a punto de desmoronarse y dejarse caer, hasta que recordó porque estaba haciendo eso y agarró el mango de su espada con más fuerza mientras las lágrimas recorrían el camino de la sangre que alguna vez bajo por su rostro sabiendo que posiblemente moriría y sin siquiera despedirse de Liz, pero al menos la protegería y se lanzó con todo hacía el Vacío destruyendo su armadura por completo con rápidos cortes dejando solo restos de armadura y su casco agrietado mientras ella apenas podía mantenerse de pie. Axel estaba a punto de dar el golpe final cuando noto algo raro en la mirada del Vacío. Parecía más viva de lo que se suponía, y en ese momento de duda su cuerpo cedió, empezó a sangrar nuevamente por los ojos, nariz y oídos y su corazón empezó a reducir los latidos. 



R.Alex Herrera

Editado: 24.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar